Comments: (0)

¿Quieres activar un espacio urbano? Ayúdate de las guías prácticas de Arquitecturas Colectivas

Category: #follow+#followarch+⚐ ES+A+OS+arquitectura+cultura abierta+urbanismo

Guías Prácticas

Guías Prácticas para la activación de espacios – foto: Flou Flou D.A.

La transformación de los espacios en desuso en nuestras ciudades parece ser cada vez más a menudo una necesidad compartida por la ciudadanía y las instituciones. Entre arquitectos y instituciones se promueven cada vez más proyectos orientados a la implementación de estrategias urbanas a través de acciones puntuales, concretas, directas y de sencilla realización. Este enfoque de traducir las grandes estrategias que componen los planes urbanos en proyectos piloto que permitan la acción inmediata —muy de acuerdo con la filosofía del low-cost / low-tech / high impact— es algo que hemos utilizado también en Ecosistema Urbano, con los 40 proyectos piloto que constituyen parte esencial de nuestro Plan Maestro de Revitalización del Centro Histórico de Asunción.

La idea de transformar el entrono urbano empezando por pequeñas acciones guía —pensamiento que también se puede conectar con la acupuntura urbana— surge muchas veces directamente del impulso de algunos ciudadanos que se proponen mejorar la ciudad comenzando con sus entornos cercanos y los barrios donde viven.

todo por la praxis topdown bottom up

Todo por la Praxis | intervención top-down: Núcleo Cultural La Ye Petare (con Pico Estudio/ PGRC) , Espacios de Paz, Venezuela | intervención bottom-up : Campo de la Cebada, Madrid

Una de las estructuras sociales más interesantes que desde hace tiempo trabajan en el espacio entre la arquitectura y las iniciativas ciudadanas es la red de Arquitecturas Colectivas. Gracias a sus años de experiencia en tema de la reactivación de espacios con potencial en estado de desuso u abandono, los de Arquitecturas Colectivas han obtenido una competencia y un know-how que merecía ser compartido. Como es razonable pensar, no es suficiente con tener una buena idea para empezar una actividad participativa en un espacio público u ocupar un solar vacío para instalar un equipamiento de interés colectivo; es necesario —o por lo menos muy útil— saber qué tipo de tareas se habrán de llevar a cabo y qué tipo de recursos se necesitarán para que la idea se pueda transformar en una acción de manera adecuada, eficiente y legal.

Con este objetivo han elaborado y publicado tres preciosas guías disponibles en pdf en esta págin, listas para imprimir.

gif

Activar un inmueble en desuso
Aspectos jurídicos a tener en cuenta a la hora de formalizar un convenio de cesión de uso temporal y gratuito con un ayuntamiento.
Valencia, 2012 – última revisión en Diciembre 2014.
Autor: Francisco Pallardó
Publicación en Issuu

Protocolo para la activación de vacíos urbanos autogestionados (V.U.A.)
Madrid, 2012 – última revisión en Diciembre 2014.
Autor: Todo por la Praxis.
Grupo de trabajo Guías Jurídicas AA.CC.
Publicación en Issuu

Guía para la Activación del Espacio Público
Barcelona, 2012 – última revisión en Marzo 2015.
Autores: Straddle3, con la participación de David Juárez, Eliseu Arrufat, Ricard Campeny, Víctor Pinto y con la supervisión de Francisco Pallardó.
Publicación en Issuu

Diseño y Maquetación: Flou Flou D.A.

Estamos cada vez más convencidos de que compartir las buenas prácticas y difundir los procesos exitosos —tanto top-down como bottom-up— es el recurso más grande que tenemos en nuestra época y la herramienta que nos permitirá mejorar nuestras ciudades. ¡Enhorabuena a Arquitecturas Colectivas por la iniciativa!

Comments: (0)

Little Free Library | lo que sucede cuando los ciudadanos comparten sus libros impresos

Category: #follow+#followcreative+⚐ ES+creatividad+cultura abierta+espacio público+video

foto: Don McCullough en Flickr

Estamos asistiendo a una difusión creciente, a nivel global, de iniciativas de origen ciudadano que a través de pequeñas acciones contribuyen a la mejora de la calidad de la vida y a la consolidación del espíritu de comunidad, interviniendo de manera puntual en diversas dinámicas de barrio. Una de estas iniciativas, que ha nacido de la voluntad de los ciudadanos de organizarse para crear un servicio a la escala de barrio, y que por su facilidad de instalación y reproducción se ha difundido a nivel global, es Little Free Library.

El concepto de Little Free Library es muy simple: en un espacio público se instala un caja —tuneada según los gustos de quien la realiza— donde cualquiera puede dejar libros para el intercambio libre entre los vecinos.

foto: Alan Levine, Elvert Barnes, Paul WanVerf, Ali Eminov en Flickr

La pareja conceptual Libro+Libre ha tenido bastante éxito y esto es debido a una serie de motivos, entre otros:

+ En una época donde todos los bienes culturales (o casi) se pueden descargar de Internet a precios muy bajos comparados a los de la era pre-digital, se está difundiendo la opinión de que también para los bienes en papel es necesario encontrar una manera que permita su circulación abierta, libre y barata.

+ El intercambio de libros con este sistema es totalmente ajeno a los requisitos normalmente necesarios para pedir un préstamo en una biblioteca: no es necesario inscribirse, no es necesarios dar datos y no es necesario ser puntuales en las devoluciones. El usuario de esas pequeñas librerías libres está totalmente desvinculado de cualquiera obligación y su compromiso se basa únicamente en su voluntad de ser parte de la iniciativa en manera responsable y respetuosa.

+ La fascinación del papel impreso sigue siendo fuerte y (h)ojear algo nuevo que se encuentra libremente en la calle resulta ser todavía una actividad atrayente. De hecho, leer algo que ha puesto para uso público se viene haciendo desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, en los bares, donde —al menos en Italia— es costumbre poner el periódico del día a disposición de todos los clientes.

El valor añadido de promover esta iniciativa en nuestra época es claramente la posibilidad de compartir esta experiencia, contribuir con su difusión y facilitar su uso, en particular gracias a la geolocalización de todas las pequeñas librerías libres presentes en la base de datos global.

mapa de las pequeñas librerías libres en Estados Unidos – littlefreelibrary.org

Aquí os dejamos un vídeo que cuenta la iniciativa desde la voz de los usuarios:

Comments: (0)

100 en un día | 100 in one day | 100 in un giorno

Category: ⚐ ES+città+ciudad+creatividad+espacio público+participación+sostenibilidad+urban social design+urbanismo+urbanistica

1

100 en un día es un festival de experimentación urbana que consiste en la implementación de 100 acciones urbanas en un solo día en una ciudad. La iniciativa nació en 2012 en Bogotá, lanzada por el Colectivo “Acción Urbana” y se ha replicado hasta hoy en 13 países y 28 ciudades en los 4 continentes, entre ellas Santiago del Chile, Cape Town, Copenhagen, Rio de Janeiro y Montreal.

100-en-un-día

Pero, ¿qué se entiende por acción urbana en el contexto de 100 en un día?
Una acción urbana es algo que:

+ tiene capacidad de poner en evidencia un potencial subestimado del carácter urbano de una ciudad
+ surge de reflexiones efectuadas directamente por los ciudadanos, tanto necesidades insatisfechas como deseos
+ se realiza directamente por iniciativas ciudadanas
+ tiene capacidad de concienciar y despertar el interés por lo común 

En Milán 100 in un giorno se realizará el próximo día 27 de Junio a partir de las 7.00 y con una duración de 24 horas. Las acciones urbanas a realizarse (juegos, performance artísticas, instalaciones temporales para deporte y ocio, etc..) serán propuestas directamente por los ciudadanos a través del formulario presente en la página web y durante una serie de workshops organizados in situ.

El festival aspira a involucrar de manera directa a la ciudadanía en el proceso de reimaginar su ciudad, dándoles la posibilidad de transformar activamente su entorno urbano hacia un modelo más sostenible y más enfocado a la escala humana.

Aquí va el vídeo (en italiano) que explica cómo funciona la iniciativa:

100in1giorno 8 from 100in1giorno on Vimeo.

La anécdota: 100 en un día es una de las referencias que incluimos en nuestro catálogo de buenas practicas en la fase de concurso del Plan Maestro del Centro Histórico de Asunción el pasado mes de Agosto.

¡Nos encanta esta iniciativa y esperamos que se difunda y se ponga en práctica en muchas otras ciudades del mundo, contagiando creatividad y capacidad transformador!

Comments: (0)

Descubriendo el MIN | Museo para la Identidad Nacional de Honduras

Category: ⚐ ES+arquitectura+arte+ciudad+creatividad+espacio público

sombrillas2

En estos últimos meses estamos trabajando sobre un proyecto de participación ciudadana en la capital de Honduras, el Distrito Central, constituido por las ciudades de Tegucigalpa y Comayaguela.
A finales de Abril tuvimos la oportunidad de realizar un primer viaje a Tegucigalpa para conocer un poco más sobre esta ciudad y tomar contacto con los agentes locales más activos de la comunidad.

Tegucigalpa_2

Entre las realidades más interesantes, descubrimos el MIN – Museo para la Identidad Nacional, una interesante institución que está liderando un proceso de regeneración urbana y activación del centro histórico.
kHIKfXB6_400x400

El MIN es una institución que representa lo que normalmente llamamos catalizador urbano; ya que además de ser un interesante Museo que acoge exposiciones permanentes y temporales sobre la historia y cultura de Honduras, se ha convertido en una referencia para toda la capital hondureña con la organización de actividades y eventos recreativos, culturales, lúdicos y de integración social en el espacio público.

Además de promover actividades formativas en el interior de su estructura, como el programa EDUMIN y el FILMIN, el Museo para la Identidad Nacional ha extendido su influencia positiva también fuera de su institución, comenzando un proceso de regeneración del espacio público en el espacio ubicado frente al edificio, el Paseo Liquidámbar.

En un contexto urbano donde la seguridad es un tema prioritario, condicionando muchas de las actividades normalmente posibles en el espacio público, el MIN constituye una fortaleza que cultiva la innovación social y fomenta el interés cultural entre los jóvenes de la ciudad, reconquistando y tomando la calle mediante la organización de eventos culturales abiertos a la ciudadanía.

El año pasado esta institución se dio a conocer a nivel internacional por la intervención “SombrillasMIN”, que consistió en la instalación de cientos de paraguas para constituir una cubierta multicolor dotando al Paseo Liquidámbar de una gran calidad urbana, acelerando su proceso de regeneración y permitiendo su reafirmación como espacio vivo del Centro Histórico de Tegucigalpa.

IMG_5404

Este año el MIN vuelve a proponer una nueva instalación artística en el cielo del Paseo Liquidámbar: PIXELESMIN. Los objetos que caracterizan la intervención de este año son botellas de plástico (de resinas 100% recicladas – patrocinadas por la empresa PEPSI), que con sus diferentes colores permitirán la creación de patrones gráficos y efectos ópticos dotando a la calle de una nueva atmósfera cromática y espacial.

NUEVO HOME SLIDE ABRIL-2015

pixeles2

IMG_9838

Además de ser una intervención artística low-cost de gran efecto, PIXELESMIN tiene también un valor social muy grande; ya que esta iniciativa ha sido lanzada mediante una campaña de crowdfunding que consiste en solicitar a la ciudadanía una donación de 20.00 Lps (0,80€) por cada botella instalada.
Esta aportación individual se compensa con una entrada gratis al Museo. El dinero recaudado será utilizado para financiar el programa EDUMIN (dirigido a subvencionar actividades artístico-culturales para los niños en riesgo social) y para financiar la próxima instalación artística en el Paseo Liquidámbar.

Nos parece una iniciativa inspiradora ¡y esperamos que el MIN siga trabajando con la misma energía!

Comments: (4)

Rincones verdes de Bruselas | eu:KIDS

Category: ⚐ ES+eu:kids

Bruselas-654

Demasiadas veces ocurre, cuando toca pensar ciudad, que las zonas verdes se quedan relegadas a los pedazos del puzzle que nadie quiere. Parcelas triangulares y de formas extrañas, restos de trazado urbano mal situados que no son muy cómodos para construir y se convierten en parques. Sin embargo, cuando se sabe ver el valor que aportan a la ciudad, adquieren una situación privilegiada.

leer más

Comment: (1)

Plaza Ecópolis en la coreana C3 Magazine

Category: ⚐ ES+espacio público+publicaciones

C3-01

Acabamos de recibir en la oficina dos ejemplares de la revista coreana C3 MAGAZINE, el número 351 de noviembre.

C3-03

C3-02

Una publicación muy cuidada y con obras muy interesantes. Estamos encantados de encontrar la escuela de Rivas Vaciamadrid entre ellas. Pondremos un post-it en la página 158.

¡Gracias!

Comments: (0)

Maushaus | eu:KIDS

Category: ⚐ ES+eu:kids+Uncategorized

Maushaus-01

Maushaus (San Sebastián), es la casa de los ratones y está dirigida por Carlos Arruti y Anabel Varona. Organizan cursos, talleres, exposiciones y todo lo que se les ocurra para enseñar a los “muy jóvenes” de forma divertida y lúdica los entresijos de la ciudad, el espacio y la arquitectura. leer más

Comments: (6)

Energy Carousel | eu:KIDS

Category: ⚐ ES+espacio público+eu:kids

Como inauguración de la sección eu:KIDS queremos enseñaros un elemento de elaboración propia. ¡El carrusel de la energía ya es real!

ENERGY-CAROUSEL10

El proyecto surgió gracias a la invitación del Centro de Artes Visuales de Dordrecht (CBK) y la oficina holandesa Carve.nl para que diez equipos participasen en el diseño de la nueva plaza Governeursplein de la ciudad de Dordrecht. sigue leyendo

Comments: (5)

Ciudades para los niños | ¡Nueva sección EU:KIDS!

Category: ⚐ ES+eu:kids

EU-KIDS-portada

Bajar a la calle a jugar con los amigos, mola. Que te den las diez en verano correteando por el barrio, mola. Patinar o montar en bici por una calle que es tuya entera porque la han cortado el domingo, mola.

En Ecosistema Urbano creemos que una parte muy importante del trabajo sobre el desarrollo de las ciudades es hacer que éstas funcionen también para los niños… lo que suele hacer que mejoren también para el resto de sus habitantes. Desde aprender a moverse y orientarse o poder jugar, hasta ayudar con sus propias manos a mejorar sus barrios, son actividades que permitirán a los niños disfrutar, valorar y posteriormente transformar los lugares donde viven. Facilitar esas experiencias durante su infancia les convertirá en los futuros responsables de unas ciudades mucho más humanas, habitables… y “molonas”.

Internet está lleno de sitios relacionados con este tema, gente con un buen puñado de ideas e iniciativas. Y por eso queremos recopilar en esta nueva categoría/sección de EU:KIDS todo tipo de referencias que relacionen ciudad, arquitectura, espacio público, diseño, creatividad, experiencia, juego y educación con los más pequeños.

Esperamos que os guste y os inspire.

Comments: (0)

Mayor seguridad requiere mejor espacio público

Category: ⚐ ES+espacio público+urbanismo

Coche abandonado - Foto por Nina Matthews en Flickr

Artículo enviado por Martín Marcos, arquitecto, urbanista y profesor titular en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, sobre el diseño, el cuidado y el descuido del espacio público en relación con la seguridad y la calidad del ambiente social.

¿Es posible sumar desde otra mirada disciplinar a un problema tan complejo y urgente? ¿Un buen espacio público puede inducir comportamientos sociales y hacer más segura una ciudad? Algunos sostienen que reparar rápido las “ventanas rotas” y volver a pensar la calle son la mejor política preventiva.

En 1969 Philip Zimbardo, profesor de la Universidad de Stanford, realizó un experimento en el marco de sus investigaciones sobre psicología social. Estacionó un automóvil sin patente con el capot levantado en una calle del descuidado Bronx de Nueva York; y otro similar en una calle del rico barrio de Palo Alto, California. El automóvil del Bronx fue atacado en menos de diez minutos. Su aparente estado de abandono habilitó el saqueo. El automóvil de Palo Alto no fue tocado por más de una semana. Luego Zimbardo dio un paso más, rompió una ventana con un martillo. De inmediato los transeúntes comenzaron a llevarse cosas. En pocas horas, el auto había sido totalmente deteriorado. En ambos casos muchos de los saqueadores no parecían ser gente peligrosa. La experiencia, que derribó más de un prejuicio, habilitó que los profesores de Harvard George Kelling y James Wilson desarrollaran en 1982 la Teoría de las Ventanas Rotas: “Si una ventana rota se deja sin reparar, la gente sacará la conclusión que a nadie le importa y que el lugar no tiene quien lo cuide. Pronto se romperán más ventanas, y la sensación de descontrol se contagiará del edificio a la calle, enviando la señal de que todo vale y que allí no hay autoridad”.

Espacio abandonado - Foto por Wunkai en Flickr

A raíz de ello Kelling fue contratado –mucho antes de Rudolph Giuliani y sus controvertidas políticas de “tolerancia cero”– como asesor del metro de Nueva York, donde reinaban la inseguridad y el delito. Su primer desafío fue convencer al progresista alcalde de la ciudad, el demócrata Ed Koch, de que la solución no era poner más policía y hacer más arrestos, como la mayoría reclamaba, sino limpiar e impedir sistemáticamente los graffitis en los vagones, hacer que todo el mundo pagase su boleto, y erradicar el vagabundeo en el metro. Pese a la lluvia de críticas, la transformación del Metro de Nueva York comenzó mediante símbolos y detalles concretos, pero muy visibles, que restablecían el orden y la autoridad. Hasta el afamado diseñador Massimo Vignelli, autor de la señalización, resolvió invertir los colores de sus carteles a tipografía blanca sobre fondo negro para desalentar a los graffiteros. Hoy es un modelo de espacio público seguro y eficiente; y un emblema que los neoyorquinos no están dispuestos a volver a poner en riesgo.

Graffitis en el subte en Buenos Aires - Foto enviada por Martín Marcos

La idea es sencilla pero poderosa: Las malas costumbres se contagian rápido; pero las buenas, con esfuerzo y continuidad, pueden desplazarlas. ¿Cuantas cosas a nuestro alrededor están en estado crítico por nuestra indiferencia ante el primer síntoma de que algo no estaba bien? ¿Cuántas ventanas rotas vemos por día? Se trata de marcar los límites y evidenciar malas prácticas y hábitos con estrategias situacionales y preventivas que involucren tanto a las autoridades como a la comunidad en una resolución participativa de los problemas. Pero también reivindicar el rol del Estado en la regulación y control de un ámbito donde siempre debe privilegiarse el interés general sobre cualquier apropiación particular –pequeña o grande– por mas justificada que sea. A diferencia de lo que muchos sostienen desde una errónea perspectiva libertaria, la convivencia democrática en el espacio público exige restringir la libertad individual para maximizar su buen uso y el disfrute colectivo.

Ventana rota - Foto por David en Flickr

Algunas de las ciudades más exitosas en esta materia han salido de sus espirales de deterioro conjugando la planificación proactiva con alta calidad de diseño, materiales y construcción; sumado a la instalación de una cultura de la higiene urbana y el mantenimiento constante; o como le gusta decir al ex-alcalde de Curitiba, Jaime Lerner: “Obsesión por la acupuntura urbana”.
Una de las primeras en señalar estas cuestiones fue Jane Jacobs, famosa y polémica militante por los derechos civiles en Nueva York. Inicialmente ridiculizada por los tecnócratas del urbanismo moderno, hoy es reivindicada y citada hasta por el propio presidente Obama. En su libro “Muerte y vida de las grandes ciudades” (1962) rescata las ricas preexistencias de la ciudad multifuncional, compacta y densa donde la calle, el barrio y la comunidad son vitales en la cultura urbana. “Mantener la seguridad de la ciudad es tarea principal de las calles y las veredas”. Para ella una calle segura es la que propone una clara delimitación entre el espacio público y el privado, con gente y movimiento constantes, manzanas no muy grandes que generen numerosas esquinas y cruces de calles; donde los edificios miren hacia la acera para que muchos ojos la custodien.

Como plantea la ONU: “El futuro de la humanidad y del planeta depende de tener mejores ciudades”. Sabemos que replegarnos al espacio privado, o huir al insustentable urbanismo difuso de las periferias no es solución y agrava el problema. Nuestra “calidad de vida” no puede depender de ghettos custodiados por murallas, alarmas y ejércitos privados. Por eso reducir la inseguridad y los niveles de temor es tan prioritario como hacerlas más eficientes, integradas y creativas. Debemos volver a mirar el espacio público como el corazón de la vida moderna; su diseño, su uso, su gestión y nuevas funciones. Invertir nuestra habitual lógica proyectual y definir los sólidos solo a partir de una clara toma de partido sobre qué vacíos queremos. Desde allí repensar la calle, la plaza, el parque; el arbolado y el paisaje urbano, aquello que nos permite construir identidad y experimentar el encuentro, el intercambio y la diferencia. “Un sitio se hace lugar solo cuando nos apropiamos culturalmente de él”, diría Heidegger.

Calle Florida - Buenos Aires - Foto por reydepersia en Flickr

Recientes investigaciones demuestran que estas correspondencias entre diseño urbano, comunidad y espacio público son complementos ideales para la implementación de una política de seguridad consistente. Bill Hillier, Profesor de la Universidad de Londres, investiga y mapea desde su Laboratorio de Sintaxis Espacial los flujos entre delito, lugares y población. Millones de datos relevados y años de análisis le han permitido concluir, igual que Jacobs, que la ciudad compacta y densa es más segura que los barrios residenciales de baja densidad. Las zonas especializadas o mono-funcionales con poca presencia de viviendas –que pierden vitalidad y peatones a cierta hora– tampoco son recomendables. La calle vuelve a ser clave y recomienda anchos acotados –no sobredimensionarla– y tejido compacto mediante edificios que conformen una grilla con buena densidad poblacional. Las torres exentas con rejas o paredones hacia la calle y los shoppings endogámicos que se aíslan del espacio público, no ayudan. Lo ideal: Manzanas con comercios en planta baja y edificios de departamentos en los pisos superiores, conformando calles y barrios animados y heterogéneos que mezclen distintos tipos de gente y actividades; desde educativas, culturales, e institucionales, hasta comerciales, turísticas y productivas ambientalmente compatibles.

La problemática de la seguridad debe ser parte de la normativa urbanística y de los retos iniciales del proyecto, la arquitectura y la obra pública. Las angustias e imposibilidades actuales nos desafían a exigir e innovar desde otras lógicas, con mayor participación y menos especulación. Tal vez desterrar lo que Luis Fernández Galiano denomina “arquitectura urbicida” –aquella que responde más al ego y/o a una oportunidad de negocio que a hacer mejor ciudad– sea un buen comienzo.