Comments: (25)

Manifiesto contra el Paisaje

CATEGORY: arte + eco-blog + paisaje + ⚐ ES

el paisaje es un lobo con piel de cordero.

el paisaje mata, por reduccionista, por simplificador, por descontextualizador, por esteticista, por todo ello el paisaje mata la naturaleza, el mundo y con él irremisiblemente nos mata a nosotros.

los valores paisajísticos amenazan la vida. entender sólo la dimensión estética de la naturaleza conducirá a su irremisible muerte. cerrar la vida, poner fronteras entre espacios naturales profunda y ecológicamente conectados sólo contribuye a su destrucción

el paisaje remite directamente a la cultura del visualismo*

*el visualismo es a lo visual lo que el esteticismo a lo estético y el culturalismo a lo cultural, a saber: una visión superficial y por ello vacía y hueca cuyo único resultado es ensombrecer y enturbiar el verdadero sentido de las cosas generando sólo un ruido indescifrable. en referencia al paisaje es ver sólo la importancia de lo visual obviando otros tipos de relaciones -biológicas, emocionales, etc. lo que llamaremos relaciones ecosistémicas- y por ello se pasa de lo estético al esteticismo.

puesto que el paisaje nos convierte en meros espectadores -los que sólo miran- eso nos aparta de la acción, de la vida y por todo ello:

el paisaje sólo nos deja ver los árboles y nos esconde el bosque
el paisaje nos deja fuera, cuando en realidad estamos dentro
el paisaje nos expulsa
el paisaje nos abandona

…por lo tanto debemos abandonar nosotros al paisaje

el ser humano vive mayoritariamente inmerso en un egosistema. el egosistema es un sistema antropocéntrico, egoísta, autoritario y ensimismado. el egosistema es el que hace posible el paisaje y por extensión el paisajismo

aparentemente el paisajista ama la naturaleza, pero lo que en realidad ama es el reflejo de si mismo en la naturaleza; lo que ama no es la experiencia de la naturaleza -una experiencia total, ecosistémica- sino su propia experiencia en el paisaje

nuestro egosistema nos hace sordos, mudos y ciegos al entorno

debemos dejar de mirar el paisaje para entender qué ocurre detrás de él, para entender las conexiones ocultas, la vida que lo forma. el paisaje se limita a ver caminos, árboles y ríos cuando la naturaleza es flujos, conexiones, interrelaciones

todo está interconectado (aunque no siempre directamente), el mundo es un flujo constante de materia, de información… eso es lo que permite la vida

el paisaje solo toma una instantánea, un momento y pretende repetirlo, eternizarlo y así es como mata.

el paisaje mata lo que la naturaleza creó, porque lo encierra, lo acota, lo recorta, lo constriñe

la naturaleza, el mundo, las ciudades… sucumben frente a su paisajización,

frente a su estetización: el paisajismo es el síntoma de una enfermedad mucho más profunda que se gestó hace mucho tiempo, es una decadencia decimonónica

todos los paisajes están muriendo: el paisaje natural, el paisaje urbano, el paisaje emocional…

la muerte del paisaje natural supone una primera fosilización y esta se produce de dos maneras: debido al paisajismo visualista o pornografía paisajista, que provoca un empobrecimiento de la comprensión y la experiencia al limitarla a lo visual.

además y en consecuencia creamos culturas zoo en las que mostramos seres moribundos al límite de su existencia; la cultura zoo supone convertir lo exótico en exótopo (aquello que está fuera de su lugar) : deslocalizar, descontextualizar, abstraer …y todo ello debemos agradecérselo a la ciencia

la muerte del paisaje urbano supone una segunda fosilización, la de los hombres figurilla. el paisaje urbano murió el día en que se diseñó una ciudad con planos y sin habitantes, las maquetas hicieron el resto y las fotografías, otro tanto: abstrajeron, estetificaron: los espacios empezaron a ser desiertos y sus habitantes pequeñas figuras inertes, sin movimiento, objetos más que experiencias-y-circunstáncias. ese día murió el paisaje urbano y también la arquitectura.

la muerte del paisaje emocional supone una tercera fosilización, la de la pornografía emocional -entiendase por pornografía emocional una sobreexposición mediática emocional a lo gran hermano- ese constante televisar sentimientos descarnadamente, sentimientos-fast-food acaba desembocando en un psico-blindaje emocional que acorta el corazón, lo restriñe, lo restringe, lo limita… además éstos paisajes sentimentales-emocionales banalizan sentimientos profundos, los abstraen y los desconectan de sus realidades concretas… los paisajes del alma estan tan muertos como los otros dos

el paisaje todo lo banaliza (aunque pretenda hacer todo lo contrario)

eso provoca un empobrecimiento ecosistémico (acorta la mirada, restriñe los sistemas, restringe la acción, limita la vida…)

lo bueno es que la misma enfermedad es su propio antídoto (morimos de paisaje ya que morimos de él y con él) pero le sobreviviremos puesto que es él precisamente el que nos muestra su propia podredumbre.

coda finale

y sino, en cualquier caso…

…cuando el hombre muera, el paisaje morirá con él

“pero las mariposas seguirán volando…” (Paul Ehrlich dixit)

Lluís Sabadell Artiga

Os dejo con la maquetación de la edición impresa del libro solo disponible. de momento, en catalán:

Con motivo de la exposición “El Paisaje no Existe” que realizo en la Capella de Sant Roc en Valls (Tarragona) publico este Manifiesto que en mayo de 2010 produjo El Bòlit. Centro de Arte Contemporáneo de Girona con motivo de la exposición “Paisatge?”
Este manifiesto está pensado como un texto abierto, de modo que las réplicas que dejéis como comentarios en este blog, se imprimirán para formar parte de la misma exposición.

Comments (25)

me adhiero al manifiesto. una escueta salvedad: cuando dice paisaje yo no tengo más remedio que traducirlo por paisajismo para poder entenderlo mejor. el paisaje es una construcción interna, intelectual y personal que tiene que ver más con el que extiende la mirada que con lo que se mira El paisajismo es una actividad estética y banal que contiene todos los horrendos atributos que se advierten. mis felicitaciones por la claridad de ideas.

Hola Javier,
gracias por tu adhesión y también agradezco mucho tu comentario que me parece de lo más pertinente. A partir de ahora (en la versión 1.2 del Manifiesto) donde dice "paisaje" pasará a decir "paisajismo", ciertaente ayuda a clarificar conceptos.
Un saludo!

No estoy de acuerdo, El territorio es una noción colectiva, histórica construida a partir de la cultura con sus símbolos y relaciones. habita en nuestra mente y tiene su visibilidad en el paisaje, no en lo construido sino el las relaciones de poder constituidas a partir de la vida y de la historia misma, en el paisaje es donde se materializa la percepción de mundo y por tanto, se dan las relaciones cultura-ecosistema siendo estas emergencias de la naturaleza, por eso son naturaleza, el paisaje esta determinado por las relaciones de producción y como esta se materializa en las organización social, institucional y politica, siendo este ultimo determinante en las concepción de territorio y por ende en el modus de vida reflejando el paisaje con todas sus relaciones de poder, es decir, el entramado complejo de la vida.

Hay quien dice, bastante acertadamente a mi juicio, que "el paisaje es el alma del territorio".

Para mi sería el alma, el intelecto o la cratividad de quien observa el territorio

Parto de que el territorio no es un espacio de tierra donde se da la vida, sino la noción colectiva, histórica y de relaciones que habita en nuestra mente y esta noción tiene la visibilidad en el paisaje la cual se prueba a si misma en vida e historia (hechos), el paisaje refleja las relaciones de poder.

la naturaleza es donde habitamos ¿cómo habitamos? ahi tendríamos que leer a heidegger para comprender que comprender que la trama de la vida que plantea Capra. por otro lado, la relación cultura y ecosistema se basa en lo siguiente: citando a Augusto Angel Maya (poeta y filosofo del pensamiento ambiental complejo) por Ana Patricia Noguera, …en clave de A, B y C. A sintetiza las relaciones entre la Cultura y el Ecosistema, donde el Ecosistema ofrece a la Cultura una plataforma tecnológica-estética adaptativa que define cómo pueden ser sus procesos de adaptación. B expresa las transformaciones que realiza la cultura sobre los ecosistemas, y C representa la reacción de los ecosistemas ante las transformaciones adaptativas de la cultura. Esa tensión profunda hasta el momento en que Augusto la está describiendo en su Reto de la Vida, no se diferencia en absoluto, de las relaciones clásicas entre cultura y naturaleza….sin embargo emerge aquí una distinción que abre una fisura importante, que nos ha permitido continuar construyendo un pensamiento estético-ambiental: tanto el ecosistema como la cultura son emergencias de la naturaleza. este pensamiento ambiental complejo nos indica que lo ambiental es por naturaleza una categoría de orden social. por otro lado la naturaleza no se puede determinar como aquello físico porque estaríamos contribuyendo a la escisión cartesiana del sujeto/objeto donde este dualismo nos hace mayordomos de los bienes naturales, algo terrible dentro del pensamiento occidental. la naturaleza tiene sus silencios y hay que dejarla hablar para saberla habitar. el paisaje es una construcción social donde se materializan las relaciones de poder y obviamente se dan entre otras relaciones y emergencias, por eso hablar de paisaje no es ver lo evidente sino ver lo que la mayoría se ha negado a ver por miedo o por desconocimiento de una red de vida tejida en hilos y relaciones de vida.

No estoy de acuerdo, El territorio es una noción colectiva, histórica construida a partir de la cultura con sus símbolos y relaciones. habita en nuestra mente y tiene su visibilidad en el paisaje, no en lo construido sino el las relaciones de poder constituidas a partir de la vida y de la historia misma, en el paisaje es donde se materializa la percepción de mundo y por tanto, se dan las relaciones cultura-ecosistema siendo estas emergencias de la naturaleza, por eso son naturaleza, el paisaje esta determinado por las relaciones de producción y como esta se materializa en las organización social, institucional y politica, siendo este ultimo determinante en las concepción de territorio y por ende en el modus de vida reflejando el paisaje con todas sus relaciones de poder, es decir, el entramado complejo de la vida.

Uno de los principales problemas al hablar de paisaje -y a la vez uno de sus mayores alicientes- es simplemente de nomenclatura: todos tenemos una acepción personal para cada palabra en juego en este contexto: paisaje, territorio, entorno, naturaleza… básicamente por que hablan de algo aparentemente muy próximo y simple, pero que en realidad es muy complejo. Para uno será que paisaje es naturaleza, para el otro un concepto mental, para el otro será lo que para ti es territorio y así hasta el infinito. Igual deberíamos hacer un glosario antes de embarcarnos en semejante aventura… de hecho casi todas las conferencias sobre el tema empiezan con una definición sobre que es lo que es paisaje para el hablante…
Jorge, en este caso he de confesar que me he perdido un poco al final… cuando hablas de territorio dices que es una noción colectiva construida a partir de la cultura… que habita en la mente: para mi hasta ahí has definido precisamente lo que yo llamo ”paisaje”, pero entonces dices que este territorio se visibiliza en el “paisaje” que para ti son “las relaciones de poder…” que son “emergencias de la naturaleza” yo a eso lo llamo “naturaleza”. Para mi naturaleza es lo que está frente a nosotros, aquello físico sobre lo que proyectamos nuestra mirada “paisajística” o sea, influenciada por la cultura, los símbolos, etc y esta construcción mental ha sido producida a partir de relaciones de poder entre otras muchas cosas. Toda esta larga exposición no pretende más que aclarar términos, clarificar el glosario, y no convencerte de que cambies tus conceptos, sino simplemente que cuando hablemos estemos poniendo a los términos que usamos las mismas concepciones -en lo posible- o para que no estemos media hora debatiendo sobre paisaje cuando en realidad a lo que tu llamas territorio se asemeja bastante a lo que yo llamo paisaje y no acabemos con un diálogo ensordecido por las propias palabras.
Gracias por tu comentario y espero tu glosario!

Parto de que el territorio no es un espacio de tierra donde se da la vida, sino la noción colectiva, histórica y de relaciones que habita en nuestra mente y esta noción tiene la visibilidad en el paisaje la cual se prueba a si misma en vida e historia (hechos), el paisaje refleja las relaciones de poder.

la naturaleza es donde habitamos ¿cómo habitamos? ahi tendríamos que leer a heidegger para comprender que comprender que la trama de la vida que plantea Capra. por otro lado, la relación cultura y ecosistema se basa en lo siguiente: citando a Augusto Angel Maya (poeta y filosofo del pensamiento ambiental complejo) por Ana Patricia Noguera, …en clave de A, B y C. A sintetiza las relaciones entre la Cultura y el Ecosistema, donde el Ecosistema ofrece a la Cultura una plataforma tecnológica-estética adaptativa que define cómo pueden ser sus procesos de adaptación. B expresa las transformaciones que realiza la cultura sobre los ecosistemas, y C representa la reacción de los ecosistemas ante las transformaciones adaptativas de la cultura. Esa tensión profunda hasta el momento en que Augusto la está describiendo en su Reto de la Vida, no se diferencia en absoluto, de las relaciones clásicas entre cultura y naturaleza….sin embargo emerge aquí una distinción que abre una fisura importante, que nos ha permitido continuar construyendo un pensamiento estético-ambiental: tanto el ecosistema como la cultura son emergencias de la naturaleza. este pensamiento ambiental complejo nos indica que lo ambiental es por naturaleza una categoría de orden social. por otro lado la naturaleza no se puede determinar como aquello físico porque estaríamos contribuyendo a la escisión cartesiana del sujeto/objeto donde este dualismo nos hace mayordomos de los bienes naturales, algo terrible dentro del pensamiento occidental. la naturaleza tiene sus silencios y hay que dejarla hablar para saberla habitar. el paisaje es una construcción social donde se materializan las relaciones de poder y obviamente se dan entre otras relaciones y emergencias, por eso hablar de paisaje no es ver lo evidente sino ver lo que la mayoría se ha negado a ver por miedo o por desconocimiento de una red de vida tejida en hilos y relaciones de vida.

Para mi sería el alma, el intelecto o la cratividad de quien observa el territorio

sí y no.

como bien decía javier, no es lo mismo decir paisaje que paisajismo. si hablamos de paisaje estoy rotundamente en desacuerdo, por las mismas razones. el paisaje existe, está y forma parte de nosotros y del mundo del que formamos parte, y no tiene nada que ver con las interpretaciones o manipulaciones que hagamos de él.

si hablamos de paisajismo, estoy "casi" de acuerdo. sólo matizar que el paisajismo "TIENDE A SER", por lo general, una actividad estética y banal que […]. pero también es posible (y, aunque escuetamente, existe) un paisajismo basado en relaciones, flujos, ecosistemas tanto naturales como culturales. es como si dijéramos que en los últimos 15 años la arquitectura ha sido sólo especulación inmobiliaria y feria de vanidades mediáticas. no, no lo ha sido: simplemente "HA TENDIDO", por lo general, a serlo…

Es interesante ver como las tres últimos comentarios empiezan por “no estoy de acuero”, “estoy de acuerdo” “si y no”…

a lo que tu llamas paisaje yo le llamo naturaleza, el paisaje es todo proyección mental/interpretación/manipulación…

…por otro lado, si además de cambiar paisaje por paisajismo me dedico a poner este tipo de expresiones dulcificadoras (“tiende a…”) acabaré teniendo un “Merengue sobre el paisaje”… aunque si, estoy de acuerdo contigo en que no es paisajismo todo lo que reluce…

a lo mejor me he expresado mal: yo diría más bien que he llamado paisaje a lo que nachoenfuga ha llamado criptosistema. podemos hablar de paisaje natural, pero también de paisaje urbano, cultural, emocional,… cuando en realidad no se puede entender paisaje sin considerar todas sus capas (las del criptosistema y las del fenosistema) como un todo.

por otra parte, es cierto que se ha desviado el tema hacia asuntos lingüísticos, alejándonos del contenido. reconozco mi parte de responsabilidad en ello. pero es que, al menos por mí, si me centré en eso que considero 'imprecisiones', es porque el contenido me parece muy acertado. el verdadero 'merengue sobre el paisaje' es lo que, por regla general, 'se tiende' a hacer con él.

que siga el debate.

Puufff. Si la esencia del manifiesto es revolver mentes, revolver cuerpos y revolver grupos de mentes y cuerpos, enhorabuena.
De acuerdo con la susutitución de paisaje por paisajismo y, de paso, reivindicar la idea del paisaje como una suma de fenosistema (lo que se percibe directamente, sensorialmente, sin necesidad de interpretación, "lo que se ve") y criptosistema (lo oculto, lo invisible, lo intangible). El fenosistema por sí solo es la imagen, lo simple, lo burgués, lo valorable sin análisis. El criptosistema tiene que ver con lo que "ocurre detrás de él, para entender las conexiones ocultas, (…) flujos, conexiones, interrelaciones". También "el paisaje emocional" hay que buscarlo en el criptosistema.

Para mi gusto, pocas cosas menos "egosistémicas" que el paisaje. Quizá lo contrario: la visión más sociosistémica (ecosistémica) que se me ocurre en materia ambiental.

Pero vale. Muchas gracias por hacernos dar otra vuelta a nuestras rígidas concepciones.

a vueltas con los palabros… jajaja, como decía antes, esto es lo que tiene hablar de paisaje. Augustin Berque -el geógrafo francés- se ha pasado media vida inventando palabros nuevos para definir una nueva manera de entender(nos) nuestra relación con el paisaje/naturaleza/territorio/entorno…. Os lo recomiendo, para mi uno de los grandes sobre el tema.

Pero, verdaderamente es posible el fenosistema para un ser humano e incluso para los animales? Es posible ver sin interpretar? Yo personalmente creo que no.
Con lo que estaría de acuerdo es que hay diversas capas en el criptosistema y que uno se puede quedar en la superficial (paisajismo) o profundizar y llegar a ver “las conexiones ocultas”.

Me tomaré tu última frase como un cumplido. :-)

JaviTC, tienes toda la razón en lo que dices y precisamente el Manifiesto es contra el Paisaje por el efecto bofetada y por la fuerza del título. De hecho todo el manifiesto surgió a partir del título. No ver ese intercambio de palabras entre “paisaje” y “paisajismo” -cuando hay un párrafo entero dedicado a distinguir entre estético y esteticismo, visual y visualismo- seguramente ha sido fruto de esas ganas -probablemente inconscientes- de mantener ese título, pero no sé hasta que punto uno puede ignorar esa cuestión en favor del efecto artístico… hay licencias y licencias… pero reflexionaré profundamente sobre ello antes de cambiar nada… sobretodo porque como bien dices un “Manifiesto contra el Paisajismo” suena de lo más aburrido… :-)
Gracias por tu comentario.

Aceptando la honestidad del autor en cuanto a los términos, me veo en la obligación de reivindicar una idea menos apocalíptica
de lo que consideramos paisaje.

Propongo una oda al paisaje. Al paisaje cultural como expresión de la cultura, la civilización y la creatividad humana.
Como especie no solemos valorarnos en demasía, y propongo poner en valor todas aquellas acciones que permiten que hoy publiquemos
un manifiesto, lo leamos por internet y ofrezcamos espacio para la réplica virtual, democrática y serena.
Todas aquellas cosas son producto de la creatividad y del trabajo intelectual que en ocasiones se ejecuta con elementos naturales
dando forma al "paisajismo". Es la propia evolución de la civilización la que nos va enseñando a aprender de lo anterior y superarnos,
es la que nos ha hecho pasar de ser animales tragones a gourmets.Lo celebro, y no me conformo con considerarlo snob, burgués ni todo
lo anteriormente dicho con connotaciones negativas.

Quizá un alegato hablando de que "en el siglo XXI hemos superado los criterios que dirigían la acción del hombre sobre el paisaje
en el s.XIX, y ahora apreciamos la riqueza y el potencial de las relaciones entre elementos y somos capaces de observar más allá de
las reaciones estéticas entre elementos naturales" sea mucho menos efectivo porque no es un manifiesto, pero me parece
más ajustado a la realidad.
Quizá en pleno Barroco alguien sintió la necesidad de proclamar que el románico estaba obsoleto,
pero yo no sentiría la necesidad de jalearle. Al autor de éste manifiesto sí, gracias al paisaje tecnológico y cultural que nos rodea
y propicia un debate tan interesante y productivo.

¿Sin bofetada no habría existido?

Aceptando la honestidad del autor en cuanto a los términos, me veo en la obligación de reivindicar una idea menos apocalíptica
de lo que consideramos paisaje.

Propongo una oda al paisaje. Al paisaje cultural como expresión de la cultura, la civilización y la creatividad humana.
Como especie no solemos valorarnos en demasía, y propongo poner en valor todas aquellas acciones que permiten que hoy publiquemos
un manifiesto, lo leamos por internet y ofrezcamos espacio para la réplica virtual, democrática y serena.
Todas aquellas cosas son producto de la creatividad y del trabajo intelectual que en ocasiones se ejecuta con elementos naturales
dando forma al "paisajismo". Es la propia evolución de la civilización la que nos va enseñando a aprender de lo anterior y superarnos,
es la que nos ha hecho pasar de ser animales tragones a gourmets.Lo celebro, y no me conformo con considerarlo snob, burgués ni todo
lo anteriormente dicho con connotaciones negativas.

Quizá un alegato hablando de que "en el siglo XXI hemos superado los criterios que dirigían la acción del hombre sobre el paisaje
en el s.XIX, y ahora apreciamos la riqueza y el potencial de las relaciones entre elementos y somos capaces de observar más allá de
las reaciones estéticas entre elementos naturales" sea mucho menos efectivo porque no es un manifiesto, pero me parece
más ajustado a la realidad.
Quizá en pleno Barroco alguien sintió la necesidad de proclamar que el románico estaba obsoleto,
pero yo no sentiría la necesidad de jalearle. Al autor de éste manifiesto sí, gracias al paisaje tecnológico y cultural que nos rodea
y propicia un debate tan interesante y productivo.

¿Sin bofetada no habría existido?

Prefiero considerar que el paisaje es un instrumento, no constituye una banalización de la naturaleza ni mucho menos la muerte de esta.
El paisaje básicamente es el enfoque un poco más distante, estamos en la naturaleza, en la ciudad, pero frente a nosotros tenemos paisaje, todos los hechos que hagamos en nuestro primer plano van a alimentar, degradar el paisaje. No hay paisajes estáticos, siempre en movimiento, el ser humano es parte de este.

por un paisaje multisensorial y ecocéntrico!

basta ya de formación, estudios y actuaciones sobre paisajismos pictóricos!

[…] del eje Z – Nicolas Reitze / El arquitect* como cuidador urbano – Miquel Gil-Fournier / Manifiesto contra el Paisaje – Lluís Sabadell Artiga / Architektur für Kinder / El parque de atracciones de Artxanda 1ª y 2ª parte […]

Estimado autor:

Este manifiesto, ante todo, da que pensar. Algo sin duda muy saludable. Aunque voy a ponerle el pero de que quedarse en la negación es hacer un mero molde a lo que no se desea.

Un saludo.

Soy paisajista graduado de la Universidad de Buenos Aires, Ceo que parten de la falsa premisa de que el paisajismo sólo se ocupa de la dimensión estética. Te invito a que investigues los planes de estudios de cualquier universidad que dicte la carrera de Arquitectura del Paisaje y de esa manera solo te quedará pedir disculpas por el desprestigio que le estás haciendo a una profesión que tiene responsabilidades ambientales, sociales, culturales, y que en un punto hace un balance de ética y estética. Tu manifiesto es puramente destructivo y sin fundamentos. Y de pasada le estás pegando al urbanismo. Me parece que pueden haber intervenciones paisajísticas, urbanísticas y arquitectónicas con poco criterio, o con criterio errado (por intereses puramente económicos) pero no se puede desprestigiar una profesión de esta manera. Espero que recapaciten y que investiguen un poco más antes de emitir semejantes barbaridades. Saludos cordiales desde Argentina.

[…] dependencia da cultura do visualismo, descrita por Lluis Sabadell Artiga no seu polémico ‘Manifesto contra a Paisaxe‘ como “unha visión superficial, e por iso baleira e oca, cun único resultado: ensombrecer […]

Post a comment