granviaprocomun

Comments: (2)

Gran Vía Procomún

CATEGORY: espacios sensibles | sentient city + granviaprocomun + ⚐ ES

¿Puede un espacio físico emular las condiciones que propician el intercambio y la interacción que se produce entre los usuarios de la Red?

Gran Vía Procomún es un proyecto que caracteriza la Gran Vía como un paisaje cultural identificable con los innovadores procesos de auto-organización e intercambio generados en internet. Un paisaje común y compartido, donde cada ciudadano pueda replicar las infinitas iniciativas presentes en la red, partiendo esta vez desde el soporte físico.

¿Que pasaría si cada usuario de la Gran Vía fuera un potencial activador de procesos y dinámicas de creación colectiva? ¿Que pasaría si la Gran Vía volviese a ser un espacio urbano donde vivir una experiencia de ciudadanía única?

Gran Vía Procomún se entiende desde la intersección de los conceptos básicos que activan, por un lado, el mundo digital de Internet y por otro el Espacio Físico que es la ciudad.


Hemos imaginado diferentes situaciones en las que la hibridación fisico-digital aporte un valor añadido importante.

[Sincronización-Interacción] + [Identidad]

Gran Vía Procomún cuenta con un “Sistema Operativo Urbano” activo en su área de influencia. El acceso a este espacio como usuario activo, se realiza mediante un check-in digital a través de dispositivos con conexión a internet. La entrada a nuestra identidad digital se nos ofrece al aproximarnos al área de cobertura de la Gran Vía. Este sistema permite visualizar la información relacionada con las identidades digitales de las personas, entidades, actividades y proyectos activos en esta parte de la ciudad. Cada interacción con otros ciudadanos u otras entidades cuenta con una enorme cantidad de información asociada visualizable de forma inmediata y sintética.

[Sincronización-Interacción] + [Sensorial]

Gran Vía Procomún está dotada de un “mobiliario urbano activado”, asociado a un software de conexión (Sistema Operativo Urbano), que permite la interacción continua con los ciudadanos: soportes digitales y sensores distribuidos construyen una infraestructura que funciona como base para crear nuevos espacios de oportunidad. Estos espacios funcionan sin sugerir (o imponer) ningún código de uso específico, dejando total libertad a las “propuestas” y usos particulares de los ciudadanos. Cada elemento está diseñado para que sea de fácil legibilidad, favoreciendo el proceso de apropiación por parte de los usuarios. La creatividad y el uso personalizado se fomentan favoreciendo cualquier dinámica de reutilización, reciclaje y transformación de lo existente.

[Economia] + [Dialéctica-Creatividad]

Gran Vía Procomún genera las condiciones para que el espacio público vuelva a ser un espacio de “creación” además de un espacio de consumo. Para favorecer este carácter, los procesos de creación colectiva, por defecto, están totalmente abiertos a nuevas aportaciones y colaboraciones,  aprovechando así todo el potencial de la inteligencia colectiva.

A imagen de los sistemas auto-organizados de las comunidades de desarrollo de software libre, toda creación colectiva debe permitir, a cualquier persona, total libertad de uso. Libertad para ser adaptada a otras necesidades, libertad para ser difundida, libertad para evolucionar y hacer públicas las mejoras.

En Gran Vía Procomún toda producción individual o colectiva se acogerá a licencias “Creative Commons”.

[Auto-organización] + [Complejidad]

Gran Vía Procomún detecta y coloniza espacios de oportunidad en su área de influencia que son puestos a disposición de los usuarios. Estos espacios pueden tener distinto carácter: Inmuebles temporalmente en desuso, cesiones ocasionales de espacios privados y/o comerciales, zonas de propiedad colectiva, etc. Gran Vía Procomún los transforma temporalmente en “espacios públicos equipados” donde los ciudadanos son libres de generar eventos, reuniones, encuentros y todo tipo de actividades. El equipamiento disponible no está sujeto a ningún código de uso específico.
La gestión para su disponibilidad se puede hacer en internet o desde el área de cobertura del Sistema Operativo. El objetivo es promover dinámicas de auto-organización entre las personas para gestionar los espacios y recursos disponibles.
La identidad de todos los usuarios será accesible en todo momento. Gran Vía Procomún se encarga de los procesos de mantenimiento e identificación, en ningún momento se encarga de “controlar” u organizar, siendo esto responsabilidad de todos.

[Ubicuidad] + [Polivalencia]

Gracias a los dispositivos digitales y telemáticos distribuidos a lo largo de la Gran Vía, a la agilidad y la cercanía con las que se ofrecen los servicios de apoyo y gestión, Gran Vía Procomún consigue generar una hibridación físico-digital intensa. Este fenómeno provoca la diversidad y complejidad necesaria para catalizar situaciones de creatividad colectiva, ofreciendo a cada usuario vivir una experiencia urbana “aumentada”, donde las condiciones que propician el intercambio y la interacción que se produce entre los usuarios de la Red se trasladan al espacio físico.

[Transparencia] + [Democrático]

Gran Vía Procomún funciona como un Observatorio Metropolitano. Ofrece apoyo y asesoramiento a todo tipo de proyectos sociales locales. Centraliza y procesa mucha información sobre las actividades organizadas por los ciudadanos y consigue detectar similitudes y sinergias entre diferentes proyectos, además de darles difusión.
Ofrece apoyo logístico a proyectos seleccionados a través de un filtro social, con un ranking basado en el número de voluntarios que consigue cada uno de ellos. Esta dinámica, disminuye el trabajo de gestión sin que por ello disminuya la calidad de las propuestas. Para conseguir voluntarios, los proyectos precisan estar bien estructurados, planteados y difundidos como para lograr sumar a un buen numero de voluntarios.

[Inteligencia colectiva-Abundancia] + [Orden espontáneo]

Durante el fin de semana la Gran Vía se cierra al trafico rodado y se permite a los ciudadanos usar toda la calzada para cualquier tipo de actividad sin necesidad de autorización expresa. La eliminación de los trámites burocráticos crea una situación típica de la “economía de la abundancia”, donde la multiplicación de “eventos” aumenta las probabilidades de que se produzcan ideas y proyectos innovadores.

La abundancia de público (potenciales colaboradores) que se concentra durante el fin de semana anima a poner en marcha todo tipo de proyectos sin ningún apoyo institucional. Los proyectos más innovadores, consiguen atraer la atención de más personas y pueden conseguir la masa crítica de colaboradores suficiente que los convierta en proyectos viables. En ese momento, entra en juego Gran Vía Procomún que ofrece apoyo logístico y asesoramiento.

[Sincronización-Interacción] + [Público-Lúdico]

Las infraestructuras y el mobiliario urbano de la Gran Vía están sincronizadas con el Sistema Operativo Urbano con el objetivo de aumentar las probabilidades de serendipias. Cuando el usuario realiza el check-in digital tiene acceso a la información adaptada a su persona, a su red de contactos y a las actividades en las que ha participado recientemente. El Sistema Operativo Urbano analiza la información asociada a la identidad digital de los usuarios y es capaz de definir posibles encuentros positivos, lugares interesantes por descubrir y los proyectos afines de entre los que se activan todos los días en la Gran Vía.
El algoritmo que controla la distribución de esta información funciona en dos niveles: directo e indirecto. Con el directo, ofrece información sobre lo que está sucediendo en la Gran Vía y marca el nivel de afinidad con el usuario. Con el indirecto, analiza los movimientos del usuario y le sugiere actividades con el objetivo de conducirle hacia un descubrimiento inesperado de un alto nivel de afinidad (serendepia).

[Minorías] + [Complejidad]

El Sistema Operativo Urbano analiza los patrones de comportamiento de todos los ciudadanos, que al entrar a la Gran Vía hacen su check-in digital. Ordenando los datos asociados a las identidades digitales, con los movimientos y las actividades que las personas realizan en la Gran Vía, el sistema es capaz de crear miles de grupos (minorías) caracterizados por un determinado comportamiento afín. Esta herramienta digital permite sugerir las actividades, las personas y los lugares más acordes con los intereses de cada usuario. Gracias a esta dinámica, la curva de complejidad y de oportunidades ofrecidas por la Gran Vía crece exponencialmente.
Gran Vía Procomún, favorece las dinámicas que impiden que esta parte de la ciudad se vuelva un centro urbano “estandarizado”, a imagen de todos los entornos urbanos de las ciudades contemporáneas. Aquí las actividades, incluso las comerciales, pueden diferenciar su oferta al contar con un soporte tecnológico que permite a cada persona (minoría) encontrar algo con lo que identificarse.

Gran Vía Procomún crea un “círculo virtuoso” que atrae a la gente más diversa, aumentando el gradiente de entropía y haciendo de la Gran Vía un lugar cada vez más atractivo.

[Inteligencia colectiva-Abundancia] + [Dialéctica-Creatividad]

Gran Vía Procomún produce un innovador laboratorio de experimentación. Su funcionamiento está basado en muy pocas reglas, con el fin de permitir una constante transformación de su esencia acorde con la voluntad de sus propios usuarios. Con el tiempo, la entidad se irá definiendo y reforzando siguiendo las direcciones indicadas por la actividad generada y los proyectos que a lo largo del tiempo se desarrollen desde la ciudadanía.
Gran Vía Procomún, gracias a sus equipamientos físicos y al Sistema Operativo Urbano, permite crear sinergias entre personas y proyectos funcionando como “integrador”. Esta característica se manifiesta impulsando ideas, personas y proyectos desde una posición exclusivamente de coordinación. Todas las mejoras integradas en las versiones sucesivas de Gran Vía Procomún, no surgen de una petición directa desde “arriba”, sino que dependen directamente de las propuestas y los proyectos desarrollados voluntariamente desde abajo. Este modelo de gestión refleja las necesidades y los usos, es rápido, evolutivo y duradero.

[Auto-organización] + [Identidad]

Gran Vía Procomún transforma la Gran Vía en un paisaje cultural en hibridación físico-digital. Una plataforma colectiva para los procesos de auto-organización e intercambio de la Red, que crece desde el soporte sensorial de la ciudad.

Gran Vía Procomún / Día

Gran Vía Procomún / Noche

Gran Vía Procomún / Fin de semana

Este proyecto se ha desarrollado para la exposición “Laboratorio Gran Vía” de la Fundación Telefónica.

Este proyecto ha sido seleccionado por Enrique Dans como finalista para el Smart Urban Stage, en la categoría de proyectos tecnológicos en el ámbito urbano.

Otros proyectos de la agencia Ecosistema Urbano:

Comments (2)

[...] mismo estamos intentado desarrollar, a raíz del proyecto   Gran Vía  Procomún,  algo que ahora llamamos Smartstreet procomún.  La propuesta de Gran Vía procomún, fue [...]

Post a comment