Comments: (2)

La Noche de los Niños

Category : ⚐ ES + ecosistema urbano + eventos

Este fin de semana estaremos participando en la Noche en Blanco de Madrid, con nuestra propuesta: La Noche de los Niños.

Os esperamos en Matadero Madrid (patio. Acceso desde Paseo de la Chopera, 14)
Sábado 11 septiembre (20.00-24.00h) / Domingo 12 septiembre (11.00-15.00h)
Podrán participar niños y padres de 0-99 años

La Noche de los Niños (lanochedelosniños.org) es una red social para el intercambio de juguetes + creación de nuevos amigos
.

Comments: (0)

Trueque de juguetes – lanochedelosniños.org

Category : ⚐ ES + ecosistema urbano + reutilización

Hace unos días Antonio Pérez del periodico on-line Somos Malasaña (Madrid) ha visitado nuestra oficina para hacerme una entrevista sobre el proyecto lanochedelosniños.org que desde Ecosistema Urbano pusimos en marcha en ocasión de la última Noche en Blanco de Madrid. El resultado de la entrevista es un post que presenta y explica de una forma muy clara el proyecto.

A continuación os dejo con una parte del texto de Antonio:

Los miembros del estudio de arquitectura Ecosistema Urbano, muy observadores ellos, no sólo se dieron cuenta de que los niños pronto se cansan de un juguete y quieren otro diferente y nuevo, sino que  pensaron que una plataforma online en la que los pequeños pudieran intercambiar sus descartes sería de lo más útil, tanto para hijos como para padres. Después de observar y de pensar, materializaron y hoy, la web La noche de los niños es una realidad: buena para introducir a los niños en el mundo del trueque y útil para crear comunidad tejiendo redes entre vecinos.

Comments: (0)

La ciudad para el juego · lanochedelosniños.org

Category : ⚐ ES + ecosistema urbano + educación


Emoción y extasis! Imagino que sería la mezcla de sensaciones de todos los pequeñajos que se pasaron a intercambiar su juguete a la instalación del proyecto Lanochedelosniños de Ecosistema Urbano en el patio del Centro de Creación Contemporánea Matadero de Madrid el pasado sábado en el marco La noche en Blanco. La instalación proponía una atmósfera de juego con arena para jugar, 4000 pelotas, 10 lunas artificiales y millares de juguetes y libros para intercambiar…

El espacio se fue llenando de la energía y alegría de los niños que fueron sacando sonrisas a todos los que estábamos allí. Todo era susceptible de juego, no solo los propios juguetes, sino también las barreras que formaban las áreas de juego (evolucionadas a castillos) , las lunas artificiales (transformadas en superficie de rebote) o el propio techo de la instalacion formado por retales de moqueta azul reciclada (convertidas en rampas/conductor de pelotitas voladoras)…

Comments: (0)

Centro histórico abierto | Taller de acción urbana con los estudiantes universitarios

Category : ⚐ ES + Centro Histórico Abierto + ciudad + comunicación + ecosistema urbano + educación + espacio público + eventos + participación + proyectos

DSC_0097

Uno de las principales acontecimientos del proceso participativo Centro Histórico Abierto en Distrito Central de Honduras, en el cual se desarrollaron numerosas actividades resumidas en este post anterior; ha sido la realización de un taller con más de 80 estudiantes provenientes de las tres universidades más importantes de la ciudad: Universidad Autónoma de Honduras, UNITEC y la Universidad José Cecilio del Valle.

Comments: (3)

Espacios de juego en Berlín | eu:KIDS

Category : ⚐ ES + eu:kids + urbanismo

Espacio de juego inspirado en Robin Hood, en Knesebeck Strasse cerca de Savigny Platz, en Charlottenburg. Foto: A. Walliser

Espacio de juego inspirado en Robin Hood, en Knesebeck Strasse cerca de Savigny Platz, en Charlottenburg. Foto: A. Walliser

“La verdadera patria del hombre es la infancia”. R.M. Rilke

Pasear por cualquier barrio de Berlín implica encontrarse reiteradamente con espacios públicos dedicados a los niños y jóvenes por toda la ciudad. La variedad es enorme y su número tan alto que parece que la célebre cita de Rilke es tomada al pie de la letra como un elemento de definición de los espacios públicos de la capital alemana. En este post voy a contar de forma general como son los espacios de juego en Berlín y sobre todo qué elementos de ellos me parecen interesantes.

Los aproximadamente 1.850 espacios de juego que hay en Berlín están clasificados en varias categorías que persiguen dar servicio a los mas de 500.000 jóvenes y niños que viven en la ciudad.

Espacio de juego para niños pequeños y padres en Grimm Strasse, en Kreutzberg. Foto: Andrés Walliser

Espacio de juego para niños pequeños y padres en Grimm Strasse, en Kreutzberg. Foto: Andrés Walliser

La oferta de espacios de juego en la ciudad depende de las necesidades estipuladas por los Distritos a los departamentos de Desarrollo Urbano y . En 2013 había unas 200 hectáreas de espacios de juego operativos en Berlín. La normativa berlinesa prevé un ratio de 1m2 de espacio de juego por habitante, lo que para una ciudad de 3,4 millones resultaría en 340 Hectáreas. El Ayuntamiento recoge en su página que actualmente se cubre sólo el 60% de las necesidades.

Lo más llamativo, además del número, es su apabullante calidad. No hay dos espacios de juego iguales y observando solo media docena de ellos, incluso en los más modestos, de poco más de un centenar de metros, salta a la vista el compromiso de los técnicos y diseñadores de los mismos con la infancia, y la importancia del juego en el proceso educativo y la socialización. En cada espacio se adaptan los elementos de manera que se crea un pequeño mundo temático —una patria infantil— dónde los niños navegan a sus anchas trepando, excavando, deslizándose, balanceándose; y sobre todo, soñando sin limites. Los materiales son diversos, con un predominio de la madera, la roca, las sogas y otros elementos cotidianos en el paisaje urbano de Berlín reciclados para convertirse en fortalezas, cabañas, volcanes, dragones o insectos gigantes sobre los que cabalgar. Las construcciones son robustas, a prueba de niños y están dividas en zonas o ámbitos, a veces claramente —por edades y usos— y otras de manera sutil con plantas, troncos enterrados o suelos con diferentes texturas.

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow tiene una zona de niños con fuente para jugar, piedras, arena, insectos gigantes, trampolín y un montículo de adoquines con juegos para trepar.

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow tiene una zona de niños con fuente para jugar, piedras, arena, insectos gigantes, trampolín y un montículo de adoquines con juegos para trepar.

Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

El aspecto creativo y desenfadado no es en absoluto capricho de diseñadores. En los espacios de juego berlineses se buscan objetivos pedagógicos que aporten un aprendizaje experiencial en sus usuarios, sobre todo niños, pero también de jóvenes y adultos. No es raro ver a los padres jugando en los mismos elementos que sus hijos, reapropiándose del derecho al juego del que de alguna manera nos vamos despojando cuando nos convertimos en adultos y vamos teniendo otras prioridades más importantes en lo material pero menos transcendentales en lo humano.

Los espacios de juego están pensados para plantear retos a los niños y a sus padres en clave de elección o de acción espontánea, tales como el juego individual y el juego colectivo, el asumir pequeños riesgos inocuos —saltos, pasajes ocultos, incluso el uso tutelado del fuego— o el traspasar barreras y límites de manera segura pero formativa.

Todas ellas derrochan creatividad y sentido del humor; y en todas ellas el protagonismo es la relevancia que se les da como herramienta de socialización a través de la experiencia: explorar, interactuar, probar, arriesgar; en definitiva, JUGAR.

Espacio de juego ambientado en un cuento oriental en la esquina de Reichenberger Strasse y Ohlauer Strasse en Kreuzberg. Esta ubicado en un solar irregular con un máximo aprovechamiento del espacio. Foto: A. Walliser

Espacio de juego ambientado en un cuento oriental en la esquina de Reichenberger Strasse y Ohlauer Strasse en Kreuzberg. Esta ubicado en un solar irregular con un máximo aprovechamiento del espacio. Foto: A. Walliser

En planeamiento, los espacios de juego están considerados normalmente como equipamiento dentro de la categoría de espacios verdes. En Berlín es así, pero son supervisados y mantenidos por los departamentos de Infancia y Juventud de cada distrito, con lo cual su carácter transciende el de mero espacio público, y se considera como un elemento de enorme valor social y educativo.

Juego de agua y arena en en la esquina de Reichenberger Strasse y Ohlauer Strasse en Kreuzberg.

Juego de agua y arena en en la esquina de Reichenberger Strasse y Ohlauer Strasse en Kreuzberg.

img_5847

En la excelente página web del Ayuntamiento de Berlín se explican los diferentes tipos de espacio de juego públicos.

– Espacios de juego pequeños: Destinados a niños de menos de 6 años y cuyos elementos básicos son columpios, toboganes y el suelo de arena o acolchados vegetales. En torno a los 150m2.

Pequeño espacio de juego en un solar en esquina en Wrangler Strasse y Curvy Strasse (Kreutzberg) con una pequeña fortaleza en ladrillo y adoquín. El suelo es de arena, adoquín  y de corteza de arbol tratada. Foto: A.Walliser

Pequeño espacio de juego en un solar en esquina en Wrangler Strasse y Curvy Strasse (Kreutzberg) con una pequeña fortaleza en ladrillo y adoquín. El suelo es de arena, adoquín y de corteza de arbol tratada. Foto: A.Walliser

– Espacios de juego de uso general: Para jóvenes y niños, de al menos 2000m2. En ellos los niños de menos de 6 años tienen sus zonas específicas y los mas mayores incluidos los adolescentes encuentran estructuras para escalar y trepar, carruseles, tirolinas, campos de juego diversos, zonas de aventura o de agua.

– Espacios específicos para niños mas mayores y adolescentes: Estas zonas incluyen zonas de juego de pelota diversas, áreas de skate y bmx, equipamiento deportivo (canastas de baloncesto, porterías de fútbol sala, mesas de ping-pong, etc.).

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A.Walliser

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A.Walliser

– Espacios de juego supervisados: Para niños de mas de 6 años, son espacios de juego de alrededor de 4000m2 que contienen zona de aventuras, áreas de construcción activa para los chicos e incluso pequeñas granjas infantiles. Estas zonas se utilizan durante los días laborables y dentro del horario de los supervisores y educadores.

Grupo de animación itinerante en Gorlitzer Park (Kreutzberg). Los juegos, juguetes y materiales han sido construidos por los animadores y en talleres con los propios niños de cada barrio. Foto: A. Walliser

Grupo de animación itinerante en Gorlitzer Park (Kreutzberg). Los juegos, juguetes y materiales han sido construidos por los animadores y en talleres con los propios niños de cada barrio. Foto: A. Walliser

– Espacios de juego de uso restringido: Para chicos de mas de 6 años, normalmente incluye la utilización de los elementos de juego de los colegios públicos fuera del horario escolar.

A continuación voy a citar algunos elementos que me parecen relevantes en los espacios de juegos berlineses y que creo que merece la pena tener en cuenta a la hora de entender cómo deben ser y para qué deben servir dichos espacios:

Mobiliario estándar: Una parte del mobiliario utilizado es estándar, es decir esta fabricado en serie o proviene de elementos modulares con los que se desarrollan diferentes combinaciones: fuentes, trampolines, estructuras para trepar, columpios, toboganes, etc.

Mobiliario específico: En muchos casos los espacios de juego cuentan con elementos que parten del diseño creativo de los técnicos aprovechando las posibilidades del espacio ad-hoc y los elementos disponibles que suelen ser materiales naturales como madera o piedra; o elementos reciclados como adoquines, vigas, ladrillos, etc.

A menudo ambos se combinan y dan lugar a estructuras fantásticas como castillos, barcos piratas, pecios, palacios orientales, estructuras para trepar y recorrer, esculturas o estructuras en madera de todo tipo de elementos (animales, insectos, vehículos, etc.)

Cerramientos: Un elemento muy relevante de la estructura de los espacios de juego es su relación con el resto de la trama urbana. En Berlín la mayoría de los espacios de juego están separados de la calle por una valla de poca altura, alrededor de un metro, y se accede por unas puertas batientes que no se cierran. Simplemente se busca separar el ámbito de juego de la calle y la calzada, por seguridad –evitar que los niños salgan a la calle o a la calzada- y evitar el acceso de animales; así como para establecer una barrera mas simbólica que real para evitar usos no deseados –botellón, asentamientos de personas sin techo, etc.

Diseño espacial:
El diseño del espacio es siempre muy cuidadoso, y se aprovechan tanto espacios pequeños, solares entre dos fincas o en esquinas, como en parques o espacios abiertos. Llama la atención el uso de la arena como elemento fundamental que hace tanto que el suelo esté blando y acolchado como de elemento de drenaje de las lluvias. Otra característica llamativa es el hecho de que prácticamente no hay dos espacios de juego idénticos y tanto los elementos ad-hoc como su ubicación responden a la creatividad de los diseñadores, dentro de unas pautas pedagógicas muy definidas y basados en la idea de que estos espacios son espacios de aprendizaje complejo basado en la experiencia y en la interacción con el entorno y con otros usuarios.

Uno de los parques más interesantes que he encontrado es un parque lineal entre Landwehr Kanal, Löhmuhlenstrasse y Pushkin Alle en Treptov. En un espacio de unos 100 metros lineales por 25 o 30 de ancho hay una zona para mayores, otra para adultos, jóvenes y adolescentes con mesas de pimpón, tumbonas, areneros, columpios, un rocódromo y hasta una pequeña cancha con una portería y una canasta y un cerramiento abierto. En el lateral hay un playground para niños (que aparece mas arriba) y un pequeño campo polideportivo. Lo que era una zona de paso algo alejada e intimidante hace un par de años se ha convertido en un espacio de juego y estancia para todo tipo de residentes, con gente utilizándolo desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche (en primavera y verano). He aquí algunas imágenes:

Zona de juego para pequeños y estancial combinada en el parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Zona de juego para pequeños y estancial combinada en el parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Arenero con pequeño rocodromo y zona de bancos estancial para usuarios y acompañantes anexa a la zona de ping-pong. No hay mas diferenciación entre ellas que el cambio de firme. Parque en tre Löhmuhlstrasse y el Landwerhkanal Foto: A.Walliser

Arenero con pequeño rocodromo y zona de bancos estancial para usuarios y acompañantes anexa a la zona de ping-pong. No hay mas diferenciación entre ellas que el cambio de firme. Parque en tre Löhmuhlstrasse y el Landwerhkanal Foto: A.Walliser

Zona de ejercicio para mayores en el parque lineal entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Zona de ejercicio para mayores en el parque lineal entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Trampolín de caucho para saltar, usado por niños, jóvenes y adultos. El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Trampolín de caucho para saltar, usado por niños, jóvenes y adultos. El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Dos semi-canchas de futbito y de basket con cerramiento abierto Foto: A. Walliser

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Dos semi-canchas de futbito y de basket con cerramiento abierto Foto: A. Walliser

He encontrado un estudio sobre los espacios de juego en Berlín desarrollado por A+DS (la Agencia Escocesa de Arquitectura y Diseño) tomando 9 estudios de caso en torno a otros tantos elementos en el diseño de los espacios que los han convertido en buenos ejemplos. El estudio es breve pero apunta algunas características del programa pedagógico de los espacios de juego. Sugiero que se vayan abriendo los enlaces de cada sección por que contienen excelentes fotos relativas a cada tema, aunque recientemente se han retirado algunas secciones del estudio.

Los elementos que se consideran son:

La elección en el juego (Choice) Se valora la capacidad de los niños de jugar de manera independiente o cooperativa, el uso de distintos juegos o de los elementos disponibles.

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

El parque entre Löhmuhlenstrasse y Landwehrkanal en Treptow. Foto: A. Walliser

Riesgos y retos (Risk and Challenge): A menudo los espacios de juego presentan una serie de pequeños retos para los usuarios infantiles de distintas edades. El objeto de introducir pequeños escenarios de riesgos desde los que saltar, hacer equilibrios, ocultarse o incluso pincharse con una planta, es el de enseñarles a asumirlos, a tomar decisiones y a desarrollar su autonomía. Estos incentivos pedagógicos son muy importancia en el proceso educativo y de maduración en las sociedades desarrolladas donde por diversos motivos los niños suelen estar sobreprotegidos y aislados de cualquier riesgo o reto por pequeño que sea. . Sobre la idea de dejar hacer a los niños cosas “peligrosas” como el trabajo con herramientas o la construcción, como herramienta pedagógica, sugiero el sugerente post del blog de pedagogía Zeroseis donde se habla la Tinkering School de Gever Tuller, donde los niños juegan y construyen con herramientas de carpintería.

p1050916

Naturaleza con N mayúscula (Nature with capital N): Dentro de la variedad de componentes de los espacios de juego, la naturaleza juega un papel importante. Se trata de evitar la estética o lógica urbana de tiestos, jardineras o parterres muy cuidados y se busca que las plantas –árboles, arbustos, flores, hierba, etc.- estén integrados con el resto de los elementos de juego hasta ser uno mas. También se utilizan otros materiales naturales que aproximan a los niños a su manejo, familiarizándose con texturas, pesos y posibilidades de rocas, troncos, ramas, piedras sueltas, etc.

Aparatos de juego (Play Machines): La mayoría de los aparatos de juego fijos están realizados en madera de Robinia (conocida como falsa acacia). Los diversos elementos (columpios, puentes, cabañas, toboganes, etc.) sugieren diversos tipos de juego colaborativo, individual, exploratorio, con adultos, etc.

Zona dedicada a Aladino en el Hasenheide Volkspark. Foto: A. Walliser

Zona dedicada a Aladino en el Hasenheide Volkspark. Foto: A. Walliser

Agua: El agua es un elemento muy presente en los parques berlineses. No solo para beber, sino también, y sobre todo para jugar. Hay un gran numero de fuentes metálicas o de madera con elementos por los que canalizar el agua, mezclarla con árena o experimentar con chorros, cascaditas, compuertas, etc.

Juego con agua y arena en Tierpark, zoo de Berlín Este, en Friedrichsfelde. Foto: M.Cabrera

Juego con agua y arena en Tierpark, zoo de Berlín Este, en Friedrichsfelde. Foto: M.Cabrera

Comment: (1)

Ecosistema Urbano en Teckids: Tecnología para Ciudades Family Welcome | eu:KIDS

Category : ⚐ ES + eu:kids + Uncategorized

mesa-mammaproof-en-teckids

Os invitamos a dar una vuelta por alguno de los muchos eventos que habrá los próximos 26, 27 y 28 de septiembre con motivo del festival Malakids!

Un festival urbano para familias que convierte durante varios días el centro de Madrid en un gran y bullicioso escenario para niños y mayores. Lugares como la Plaza del 2 de Mayo, el auditorio de Conde Duque, Comendadoras y San Ildefonso se llenarán de conciertos y actividades para todas las edades.

LASEDE del COAM acogerá el nuevo market de Malakids! y el evento Teckids, donde Mammaproof organiza una mesa redonda sobre la tecnología ligada a los niños y la forma de habitar las ciudades. Han invitado a Ecosistema Urbano y tendré el placer de acudir el domingo 28 para mostrar de forma breve nuestro Carrusel de la Energía de Holanda.

“En el contexto de una ciudad cada vez más densa y deshumanizada, brotan propuestas desde el activismo cívico de participación, inclusión, humanismo y sostenibilidad. Queremos dar la palabra a las personas que haciendo uso de la tecnología, de la pasión y de su capacidad comunicativa para mover comunidades, están haciendo el cambio en la calidad de vida de nuestras ciudades. Empezando por pensar en las necesidades de los más pequeños. Hablaremos de viandantes, de camino escolar, de disfrutar los espacios públicos, de la progresiva adaptación de los privados, de movilidad y de cómo conseguir traer la naturaleza al asfalto. Os invitamos a sumar vuestras propuestas a esta mesa participativa.”

Habrá más de 130 actividades en un solo fin de semana. Como una mini Noche en Blanco pero durante el día, así que no os lo perdáis y consultad el calendario porque hay mucho donde elegir.

Malakids! es un festival organizado por Kideoo, la web de planes no convencionales para padres y niños, Somos Malasaña, el periódico del barrio y el Ayuntamiento de Madrid, con la ayuda de empresas y comercios.

02 - Dordrecht-movimiento

Post por Luisa Zancada, arquitecta en Ecosistema Urbano y redactora de Mammaproof.

Comments: (0)

La evolución de los mercados municipales | El caso del Mercado de San Antón, Madrid

Category : ⚐ ES + arquitectura + urbanismo

Entrada y letrero del mercado - Foto por Yukino Miyazawa en Flickr - clic para ver original

Entrada y letrero del mercado – Foto por Yukino Miyazawa en Flickr – clic para ver original

El mercado de San Antón se ubica en el corazón del barrio de Chueca, en pleno centro histórico de la ciudad de Madrid. El mercado fue inaugurado en el año 1945, normalizando e higienizando la venta de productos de alimentación que hasta entonces se realizaba al aire libre como mercadillo inundando de suciedad y malos olores esta zona del barrio de Justicia. Finalizada la guerra civil comienza la construcción de un mercado estable y cubierto que será inaugurado en 1945. El mercado fue construido con pilares de hormigón careciendo de todo interés arquitectónico, en parte debido a la necesidad de abaratar los costes en un contexto de guerra mundial donde escaseaban materiales como el acero.

Desde entonces y hasta su remodelación a partir del año 2006, el mercado de San Antón ha sido el mercado del barrio de Chueca. En los años 50 y 60 acogiendo a la población rural procedente de otras regiones de España. Durante los años 70 siendo el mercado familiar de los vecinos del barrio que criaban a sus niños en la década del desarrollismo y el baby boom en la ciudad de Madrid. En los años 80 empezaba a gestarse en el barrio una transformación social fenomenal que situaría al barrio como epicentro de la vida nocturna vinculada a la movida madrileña pasando el testigo en los 90 a la población gay que eligió el barrio de Chueca no ya solamente como lugar de vida y tránsito nocturno, sino como su referente residencial emblemático en la ciudad. En todos estos años, el mercado de San Antón fue el mercado del barrio de Chueca, para todos aquellos que lo habitaron y lo habitaban.

Antiguo mercado municipal de San Antón - Fuente: Caminando por Madrid - clic para ver original

Antiguo mercado municipal de San Antón – Fuente: Caminando por Madrid – clic para ver original

Es especialmente significativo el reconocimiento y aceptación que el antiguo mercado tuvo entre la población profesional de nivel socioeconómico medio-alto y orientación gay que recaló en el barrio desde los años 90. El mercado, antiguo, gris de hormigón, apagado por fuera, sin embargo atesoraba en su interior el bien más preciado por los vecinos: unos comerciantes emblema del barrio, conocedores de su historia y enraizados en ella, al frente de sus puestos y respondiendo diariamente de ellos en una relación de competencia, cooperación y complementariedad. El mercado de San Antón era una institución reconocible y apreciada por los vecinos. Los más antiguos por las relaciones trenzadas en el tiempo, los recién instalados porque encontraban entre las paredes del mercado y en el trato con los comerciantes un fragmento de esa identidad local necesaria para dialogar con la dimensión global, cosmopolita y anónima de sus vidas cotidianas. Fue un ejemplo del “buen vivir” popular propio de la ciudad de Madrid en esos años.

Sin embargo, el mercado de San Antón del barrio de Chueca necesitaba una profunda reforma integral de los elementos arquitectónicos exteriores e interiores a la altura de las exigencias de un establecimiento comercial de su entidad en el siglo XXI. En el año 2002, los veinte comerciantes adjudicatarios de las cincuenta bancas o puestos que constituían la Asociación de Comerciantes, comenzaron el largo proceso de reforma integral apoyándose en el Plan de Modernización y Dinamización de Mercados del Ayuntamiento de Madrid y del Plan FICO de la Comunidad de Madrid. En total ambas instituciones públicas cubrían a final de realización del proyecto el 35% del coste contratado en adjudicación. Sin embargo, la gran dimensión del proyecto, que exigía la demolición del edificio y su nueva construcción, era inalcanzable financieramente para la Asociación de Comerciantes. En esta tesitura se incluyó en el proyecto a una gran empresa de distribución; la adjudicataria fue finalmente la cadena Supercor del grupo El Corte Inglés. La financiera de esta empresa asumió el aval del coste de las obras que la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón afronta desde entonces y durante las próximas décadas hasta su pago y liquidación. A cambio el supermercado se quedó con un tercio aproximadamente de la superficie comercial del nuevo mercado.

Vista de las tres plantas del mercado - Foto por Laura Tomàs Avellana - clic para ver original

Vista de las tres plantas del mercado – Foto por Laura Tomàs Avellana – clic para ver original

En el largo y complejo proceso de negociación del proyecto, la mitad de los antiguos comerciantes del mercado decidieron retirarse recibiendo a cambio una indemnización por la renuncia a la concesión del puesto correspondiente. Finalmente quedaron once de los antiguos comerciantes. El concepto de mercado que concibieron fue en aquellos momentos muy innovador: Unir una oferta de productos de alimentación fresca de alta calidad y distinción en la primera planta, con una oferta de establecimientos de comida semielaborada junto con establecimientos de restauración en la segunda planta. La tercera planta estaría destinada a una terraza cafetería abierta al cielo de Madrid. Todo ello en el marco de un diseño de mercado cómodo, funcional y vanguardista, con una iluminación cálida y climatización regulada; puestos abiertos y con diseño homogéneo e innovador.

Distribución de usos - Fuente: espormadrid.es - Clic para ver artículo original

Distribución de usos – Fuente: espormadrid.es – Clic para ver artículo original

Vista de uno de los puestos - foto por Yukino Miyazawa - clic para ver original

Vista de uno de los puestos – Foto por Yukino Miyazawa – Clic para ver original

Un espacio amable, reconstruido para la visita, la compra y el recorrido pausado. Una decisión clave fue integrar un solo puesto de alimentación por gremio. Es decir, una frutería, una charcutería, dos carnicerías como excepción, una panadería, etc… La razón era evitar la incomodidad del cliente ante la fidelización hacia un comerciante que implica el necesario rechazo al de al lado; incomodidad inevitable en una cultura de mercado basada en intercambios recíprocos que se prolongan durante largos períodos de tiempo. En fin, por lo dicho, pueden hacerse una idea de los destinatarios prioritarios del nuevo mercado de San Antón: Población profesional de poder adquisitivo medio-alto residente en el barrio de Chueca desde los años 90 que había hecho de la distinción social de género su símbolo de identidad y éxito.

El 17 de mayo del año 2011, el nuevo mercado de San Antón abría sus puertas con esplendor, nacía el símbolo del nuevo tipo de mercado del siglo XXI que requería la ciudad de Madrid. Autoridades políticas y sociales bendecían el nuevo mercado, la ruta a seguir para el resto estaba marcada.

El nuevo mercado es bonito y funcional, incluye un parking subterráneo, permite la compra integral gracias al supermercado. La organización interna es racional y los espacios de decisión claramente diferenciados. El supermercado es un ámbito autónomo cuya dinámica no interfiere en el discurrir diario del espacio del mercado. La asociación de comerciantes integra a los once comerciantes adjudicatarios de los 25 locales del espacio integral. Todos ellos, comerciantes adjudicatarios y responsables de los negocios arrendados están representados a su vez en AMSA (Asociación del Mercado de San Antón). Los restaurantes y cafeterías tienen su ritmo y horarios propios. Los portones del mercado abren los 365 días del año, de 10h de la mañana hasta las 12 de la noche. Los puestos del mercado de alimentación cierran a las 10 de la noche si bien sus productos permanecen visibles (a través de un original sistema de paneles deslizantes translúcidos). Los puestos de alimentación no dejan de ser el factor de atracción que da sentido y distingue el espacio integral a ojos del público que tapea o cena en los restaurantes de la segunda planta y la terraza de la tercera planta en verano. Es todo un paradigma de convivencia de espacios.

Vista hacia el interior a través de los vidrios de la terraza - foto por Emilio Canosa - clic para ver original

Vista hacia el interior a través de los vidrios de la terraza – foto por Emilio Canosa – clic para ver original

La terraza: diseño actual y vistas al barrio - Foto por Emilio Canosa - Clic para ver original

La terraza: superposición simbólica de elementos de diseño actual y vistas al barrio tradicional – Foto por Emilio Canosa – Clic para ver original

Los comerciantes del mercado han puesto en funcionamiento la fórmula de compra por teléfono y entrega a domicilio centralizado. Aproximadamente el 25% de la cifra de ventas del mercado de alimentación se realiza por este canal. Respecto a la compra presencial, entre semana puede verse a grupos de turistas recorrer el espacio integral con sus cámaras de foto y vídeo, apenas compran en la primera planta, pero degustan alguna tapa en los restaurantes de la segunda.

El fin de semana sucede algo parecido, los turistas se mezclan con visitantes de toda la ciudad de Madrid que acceden al mercado para tomarse unas cervezas en un entorno familiar que reproduce el espacio reconocible propio de una tarjeta postal de la cultural de mercado tradicional de Madrid.

Cafetería - Foto de Yukino Miyazawa - Clic para ver original

Cafetería – Foto de Yukino Miyazawa – Clic para ver original

Lo reproduce, pero no lo es, porque como mercado de abastos, los vecinos reales y residentes del barrio de Chueca han desertado. Solamente acuden a su antiguo mercado de San Antón a comprar productos gourmet para eventos excepcionales, momentos de comensalidad especial, en ningún caso para la compra del día a día. Los vecinos del barrio de Chueca, independientemente de su estatus económico, social o de género hacen su compra en otros mercados, preferentemente en el mercado aledaño de Barceló.

Cuando se pregunta a los vecinos por las razones, la respuesta es sencilla: porque hay comerciantes de verdad, reales y reconocibles. No hablan de precios ni de calidades, hablan de comerciantes. Si pensamos en una definición tipo y actual de mercado de abastos encontramos las pistas:

“Un mercado es una institución social y comercial dedicada esencialmente al intercambio de productos de alimentación; compuesta por comerciantes autónomos en relación de competencia, cooperación y complementariedad.”

Por eso decíamos en el párrafo anterior que el espacio integral de San Antón reproduce una tarjeta postal, pero solamente la reproduce, porque faltan sus protagonistas principales: los comerciantes. Más de la mitad de los once comerciantes supervivientes del antiguo mercado de San Antón tienen arrendados sus puestos a empresas comerciales franquiciadas de los gremios correspondientes de alimentación y hostelería. Los clientes son atendidos por empleados del comercio correspondiente: profesionales, bien uniformados, cordiales, limpios y asépticos. Perfectos para la fotografía o el vídeo, para la promoción del Madrid de postal que ofrece esta administración, para la mirada complaciente ante la cerveza y la tapa de moda; insuficiente para los vecinos del barrio que quieren frente a ellos profesionales que venden mientras aconsejan y orientan, que conocen a fondo sus productos porque los han seguido a lo largo de toda la cadena de valor, de origen a destino, que compiten y cooperan ofreciendo variedades diferentes en tipo, calidad y precio en cada uno de los gremios, que son hijos –por nacimiento o adopción– del barrio y del mercado cuya historia, virtudes y defectos conocen y defienden porque son parte de ellos… Y además son profesionales, limpios y cordiales.

Uno de los puestos más tradicionales... ¿o no? - Foto por Yukino Miyazawa - Clic para ver original

Uno de los puestos más tradicionales… ¿o no? – Foto por Yukino Miyazawa – Clic para ver original

A fecha de hoy, dos años y medio después de la inauguración del mercado de San Antón, los once comerciantes que componen la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón son conscientes que han inventado un nuevo mercado, pero que por el camino han perdido al barrio. Un mercado de abastos no es una sociedad artificial y anónima que se reproduce homogéneamente como una franquicia o un supermercado de barrio. El mercado, y los once comerciantes adjudicatarios del mercado ya han tomado conciencia de ello; un mercado tiene que tener raíces en el espacio social para ser reconocido como tal por sus clientes, si no, no funciona. Y esas raíces son ellos mismos, los antiguos comerciantes del Mercado, los que constituyen la asociación de comerciantes del mercado de San Antón y que los vecinos buscan y no encuentran.

Acceso al mercado - Foto por Yukino Miyazawa - Clic para ver original

Acceso al mercado – Foto por Yukino Miyazawa – Clic para ver original

Para empezar a visibilizarse como tales, la Asociación de comerciantes, conservando los elementos estéticos y el acertado concepto que lo ha convertido en un mercado innovador y vanguardista de la ciudad, ha empezado a desarrollar diferentes estrategias para visibilizarse y empezar a recuperar a las gentes y vecinos del barrio de Chueca como clientes. Por ejemplo, invitando a los colegios del barrio a hacer recorridos gastronómicos por sus instalaciones, estableciendo relaciones con las asociaciones del barrio, etc. El diseño de la estrategia comercial del mercado de San Antón, acertada al unir oferta de alimentación de calidad y restauración, sin embargo, desacertó al pensar que el factor de distinción, de género, que había canalizado el éxito de la renovación del barrio de Chueca, se trasladaría mecánicamente al campo comercial a través de un concepto de distinción identificado con “calidad artificial sin arraigo.”

Movimiento junto a la entrada del mercado - foto por Emilio Canosa - clic para ver original

Movimiento junto a la entrada del mercado – Foto por Emilio Canosa – Clic para ver original

Lo que todos aprendemos diariamente es que un mercado de abastos de verdad, reconocible y reconocido por sus vecinos y clientes, se puede renovar, reinventar, pero no trasplantar. El edificio y sus pilares de hormigón pueden ser nuevos, funcionales y atractivos, pero sus raíces son orgánicas, necesitan tiempo para enraizar en el cuerpo social al que pertenecen. Quizá ésta sí sea la ruta a seguir para otros.

Artículo de Juan Ignacio Robles (www.antropologiaenaccion.org), profesor de antropología social en la Universidad Autónoma de Madrid, publicado inicialmente en la revista “Distribución y consumo” nº 82 de Mercasa

Enlaces de interés:

Página web oficial: http://mercadosananton.com/
Críticas y comentarios diversos de los usuarios: Mercado de San Antón – Minube
El nuevo edificio es de QVE Arquitectos – estudio Ataria

Comment: (1)

Cascina Cuccagna en Milán | Implicación de la comunidad, regeneración y ahorro de energía

Category : ⚐ ES + arquitectura + sostenibilidad + urbact + urbanismo

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Una casa de campo histórica en el centro de Milán se convierte en un nuevo espacio público energéticamente eficiente

Durante la última reunión del sexto grupo de trabajo “Eficiencia Energética en la Edificación” en Milán los pasados 5 y 6 de noviembre de 2012, el grupo central y otros asistentes tuvieron la oportunidad de visitar uno de los proyectos de renovación más interesantes que están actualmente en marcha en esa ciudad.
La intervención está definida desde un enfoque holístico que une la regeneración urbana, la arquitectura, la rehabilitación energética y la participación social.

Uno de los proyectos paralelos que prepararían el territorio de Milán para la Expo 2015 iba a ser “100 cascine”: una red de granjas históricas dispersas en Lombardía, semi o totalmente abandonadas, que serían recuperadas para proporcionar alojamiento durante la exposición y, en un futuro, proporcionar oportunidades para revitalizar el paisaje agrícola y afrontar el consumo del territorio.

Ese plan, como muchos otros relacionados con la expo 2015, fue anulado por los organismos públicos, dejando sus posibilidades de renacimiento en las manos de los voluntarios o de jóvenes empresarios. Afortunadamente, una de las granjas ha despertado el interés de varias asociaciones que cuentan con cierta experiencia en la recuperación de zonas urbanas degradadas.

Esta es una historia acerca de esas personas románticas y elegantes que quieren demostrar que el trabajo para la comunidad es rentable.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

La antigua granja declarada inservible se recupera gracias a la acción de grupos ciudadanos

Cascina Cuccagna es una antigua edificación construida en 1695. Cascina es la expresión italiana para una granja agrícola, y Cuccagna (Cucaña en español) se refiere tradicionalmente a un mítico país de las delicias culinarias, un significado que encaja con el renovado carácter del edificio.

En 1881 el edificio fue vendido a una familia de tenderos y la parte norte de la casa se transformó en “casa di ringhiera”, una vivienda tradicional en Milán con un porche común abierto. En los años 40 y 50, cada habitación servía de alojamiento a una familia entera. El mismo espacio se utilizaba como sala de estar, comedor y dormitorio al mismo tiempo. A través del porche se compartía el acceso al agua corriente y el baño.

En los años 60 Cascina Cuccagna fue muy conocida en Milán como una taberna que quedaba abierta toda la noche, llamada “Osteria dei Naviganti e Sognatori” (La taberna de los navegantes y soñadores).

En 1980 la propiedad fue vendida al municipio de Milán, que la declaró no apta para el uso. Hubo que emplear más de 20 años y el trabajo de varias organizaciones y grupos de ciudadanos para conseguir un nuevo proyecto de restauración.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Un proyecto de rehabilitación dirigido por 10 asociaciones unidas en un consorcio

En 2004 diez asociaciones que operan en Milán se unieron para formar la “Associazione Consorzio Cantiere Cuccagna” y desarrollaron un programa para incorporar la rehabilitación de la antigua granja en un espacio multifuncional y colectivo para la comunidad.

En el mismo año el Consorcio participó en un concurso público para la gestión del edificio, y en 2005 obtuvo una concesión formal por 20 años para su uso y gestión, bajo las restricciones propias de una renovación conservadora.

La transformación de la granja Cuccagna en un centro multifuncional requirió una inversión de 3,5 millones de euros. Gracias al apoyo financiero de fundaciones y bancos el Consorzio pudo comenzar las obras en noviembre de 2008. Desde entonces se ha estado llevando a cabo una actividad permanente de recaudación de fondos, en la que los ciudadanos de Milán han jugado un papel muy importante. Gracias a su generosidad casi 100.000 euros han sido recogidos a través de donaciones y contribuciones individuales.

De hecho, la recaudación de fondos es más activa que nunca, ya que hay todavía muchas obras por pagar y por llevar a cabo. En los próximos años, uno de los mayores desafíos para la Cuccagna Cascina será lograr su sostenibilidad y el equilibrio económico entre los ingresos provenientes de las actividades comerciales que se llevan a cabo en sus espacios (bar, restaurante, tienda de alimentos, albergue y servicios para los niños), y una recaudación permanente de empresas, instituciones y otros socios.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Una restauración respetuosa con el edificio

La restauración se está llevando a cabo en el marco del Consejo Regional del Ministerio de Patrimonio Cultural y Conservación del Medio Ambiente, que eligió una restauración conservadora para respetar la historia del edificio.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Los trabajos de restauración se han dedicado a la conservación del edificio (suelos de terracota lombarda, vigas de madera originales…), pero al mismo tiempo se han añadido nuevas instalaciones, entrando a formar parte de la estratificación simbólica de los elementos arquitectónicos. También incluye el uso de nuevas tecnologías sostenibles, como el sistema hidro-geotérmic de calefacción o y el aislamiento ecológico. Todas las decisiones han sido tomadas de acuerdo con el European GreenBuilding Programme.

Cascina Cuccagna - Fuente: Facebook

Cascina Cuccagna es hoy un espacio de usos múltiples y un punto de encuentro entre generaciones y culturas

Cascina Cuccagna, situada a sólo 4 paradas de metro de la Piazza Duomo, es la más céntrica de las 60 granjas en propiedad de la municipalidad de Milán. Consiste en más de 2000 metros cuadrados de área techada y 1500 metros cuadrados de jardines y otras zonas verdes. Se trata de un espacio polivalente para el barrio y la ciudad, y un punto de encuentro entre generaciones y culturas.

Hoy en día Cascina Cuccagna aloja muchas actividades: La “Ciclofficina”, un taller permanente en el que todo el mundo puede aprender a reparar su bicicleta; un mercado de agricultores (que tiene lugar todos los martes por la tarde desde 2009) y una tienda de comestibles que vende sólo productos locales; un restaurante que sirve recetas únicas hechas con los mejores productos de temporada locales; un grupo de consumo ético (gruppo di acquisto solidale, GAS) para facilitar la compra de los alimentos y otros bienes de uso común directamente de los productores; un banco del tiempo, como sistema local de intercambio y comercio. Cascina Cuccagna funciona también como espacio para eventos, y en breve abrirá un albergue de 12 camas junto con un servicio permanente para niños y familias.

Se trata de un espacio único porque trae los aspectos más tangibles del campo a la ciudad. Y es el espacio perfecto para desarrollar la participación activa de los ciudadanos y un nuevo concepto de vida “verde” metropolitana.

Como prueba de ello se ha convertido en un referente cultural durante la Semana del Diseño de Milán, que en abril de cada año atrae la atención de todo el mundo.

Cascina Cuccagna - Fuente: Facebook

Página oficial de Cascina Cuccagna: www.cuccagna.org
Cascina Cuccagna en las redes sociales: Facebook | Twitter | Google+ | Foursquare

Sobre este artículo: Comentarios de Marco Pozzo sobre una visita realizada en el marco del Grupo de Trabajo URBACT “Eficiencia Energética en la Edificación”, que revisa y consolida los resultados de los proyectos URBACT relacionados con la eficiencia energética.
Artículo original: Once upon a time in Milan – Renovation and energy saving
Sobre el grupo de trabajo “Eficiencia Energética en la Edificación”, ver el artículo de Antonio Borghi publicado en el URBACT Tribune.

Comments: (0)

Calle de Diversión recibe un premio especial en el smart urban stage

Category : ⚐ ES + eventos


Image by Daimler AG

El supermercado londinense  “The People’s Supermarket“, fundado por Kate Bull and Arthur Potts, fue el ganador del concurso internacional smart future minds awards el pasado día 13 de septiembre en Frankfurt. El premio, un vehículo smart drive fortwo eléctrico de tercera generación. Que la idea ganadora fuera una cooperativa alimentaria dedicada a la venta de productos locales a precios razonables y a ayudar al consumidor a hacer elecciones sanas y ecológicas fue solo la primera sorpresa de la noche, donde el jurado se ganó una gran ovación al decidir otorgar un segundo premio que nadie se esperaba.

Dos proyectos españoles llegaron a la final: Tanergy (Barcelona), un proyecto de recuperación de espacios obsoletos de Marina Bruno y Jordi Bruno (Amphos 21) y Lightning Devide (Madrid), de Gilbartolome ADW.

No era tarea fácil seleccionar uno de entre los once proyectos, que abarcaban desde una tipografía especial para disléxicos, a calderas no contaminantes. Así que la cazadora de tendencias Lidewij Edelkoorf, el blogger ecologista Graham Hill (treehugger.com), el artista noruego Magne Furulhomen y la Dra. Annette Winkler, máxima responsable de smart, optaron por premiar un proyecto ya en funcionamiento y cuya aplicación mejorara la vida de la comunidad urbana. En palabras del jurado: “The People’s Supermarket contribuye a diario a mejorar la vida en las ciudades. El concepto ayuda a los ciudadanos a recuperar los valores de la comunidad. Además, se basa en la alimentación sana y la comida es algo que une a las gentes de todo el mundo“. Para la Dra. Annette Winkler, el supermercado londinense “tiene mucho en común con el smart, que también intenta hacer la vida en la ciudad un poco más flexible y un poco más inteligente“.

Entre aplausos, los miembros del jurado explicaron que elegir un solo proyecto había sido como tener que elegir entre la razón y el corazón. Con “corazón” se referían al proyecto Calle de diversión, del arquitecto venezolano Rafael Machado y el sociólogo italiano Pasquale Passannante, y que consiste en pintar en las calles tableros de juegos tradicionales, algunos casi olvidados, para disfrute de niños y mayores . Así que, de forma espontánea, smart y los miembros del jurado decidieron donar una cantidad económica cada uno para apoyar Calle de Diversion, ya que “es una gran idea que acerca generaciones, que recupera el espíritu de comunidad y que necesita muy poco para conseguir mucho“.

smart urban stage no termina aquí. Ahora podéis votar vuestro proyecto favorito y participar en el sorteo de una smart ebike. Sólo tenéis que hacer clic en esta imagen.

Los 11 proyectos finalistas estarán expuestos en el smart urban stage de Frankfurt del 15 al 25 de septiembre. La instalación es obra de la agencia BRAUNWAGNER, y ha sido galardonada con el premio de diseño Red Dot 2010, el  Good Design Award 2010 y el ADC de bronce en 2011.

Además de visitar la exposición, también es posible probar un smart. Sólo hay que registrarse en www.smart-urban-stage.com

smart-urban-stage.com
http://www.facebook.com/smarturbanstage

 

Daimler AG

Comments: (3)

La plaza que puede ser

Category : ⚐ ES + urbanismo

por Andrés Walliser

Escribo este post a raíz de la convocatoria que hace  la plataforma Salvad el Cole que pretende evitar la mutilación de una parte del patio del colegio público Isabel la Católica con las obras del Mercado de Barceló en Madrid.

El diagnostico del colectivo es certero. Yo también sigo sin entender el plazadurismo compulsivo que sacude los escasísimos espacios públicos del distrito Centro, y de otros distritos. Yo creo que hay dos elementos que pueden explicarlo en parte. Por un lado hay una cierta cultura ibérica que asimilan arquitectos (que aquí en España son también urbanistas, paisajistas y constructores) y responsables técnicos y políticos, y que consiste en hacer intervenciones maximalistas. Las cosas no se dejan nunca como están. Y en general (los tiempos están cambiando) tampoco se pregunta mucho a los usuarios actuales o futuros. Ellos no saben de diseño urbano, y lo que creen que saben resulta en opciones cursis, antiestéticas y un poco palurdas. También esta el argumento del excesivo conservadurismo de los residentes que no quieren que se cambie nada. Otras veces en realidad nadie pregunta por que nadie quiere ser preguntado.

En espacios públicos esto redunda a menudo (veáse el alicatado del Paseo de Recoletos, un espacio del Siglo XIX ahora perdido) en eliminar elementos consustanciales al espacio publico como la tierra. Una superficie solada parece garantizar mejor la constatación de la calidad o intensidad de la intervención. Así, nos encontramos con los hornos pétreos que describen en Salvad el Cole. Madrid has sido chapada en granito (¿chino?) en los últimos años.

La tierra permite absorber agua en caso de lluvia y transpira y refresca después; no absorbe el calor del cemento que luego se libera durante la noche contribuyendo a subir las temperaturas aun mas. El polvo, la gran excusa, no supone una amenaza real para la actividad estancial en un espacio publico. Muchos de nosotros añoramos precisamente ese tacto, esos olores o las infinitas posibilidades de juego que nos da la tierra en la plaza o el parque. Eso si es mas difícil de limpiar con una maquina.