urbact

Comment: (1)

Cascina Cuccagna en Milán | Implicación de la comunidad, regeneración y ahorro de energía

CATEGORY: arquitectura + sostenibilidad + urbact + urbanismo + ⚐ ES

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Una casa de campo histórica en el centro de Milán se convierte en un nuevo espacio público energéticamente eficiente

Durante la última reunión del sexto grupo de trabajo “Eficiencia Energética en la Edificación” en Milán los pasados 5 y 6 de noviembre de 2012, el grupo central y otros asistentes tuvieron la oportunidad de visitar uno de los proyectos de renovación más interesantes que están actualmente en marcha en esa ciudad.
La intervención está definida desde un enfoque holístico que une la regeneración urbana, la arquitectura, la rehabilitación energética y la participación social.

Uno de los proyectos paralelos que prepararían el territorio de Milán para la Expo 2015 iba a ser “100 cascine”: una red de granjas históricas dispersas en Lombardía, semi o totalmente abandonadas, que serían recuperadas para proporcionar alojamiento durante la exposición y, en un futuro, proporcionar oportunidades para revitalizar el paisaje agrícola y afrontar el consumo del territorio.

Ese plan, como muchos otros relacionados con la expo 2015, fue anulado por los organismos públicos, dejando sus posibilidades de renacimiento en las manos de los voluntarios o de jóvenes empresarios. Afortunadamente, una de las granjas ha despertado el interés de varias asociaciones que cuentan con cierta experiencia en la recuperación de zonas urbanas degradadas.

Esta es una historia acerca de esas personas románticas y elegantes que quieren demostrar que el trabajo para la comunidad es rentable.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

La antigua granja declarada inservible se recupera gracias a la acción de grupos ciudadanos

Cascina Cuccagna es una antigua edificación construida en 1695. Cascina es la expresión italiana para una granja agrícola, y Cuccagna (Cucaña en español) se refiere tradicionalmente a un mítico país de las delicias culinarias, un significado que encaja con el renovado carácter del edificio.

En 1881 el edificio fue vendido a una familia de tenderos y la parte norte de la casa se transformó en “casa di ringhiera”, una vivienda tradicional en Milán con un porche común abierto. En los años 40 y 50, cada habitación servía de alojamiento a una familia entera. El mismo espacio se utilizaba como sala de estar, comedor y dormitorio al mismo tiempo. A través del porche se compartía el acceso al agua corriente y el baño.

En los años 60 Cascina Cuccagna fue muy conocida en Milán como una taberna que quedaba abierta toda la noche, llamada “Osteria dei Naviganti e Sognatori” (La taberna de los navegantes y soñadores).

En 1980 la propiedad fue vendida al municipio de Milán, que la declaró no apta para el uso. Hubo que emplear más de 20 años y el trabajo de varias organizaciones y grupos de ciudadanos para conseguir un nuevo proyecto de restauración.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Un proyecto de rehabilitación dirigido por 10 asociaciones unidas en un consorcio

En 2004 diez asociaciones que operan en Milán se unieron para formar la “Associazione Consorzio Cantiere Cuccagna” y desarrollaron un programa para incorporar la rehabilitación de la antigua granja en un espacio multifuncional y colectivo para la comunidad.

En el mismo año el Consorcio participó en un concurso público para la gestión del edificio, y en 2005 obtuvo una concesión formal por 20 años para su uso y gestión, bajo las restricciones propias de una renovación conservadora.

La transformación de la granja Cuccagna en un centro multifuncional requirió una inversión de 3,5 millones de euros. Gracias al apoyo financiero de fundaciones y bancos el Consorzio pudo comenzar las obras en noviembre de 2008. Desde entonces se ha estado llevando a cabo una actividad permanente de recaudación de fondos, en la que los ciudadanos de Milán han jugado un papel muy importante. Gracias a su generosidad casi 100.000 euros han sido recogidos a través de donaciones y contribuciones individuales.

De hecho, la recaudación de fondos es más activa que nunca, ya que hay todavía muchas obras por pagar y por llevar a cabo. En los próximos años, uno de los mayores desafíos para la Cuccagna Cascina será lograr su sostenibilidad y el equilibrio económico entre los ingresos provenientes de las actividades comerciales que se llevan a cabo en sus espacios (bar, restaurante, tienda de alimentos, albergue y servicios para los niños), y una recaudación permanente de empresas, instituciones y otros socios.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Una restauración respetuosa con el edificio

La restauración se está llevando a cabo en el marco del Consejo Regional del Ministerio de Patrimonio Cultural y Conservación del Medio Ambiente, que eligió una restauración conservadora para respetar la historia del edificio.

Cascina Cuccagna - Fuente: URBACT

Los trabajos de restauración se han dedicado a la conservación del edificio (suelos de terracota lombarda, vigas de madera originales…), pero al mismo tiempo se han añadido nuevas instalaciones, entrando a formar parte de la estratificación simbólica de los elementos arquitectónicos. También incluye el uso de nuevas tecnologías sostenibles, como el sistema hidro-geotérmic de calefacción o y el aislamiento ecológico. Todas las decisiones han sido tomadas de acuerdo con el European GreenBuilding Programme.

Cascina Cuccagna - Fuente: Facebook

Cascina Cuccagna es hoy un espacio de usos múltiples y un punto de encuentro entre generaciones y culturas

Cascina Cuccagna, situada a sólo 4 paradas de metro de la Piazza Duomo, es la más céntrica de las 60 granjas en propiedad de la municipalidad de Milán. Consiste en más de 2000 metros cuadrados de área techada y 1500 metros cuadrados de jardines y otras zonas verdes. Se trata de un espacio polivalente para el barrio y la ciudad, y un punto de encuentro entre generaciones y culturas.

Hoy en día Cascina Cuccagna aloja muchas actividades: La “Ciclofficina”, un taller permanente en el que todo el mundo puede aprender a reparar su bicicleta; un mercado de agricultores (que tiene lugar todos los martes por la tarde desde 2009) y una tienda de comestibles que vende sólo productos locales; un restaurante que sirve recetas únicas hechas con los mejores productos de temporada locales; un grupo de consumo ético (gruppo di acquisto solidale, GAS) para facilitar la compra de los alimentos y otros bienes de uso común directamente de los productores; un banco del tiempo, como sistema local de intercambio y comercio. Cascina Cuccagna funciona también como espacio para eventos, y en breve abrirá un albergue de 12 camas junto con un servicio permanente para niños y familias.

Se trata de un espacio único porque trae los aspectos más tangibles del campo a la ciudad. Y es el espacio perfecto para desarrollar la participación activa de los ciudadanos y un nuevo concepto de vida “verde” metropolitana.

Como prueba de ello se ha convertido en un referente cultural durante la Semana del Diseño de Milán, que en abril de cada año atrae la atención de todo el mundo.

Cascina Cuccagna - Fuente: Facebook

Página oficial de Cascina Cuccagna: www.cuccagna.org
Cascina Cuccagna en las redes sociales: Facebook | Twitter | Google+ | Foursquare

Sobre este artículo: Comentarios de Marco Pozzo sobre una visita realizada en el marco del Grupo de Trabajo URBACT “Eficiencia Energética en la Edificación”, que revisa y consolida los resultados de los proyectos URBACT relacionados con la eficiencia energética.
Artículo original: Once upon a time in Milan – Renovation and energy saving
Sobre el grupo de trabajo “Eficiencia Energética en la Edificación”, ver el artículo de Antonio Borghi publicado en el URBACT Tribune.

Comments (1)

Qué interesante proyecto! Cada vez, el tema de la regeneración urbana va a estar más presente en nuestras sociedades, y va a tener un papel más destacado. Yo me he apuntado para el año que viene al máster en regeneración de territorios intermedios de la UIC porque creo que es un tema fundamental.
Eva

Post a comment