Comments: (3)

Mercados municipales: tejido local y sostenible II

Category: ⚐ ES+urbact+urbanismo

Según se pregunte a un tendero o a otro el vaso esta medio lleno o medio vacío. El Mercado de Antón Martín en la calle Atocha, en el centro histórico de Madrid, no parece muy vivo un miércoles por la tarde, al final de la jornada. Aunque hay puestos cerrados, la mayoría están “habitados” por una mezcla que hasta hace poco sería extraña: puestos de artículos de primera necesidad como fruta, pescado, o carnes de distinto tipo se alternan con otros que ofrecen sushi, bombones y delicatessen, o fanzines con magdalenas caseras de chocolate. “Muffins”, reza el cartel de dígitos giratorios heredado de la frutería de Doña Carmen que antecedió a la editorial-bar. A medio camino, los puestos “bio” que ofrecen un poco de todo.

El proceso se inició a raíz de Mercado Abierto, un proceso de diagnóstico participativo impulsado por el equipo de arquitectos VIC (Vivero de Iniciativas Ciudadanas), vecinos del mercado, en el que se definieron retos y estrategias para hacer más viable el mercado y revitalizarlo en términos de comerciantes y público.

Pese a la aparente reactivación y el aumento en el número de puestos, los vendedores con más tiempo en el Mercado se muestran pesimistas. Añoran el renacimiento que experimentó el barrio en general hace diez o quince años cuando la población inmigrante comenzó a asentarse en la zona. Lo mismo ha ocurrido con otros mercados municipales que se han convertido en una referencia en Madrid: el Mercado de los Mostenses, sepultado tras la pantalla de edificios de la Gran Vía o el enorme Mercado de Maravillas en el mestizo barrio de Cuatro Caminos. Docenas de puestos se han abierto para vender productos especializados o comunes a los nuevos vecinos.

Sardinas - Foto por Andrés Walliser

Sardinas – Foto por Andrés Walliser

Libros y... jamoncitos deshuesados - Foto por Andrés Walliser

Libros y… jamoncitos deshuesados – Foto por Andrés Walliser

En el Mercado de San Fernando el espíritu es más positivo. Se partió de una situación peor, con la mayoría de los puestos cerrados. La iniciativa no ha venido de una administración local con poca imaginación y menos recursos, sino desde los actores del barrio. Un caso bottom-up ejemplar de reactivación del tejido comercial. En ambos casos gerentes, redes sociales y gente con ganas de iniciar un negocio se pusieron de acuerdo en que sólo cabía reinventarse. Los alquileres se redujeron y el Ayuntamiento transigió en cambiar los reglamentos desfasados que abocan a los mercados a una agonía segura.

Lado a lado - Foto por Andrés Walliser

Lado a lado – Foto por Andrés Walliser

La desocupación de los espacios comerciales en muchos barrios lleva a una cierta desaparición de la actividad social en los espacios públicos, como hemos mencionado antes en otros posts. En el caso que nos ocupa, además de revitalizar este aspecto de la vida de barrio, la reactivación de los mercados brinda nuevas oportunidades de actividad económica a gente que opta por reinventar su actividad profesional desarrollando nuevos negocios, productos y lo que es mas importante nuevas formas de organización comunitaria. La clave reside además en la articulación de intereses entre los comerciantes tradicionales y los nuevos comerciantes y su nueva oferta al barrio. Aun así la sostenibilidad de los mercados revitalizados no sólo depende de la capacidad innovadora de los comerciantes, sino también, como en todo negocio, de que disfrute del apoyo de la clientela, en este caso de su compromiso con un proyecto que ofrece productos diferenciados y que compite con las cadenas de supermercados de barrio que son los grandes beneficiarios de la crisis ante el colapso del modelo de gran superficie. Para muchos de los nuevos comerciantes que se han instalado en esto dos mercados del barrio de Embajadores, su proyecto tiene un espíritu transformador y que persigue una mayor cohesión social en el barrio, mediante el refuerzo de los lazos comunitarios y la solidaridad. Esta aspiración se encuentra tanto en los procesos de economía social que se están implantando como en las mercancías y productos vendidos, que incorporan conceptos como el reciclaje, el carácter orgánico, la dimensión creativa o la filosofía procomún.

Cafetería en el mercado - Foto por Andrés Walliser

Cafetería en el mercado – Foto por Andrés Walliser

Productos ecológicos - Foto por Andrés Walliser

Productos ecológicos – Foto por Andrés Walliser

Sushi, marisco y vinos - Foto por Andrés Walliser

Sushi, marisco y vinos – Foto por Andrés Walliser

Como conclusión abierta a la reflexión me parece oportuno plantear la dimensión social y material del espacio virtual. Viejos espacios degradados se reactivan y reinventan (partes de) la ciudad al margen de los grandes actores privados –con ánimo de lucro– que protagonizan la gestión del suelo y el espacio público en nuestras ciudades. Las políticas de desarrollo económico local son inexistentes en las políticas urbanas madrileñas, y en general escasas en otras ciudades, frente al enorme peso que cobran en el Reino Unido o en Francia.

De cara a la ciudad como organismo complejo estas nuevas formas de revitalización pueden ser laboratorios para el desarrollo aproximaciones innovadoras a la economía y el desarrollo local desde abajo. Los proyectos mencionados en este artículo se pueden englobar en el concepto de sentient city (ciudad sensible) que Domenico Di Siena define así:

La Ciudad del Conocimiento es una Ciudad Sensible que potencia la comunicación entre ciudadanos, promueve los procesos de Inteligencia Colectiva y el respeto del procomún. Entiende los ciudadanos como protagonistas de los procesos que generan la identidad local.

Este artículo es la segunda parte de Mercados municipales: tejido local y sostenible I

Comment: (1)

Mercados municipales: tejido local y sostenible I

Category: ⚐ ES+urbact+urbanismo

Frutas en un mercado - foto por Miguel (respenda) en Flickr - clic para ver original

Los mercados municipales en muchas ciudades españolas son el resultado de una tradición histórica de siglos que ha evolucionado desde las plazas extramuros donde se celebraban ferias e intercambios de todo tipo hasta la consolidación de espacios comerciales gestionados por el municipio en sus distintos distritos. Esta medida impulsada desde mediados desde finales del SXVIII se desarrolla a lo largo del SXIX convirtiendo dichos espacios en equipamientos municipales. Cuestiones higiénicas, de regulación y urbanísticas fueron extendiendo por las principales ciudades españolas un buen número de estructuras que en su momento representaban los últimos avances tecnológicos en construcción.

El desarrollo económico y la prosperidad que significaron para dichas ciudades fue el comienzo de un importante modelo comercial y de abastecimiento alimentario que poco a poco se ha visto sustituido por modelos alternativos y por la propia transformación de la ciudad y de los estilos de vida de sus habitantes.

En las últimas décadas los mercados municipales han ido entrando en ciclos de decadencia que en ocasiones han provocado su desaparición. Actualmente un buen número de mercados está experimentando diferentes formulas de regeneración que van desde la formula mixta de instalar supermercados que complementen la oferta del mercado hasta la transformación en espacios comerciales orientados al turismo, denominados mercados-gourmet; tal es el caso del Mercado de San Miguel en Madrid o de El Carmen en Valencia, entre otros. Esta fórmula está asociada a procesos de gentrificación en barrios históricos y en ellos a menudo el mercado pierde su dimensión de barrio y se transforma en un atractor de turistas y visitantes ofreciendo especialidades antes que productos de consumo cotidiano.

Mercado de San Miguel - Madrid - Foto por LexnGer en Flickr - clic para ver original

En otros lugares se están desarrollando formulas alternativas que van desde la especialización en productos orgánicos (Mercado de El Carmen en Madrid) hasta los procesos comunitarios de revitalización como es el caso del Mercado de Antón Martín en Madrid.

Estas dinámicas no son únicas en Europa sino que se reproducen en otros países europeos. El proyecto URBACT Markets, aborda esta cuestión desde una perspectiva transversal y transnacional. El proyecto propone desarrollar instrumentos que permitan no solo la supervivencia de los mercados municipales en diversos países europeos, sino que se pretende hacerlo desde una perspectiva de sostenibilidad e innovación. En el proyecto, en el que participan diez países, se persigue la reactivación de los mercados municipales mediante una estrategia transversal que incluye el protagonismo de los mercados en la rehabilitación de barrios, su capacidad para generar empleo y desarrollo económico y su doble dimensión sostenible que busca articularse como actor clave en la reducción de emisiones de CO2, así como desarrollar alianzas con productores locales que ofrezcan calidad y desarrollo de la economía y el empleo local.

El concepto de mercado municipal se imbrica en el concepto de ciudad compacta que frente a la ciudad difusa garantiza mejores economías de escala urbanas en términos de sostenibilidad. A mayor densidad mayor variedad comercial, calidad y oferta, planteaba Jane Jakobs en su obra clásica “Death and Life of American Cities”. Cuanta más actividad, mayor atracción de gente que circula por la calle y por lo tanto mayor seguridad.

Así mismo, el valor social y comunitario que tienen los mercados como puntos de encuentro e interacción ha sido reconocido históricamente. Los mercados contribuyen a la vitalidad de un barrio en diversas formas. El comercio de proximidad que se ubica en los mercados y en sus alrededores dota de centralidad a los barrios, genera interacción social en el nivel vecinal y aporta actividad en el espacio público.

Mercat de Santa Caterina - foto por Naus79 en Flickr - clic para ver original

Entre algunos de los participantes del proyecto Markets existe una fuerte cultura de mercados municipales fortalecida por los respectivos Ayuntamientos, siendo el caso de Barcelona el mas emblemático. En algunos casos la tradición de mercado ha pervivido y se buscan nuevas formas que garanticen su sostenibilidad y pervivencia en el tiempo, tales son los casos de Torino, ToulouseLondres y Dublín. En el caso de la región de Attica en Grecia, ya existe una enorme tradición en sus 370 mercados descubiertos de alimentos, que busca ser optimizada con el proyecto. Las cuatro ciudades participantes restantes Wroklaw (Pl), Pécs (H), Plovdiv (Bu) y Suceava (Ro) comparten retos entre sí. Por razones históricas, sus centros urbanos han comenzando a ser regenerados sólo recientemente y se cobra conciencia de la importancia de que estos entornos recuperen su protagonismo, frente a la expansión previa de formas alternativas de comercio como supermercados, hiper o grandes superficies. La regulación, la revitalización y su consideración como elemento regenerador son los retos a que se enfrentan estas localidades que cuentan con la experiencia de gestión de los partners mas experimentados como Barcelona o Londres.

La supervivencia y salud de los mercados municipales es un elemento muy relevante a la hora de hablar de una ciudad sostenible y habitable. Diferentes fórmulas se están poniendo en marcha en diferentes países europeos. En la mayoría, las instituciones públicas juegan un papel muy importante como gestoras pero también como impulsoras de los nuevos modelos. La sociedad civil, desde el mercado o desde el desarrollo comunitario, también propone formulas orientadas a distintos modelos de consumo, consumidores y en definitiva de ciudad, como veremos en el próximo post.

Comments: (0)

Las mujeres empresarias en la recesión económica: acercar la innovación al nivel municipal

Category: ⚐ ES+urbact

El pasado mes de Febrero el blog Ecosistema Urbano ha sido designado para ser el Punto Focal (National Dissemination Point) de los proyectos europeos URBACT para toda España. Desde este mes podrás encontrar en esta página toda la información relativa a estos proyectos europeos en español: Boletín mensual de noticias, reportajes, artículos, etc…

URBACT es un programa europeo de intercambio y aprendizaje para promover el desarrollo urbano sostenible. Permite a las ciudades trabajar de manera conjunta en el desarrollo de soluciones para los grandes retos urbanos, reafirmando el papel fundamental que desempeñan para hacer frente a los cada vez más complejos desafíos sociales. El programa URBACT ayuda a desarrollar soluciones pragmáticas que son nuevas y sostenibles, y que integran la dimensión económica, social y medioambiental.

Si quieres descargarte el boletín de Noticias de Marzo:Las mujeres empresarias en la recesión económica: acercar la innovación al nivel municipal (1763)

El boletín  tiene como titular: “Las mujeres empresarias en la recesión económica: acercar la innovación al nivel municipal”. Se trata de un resumen del análisis realizado por el profesor Gill Scott, experto principal de la red temática WEED. continue reading