Comments: (0)

Permanecer en La Merced, México | Un documental sobre la lucha contra la gentrificación

Category: ⚐ ES+ciudad+noticias+publicaciones+urbanismo+video

El mercado de La Merced ha sido durante décadas uno de los principales centros de comercio en la ciudad de México. Fue declarado patrimonio cultural intangible y cuenta con una gran herencia de usos y costumbres. Es rico y abundante en diferentes colores, ruidos y gente aunque también es un recordatorio de impotencia y miseria.

Tras haber sufrido varios incendios y el más grande en febrero del 2013, una tercera parte de la nave o, en otras palabras, 1200 locales se vieron forzados a cerrar, por lo que decidieron trasladarse a la calle y convertirse junto con otros comerciantes en comercios informales. Fue entonces que el gobierno de la ciudad de México decidió abrir el concurso “Rescate Integral de la Merced” al que se presentaron más de 100 proyectos. Al ganador se le designó la elaboración del Plan Maestro y al segundo lugar la revitalización y puesta en valor de la nave menor.

helenrosner_img_9103-0_654

helenrosner_img_9494-0_654

Pero… ¿Qué sucedió después? ¿Los comerciantes están de acuerdo con el proyecto? ¿Se conocen las implicaciones y su significado?

Desde el colectivo Left Hand Rotation, en conjunto con el proyecto Contested Cities, se propusieron indagar acerca del proceso para entender las críticas relacionadas con el nuevo planteamiento, y decidieron realizar el taller de “Gentrificación no es un nombre de señora” para conocer las opiniones de los ciudadanos y sobre todo la de los comerciantes de la Merced.

¿El resultado?

Es el documental “Permanecer en la Merced”, el cual no habla solamente acerca de la continua búsqueda de gentrificación por parte de las autoridades sino también del despojo y la resistencia de los habitantes que desean mantener su refugio con valor histórico y social.

permanecerenlamerced

El documental se proyectó el pasado día 3 en Madrid (sí, llegamos tarde para avisaros) y el próximo día 15 de septiembre de 2016 en Barcelona, en el recinto fabril de Can Ricart. También podéis verlo online:

Sobre el proyecto

Para conocer algo más sobre este proyecto, os invitamos a indagar en su página y a seguirlo en las redes. Hay documentos tan interesantes como este:

 

Enlaces relacionados:

permanecerenlamerced.wordpress.com
facebook.com/permanecerenlamerced
lefthandrotation.com/gentrificacion

Comments: (0)

Barcelona, liderando la revitalización de los mercados urbanos | Entrevista a Núria Costa

Category: ⚐ ES+sostenibilidad+urbact+urbanismo

Mercado Modernista en La Concepción - Foto: Jordi Casañas

Mercado Modernista en La Concepció – Foto: Jordi Casañas

Gran parte de la vida de las ciudades se puede ver condensada en sus mercados. Mercados de alimentación, de abastos, o mercados especializados en flores, en ropa, en artesanía… todos ellos hablan de cómo los habitantes de una ciudad hacen su vida, en una viva mezcla de cultura, historia, economía y aspectos sociales. Están íntimamente ligados a la ciudad, y ésta cambia a su alrededor: nuevos modelos comerciales que les hacen la competencia, cambios en el perfil de sus clientes potenciales o en sus hábitos de vida y consumo.. todo ello, junto con falta de estrategias adecuadas de gestión y planificación, hace que algunos decaigan económica y físicamente, que sus instalaciones queden desactualizadas o simplemente que sus compradores habituales dejen de ir. Sin embargo, cada vez más ciudades están descubriendo que este tipo de equipamientos son perfectamente actualizables para ofrecer un modelo de consumo actual, saludable y sostenible.

Una de estas ciudades es Barcelona. A través de su Instut Municipal de Mercats, lleva años volcada en un proceso de revitalización y puesta en valor de sus mercados urbanos, que no sólo han evolucionado sus modelo o recuperado su actividad tradicional, sino que en muchos casos se han convertido en nuevos espacios para manifestaciones culturales relacionadas —o no tanto—con la gastronomía y la tradición. Sus propuestas y políticas en esa línea han llevado a la ciudad a convertirse en una referencia internacional, especialmente a raíz de su último proyecto: su participación como líderes en la red transnacional URBACT Markets y la elaboración de su Plan de Acción Local o Plan Estratégico.

En una entrevista anterior ya hablamos con Raimond Blasi, presidente del mencionado Instituto, que nos contaba detalladamente los objetivos del proyecto y la forma en que se estaba trabajando. En esta ocasión entrevistamos a Núria Costa (@lluguis), con quien coincidimos en el URBACT City Festival de Riga, para que nos contara brevemente sus impresiones tras la finalización del proyecto.

Núria Costa, en el centro, durante una de las actividades del Festival

Núria Costa, en el centro, durante una de las actividades del Festival

¿Cuál es tu rol en la ciudad, en relación con los mercados?

Soy la Jefa de Comunicación y Relaciones Internacionales del Instituto de Mercados de Barcelona, una agencia municipal que se ocupa de la gestión y mejora de los 40 mercados públicos de la ciudad. Desde mi departamento, damos apoyo a las asociaciones de comerciantes de los mercados en temas de promoción y marketing, pero también generamos campañas específicas de valorización de los mercados y la alimentación saludable, usando canales digitales, social media, prensa, actividades, etc. En la gestión de relaciones públicas me ocupo de nuestras relaciones y proyectos internacionales.

¿Y cuál es tu papel específicamente en el proyecto URBACT?

He sido la coordinadora y responsable de URBACT Markets, lo que supone desde la elaboración de la idea con los responsables de otras ciudades hasta el papel de animadora de la red para generar cohesión y una relación permanente y útil entre los miembros del proyecto.

¿Qué resultados destacarías?

Para Barcelona, la participación en este programa ha permitido dar un paso más en su proyecto de mercados y construir de manera participada un plan estratégico hasta el 2025. Esto nos da visión de futuro en todos los ámbitos: económico, social, ambiental y urbano. Para los socios, cada caso es específico, pero en todos ellos se han planteado mejoras sustanciales en el uso de los mercados como motores de desarrollo de las ciudades. Finalmente, creo que hemos contribuido a incrementar el reconocimiento del valor de unos centros tradicionales y tan humildes como los mercados. En Europa hay 25.000 mercados que dan trabajo a 1 millón de personas y generan una facturación de 40 billones de euros. El impacto de los mercados en nuestras ciudades no es nada despreciable.

Noche de Tapas en el Mercat de la Guineueta - Foto: Pau Fabregat

Noche de Tapas en el Mercat de la Guineueta – Foto: Pau Fabregat

De cara al futuro, ¿crees que esos logros tienen posibilidades ser mantenidos y seguir aportando valor a la ciudad?

Por supuesto. Gracias a URBACT Markets hemos desarrollado lo que URBACT llama un Plan de Acción Local, materializado finalmente como Plan Estratégico de los Mercados a nivel local. Ahora nos toca implementarlo y al mismo tiempo corregirlo y enriquecerlo. ¡Todas las ciudades están ya manos a la obra! Pero esto no es el trabajo de un año sino de un plan a largo plazo.

¿Cómo ha funcionado la cooperación transnacional con otras ciudades? ¿Qué es lo que mejor ha salido y qué dificultades habéis encontrado?

Ha sido especialmente interesante ver los diferentes modelos de mercado, gestionados con sistemas prácticamente opuestos y mentalidades y culturas muy distintas: desde la privatización hasta la gestión pública “pura”. Al mismo tiempo las visitas permitían cuestionar algunas prácticas locales. En estas reuniones el intercambio era muy fluido y enriquecedor. Lo más difícil es mantener el contacto y la motivación por el proyecto en la distancia, en los períodos entre reuniones.

¿Qué actividades de las realizadas en Barcelona durante la participación en URBACT han tenido más éxito?

En el Plan Estratègico de los Mercados de Barcelona 2015-2025 participaron 250 personas de diferentes ámbitos: comerciantes de mercado, de ejes comerciales, de gremios, mayoristas, productores, arquitectos, representantes públicos de los sectores de salud, agricultura, comercio, urbanismo… Este ha sido nuestro gran éxito porque ahora tenemos en nuestras manos un plan con consenso. Pero vale la pena también destacar que iniciamos a nivel internacional la celebración anual de la campaña “Love Your Local Market”, la segunda quincena de mayo, y que ya llevamos 2 años participando cada vez con más actividades en los mercados de Barcelona y de todo el mundo.

Fiesta en el Mercat del Ninot - Foto: Pau Fabregat

Fiesta en el Mercat del Ninot – Foto: Pau Fabregat

¿Qué pasará con el Grupo de Apoyo Local ahora que el proyecto ha terminado? ¿Cómo es la relación actual entre sus integrantes y qué expectativas hay?

Vamos a seguir trabajando con los grupos sectoriales y a dar cuenta pública de los logros anuales. ¡Algunos de los grupos no han parado de trabajar!

¿Estáis satisfechos con el Plan de Acción Local resultante? ¿Crees que tiene posibilidades de llevarse a cabo?

Absolutamente, tenemos hoja de ruta y además es muy sensata y con visión de futuro. El Plan Estratégico 2015-2025 define 3 ámbitos, 12 objetivos, 39 medidas y 153 acciones. Los 3 ámbitos son el “ALMA” —todos los temas sociales y urbanísticos—, el “MOTOR” —las cuestiones económicas, de gestión y trabajo—, y la “SOSTENIBILIDAD” —producción local, alimentación saludable, eficiencia energética—.

Ahora que ya sabéis cómo funciona el programa, ¿tenéis intención de presentar algún otro proyecto a la nueva convocatoria de URBACT III?

Probablemente nos presentaremos a la convocatoria de implementación, que está prevista para enero de 2016, con un proyecto de monitorización de los efectos de los mercados en las ciudades desde los diferentes ámbitos de análisis del proyecto URBACT Markets. Será una buena manera de ver los efectos de los Planes Locales y al mismo tiempo de crear unos instrumentos de evaluación que puedan servir para cualquier ciudad en relación a los efectos de los mercados en la vida urbana.

¿Os ayudó en ese sentido asistir al URBACT City Festival en Riga?

Muchísimo. Hicimos un montón de contactos, recogimos ideas… Este tipo de eventos son muy útiles para compartir ideas, conocimiento y proyectos de futuro. ¡Esperamos usarlos en las próximas convocatorias!

Compartiendo experiencias con otras ciudades en el City Festival.

Compartiendo experiencias con otras ciudades en el City Festival.

Más información…

En la página de la red podéis ver noticias y documentación relacionada, como un resumen del Plan de Acción Local (resumen en PDF) de Barcelona. También os recomendamos ver las galerías de fotos de actividades en los mercados de Barcelona y el ya mencionado Plan Estratègico de los Mercados de Barcelona 2015-2025, que es el principal resultado que la participación en URBACT ha dejado a la ciudad.

El informe final “Mercados urbanos: Corazón, alma y motor de las ciudades” (PDF) se distribuyó en el “9th Internacional Public Markets Conference” el pasado marzo en Barcelona, al que asistieron más de 400 personas de 45 paises y 120 ciudades, y ya ha dado la vuelta al mundo, recibiendo comentarios de lugares tan remotos como Australia. El documento está lleno de ejemplos, metodologías y propuestas recopilados de la experiencia directas de las ciudades o regiones de la red: Turín (Italia), Ática (Grecia), Suceava (Rumanía), Pécs (Hungría), Breslavia (Polonia), Westminster (Reino Unido), Dulín (Irlanda) y Toulouse (Francia).

Os dejamos con un vídeo de una de las visitas de responsables políticos y técnicos municipales de URBACT Markets y Marakanda a los mercados de Barcelona.

Comments: (2)

Atenas: 7 historias de desarrollo urbano contadas en sus calles

Category: ⚐ ES+urbact+urbanismo

urbact-blog-athens-6

Atenas (Grecia) en abril está soleada y vibrante. El día después de la explosión de la bomba terrorista, mientras la ciudad espera sin mucho entusiasmo la llegada de Angela Merkel, “EL enemigo de la nación griega”, mi colega griego Nicholas (quien además de ser formador del Programa de Formación Nacional URBACT es también profesor de planificación cultural y turismo) me enseña los todavía no tan turísticos barrios de Atenas: Psiri, Gazi, Metaxourgeion, Petralona, Kolonos. Cambiantes, animados, intensos, alternativos, reales, un poco maltrechos pero tolerantes, llenos de contrastes y de arte callejero (parece un paraíso para nuevos hipsters y viejos hippies). Sitios que muchos griegos todavía tienen miedo a visitar porque hace apenas algunos años eran presentados en los medios de comunicación como guetos a evitar, llenos de yonquis y criminales. Precisamente, cuando más tarde vuelvo a mi hotel, tengo un encuentro bastante agradable con un yonqui muy simpático que me pregunta en un buen inglés de donde vengo, y cuando le digo que soy de Letonia me sugiere que devuelva mi cámara a la mochila.

Estoy a la vez encantada y fascinada por cómo se ve la ciudad y por las historias que Nicholas me cuenta de su Atenas. Casi cada esquina, cada plaza o cualquier pintura de arte callejero es un heroico vestigio de una historia urbana del pasado, presente o futuro. Yo soy el ojo curioso que intenta representar lo que ve en fotos, pero él es el conocimiento y la historia, dando sentido a todo lo que percibo.

Aquí están los 7 resultados de este colaborativo e internacional esfuerzo de “historia contada y vista”: siete historias del desarrollo urbano de Atenas en imágenes y palabras. Imágenes vistas por una extranjera (yo) e historias memorizadas y reveladas por el iniciado, Nicholas.

continue reading

Comments: (0)

La evolución de los mercados municipales | El caso del Mercado de San Antón, Madrid

Category: ⚐ ES+arquitectura+urbanismo

Entrada y letrero del mercado - Foto por Yukino Miyazawa en Flickr - clic para ver original

Entrada y letrero del mercado – Foto por Yukino Miyazawa en Flickr – clic para ver original

El mercado de San Antón se ubica en el corazón del barrio de Chueca, en pleno centro histórico de la ciudad de Madrid. El mercado fue inaugurado en el año 1945, normalizando e higienizando la venta de productos de alimentación que hasta entonces se realizaba al aire libre como mercadillo inundando de suciedad y malos olores esta zona del barrio de Justicia. Finalizada la guerra civil comienza la construcción de un mercado estable y cubierto que será inaugurado en 1945. El mercado fue construido con pilares de hormigón careciendo de todo interés arquitectónico, en parte debido a la necesidad de abaratar los costes en un contexto de guerra mundial donde escaseaban materiales como el acero.

Desde entonces y hasta su remodelación a partir del año 2006, el mercado de San Antón ha sido el mercado del barrio de Chueca. En los años 50 y 60 acogiendo a la población rural procedente de otras regiones de España. Durante los años 70 siendo el mercado familiar de los vecinos del barrio que criaban a sus niños en la década del desarrollismo y el baby boom en la ciudad de Madrid. En los años 80 empezaba a gestarse en el barrio una transformación social fenomenal que situaría al barrio como epicentro de la vida nocturna vinculada a la movida madrileña pasando el testigo en los 90 a la población gay que eligió el barrio de Chueca no ya solamente como lugar de vida y tránsito nocturno, sino como su referente residencial emblemático en la ciudad. En todos estos años, el mercado de San Antón fue el mercado del barrio de Chueca, para todos aquellos que lo habitaron y lo habitaban.

Antiguo mercado municipal de San Antón - Fuente: Caminando por Madrid - clic para ver original

Antiguo mercado municipal de San Antón – Fuente: Caminando por Madrid – clic para ver original

Es especialmente significativo el reconocimiento y aceptación que el antiguo mercado tuvo entre la población profesional de nivel socioeconómico medio-alto y orientación gay que recaló en el barrio desde los años 90. El mercado, antiguo, gris de hormigón, apagado por fuera, sin embargo atesoraba en su interior el bien más preciado por los vecinos: unos comerciantes emblema del barrio, conocedores de su historia y enraizados en ella, al frente de sus puestos y respondiendo diariamente de ellos en una relación de competencia, cooperación y complementariedad. El mercado de San Antón era una institución reconocible y apreciada por los vecinos. Los más antiguos por las relaciones trenzadas en el tiempo, los recién instalados porque encontraban entre las paredes del mercado y en el trato con los comerciantes un fragmento de esa identidad local necesaria para dialogar con la dimensión global, cosmopolita y anónima de sus vidas cotidianas. Fue un ejemplo del “buen vivir” popular propio de la ciudad de Madrid en esos años.

Sin embargo, el mercado de San Antón del barrio de Chueca necesitaba una profunda reforma integral de los elementos arquitectónicos exteriores e interiores a la altura de las exigencias de un establecimiento comercial de su entidad en el siglo XXI. En el año 2002, los veinte comerciantes adjudicatarios de las cincuenta bancas o puestos que constituían la Asociación de Comerciantes, comenzaron el largo proceso de reforma integral apoyándose en el Plan de Modernización y Dinamización de Mercados del Ayuntamiento de Madrid y del Plan FICO de la Comunidad de Madrid. En total ambas instituciones públicas cubrían a final de realización del proyecto el 35% del coste contratado en adjudicación. Sin embargo, la gran dimensión del proyecto, que exigía la demolición del edificio y su nueva construcción, era inalcanzable financieramente para la Asociación de Comerciantes. En esta tesitura se incluyó en el proyecto a una gran empresa de distribución; la adjudicataria fue finalmente la cadena Supercor del grupo El Corte Inglés. La financiera de esta empresa asumió el aval del coste de las obras que la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón afronta desde entonces y durante las próximas décadas hasta su pago y liquidación. A cambio el supermercado se quedó con un tercio aproximadamente de la superficie comercial del nuevo mercado.

Vista de las tres plantas del mercado - Foto por Laura Tomàs Avellana - clic para ver original

Vista de las tres plantas del mercado – Foto por Laura Tomàs Avellana – clic para ver original

En el largo y complejo proceso de negociación del proyecto, la mitad de los antiguos comerciantes del mercado decidieron retirarse recibiendo a cambio una indemnización por la renuncia a la concesión del puesto correspondiente. Finalmente quedaron once de los antiguos comerciantes. El concepto de mercado que concibieron fue en aquellos momentos muy innovador: Unir una oferta de productos de alimentación fresca de alta calidad y distinción en la primera planta, con una oferta de establecimientos de comida semielaborada junto con establecimientos de restauración en la segunda planta. La tercera planta estaría destinada a una terraza cafetería abierta al cielo de Madrid. Todo ello en el marco de un diseño de mercado cómodo, funcional y vanguardista, con una iluminación cálida y climatización regulada; puestos abiertos y con diseño homogéneo e innovador.

Distribución de usos - Fuente: espormadrid.es - Clic para ver artículo original

Distribución de usos – Fuente: espormadrid.es – Clic para ver artículo original

Vista de uno de los puestos - foto por Yukino Miyazawa - clic para ver original

Vista de uno de los puestos – Foto por Yukino Miyazawa – Clic para ver original

Un espacio amable, reconstruido para la visita, la compra y el recorrido pausado. Una decisión clave fue integrar un solo puesto de alimentación por gremio. Es decir, una frutería, una charcutería, dos carnicerías como excepción, una panadería, etc… La razón era evitar la incomodidad del cliente ante la fidelización hacia un comerciante que implica el necesario rechazo al de al lado; incomodidad inevitable en una cultura de mercado basada en intercambios recíprocos que se prolongan durante largos períodos de tiempo. En fin, por lo dicho, pueden hacerse una idea de los destinatarios prioritarios del nuevo mercado de San Antón: Población profesional de poder adquisitivo medio-alto residente en el barrio de Chueca desde los años 90 que había hecho de la distinción social de género su símbolo de identidad y éxito.

El 17 de mayo del año 2011, el nuevo mercado de San Antón abría sus puertas con esplendor, nacía el símbolo del nuevo tipo de mercado del siglo XXI que requería la ciudad de Madrid. Autoridades políticas y sociales bendecían el nuevo mercado, la ruta a seguir para el resto estaba marcada.

El nuevo mercado es bonito y funcional, incluye un parking subterráneo, permite la compra integral gracias al supermercado. La organización interna es racional y los espacios de decisión claramente diferenciados. El supermercado es un ámbito autónomo cuya dinámica no interfiere en el discurrir diario del espacio del mercado. La asociación de comerciantes integra a los once comerciantes adjudicatarios de los 25 locales del espacio integral. Todos ellos, comerciantes adjudicatarios y responsables de los negocios arrendados están representados a su vez en AMSA (Asociación del Mercado de San Antón). Los restaurantes y cafeterías tienen su ritmo y horarios propios. Los portones del mercado abren los 365 días del año, de 10h de la mañana hasta las 12 de la noche. Los puestos del mercado de alimentación cierran a las 10 de la noche si bien sus productos permanecen visibles (a través de un original sistema de paneles deslizantes translúcidos). Los puestos de alimentación no dejan de ser el factor de atracción que da sentido y distingue el espacio integral a ojos del público que tapea o cena en los restaurantes de la segunda planta y la terraza de la tercera planta en verano. Es todo un paradigma de convivencia de espacios.

Vista hacia el interior a través de los vidrios de la terraza - foto por Emilio Canosa - clic para ver original

Vista hacia el interior a través de los vidrios de la terraza – foto por Emilio Canosa – clic para ver original

La terraza: diseño actual y vistas al barrio - Foto por Emilio Canosa - Clic para ver original

La terraza: superposición simbólica de elementos de diseño actual y vistas al barrio tradicional – Foto por Emilio Canosa – Clic para ver original

Los comerciantes del mercado han puesto en funcionamiento la fórmula de compra por teléfono y entrega a domicilio centralizado. Aproximadamente el 25% de la cifra de ventas del mercado de alimentación se realiza por este canal. Respecto a la compra presencial, entre semana puede verse a grupos de turistas recorrer el espacio integral con sus cámaras de foto y vídeo, apenas compran en la primera planta, pero degustan alguna tapa en los restaurantes de la segunda.

El fin de semana sucede algo parecido, los turistas se mezclan con visitantes de toda la ciudad de Madrid que acceden al mercado para tomarse unas cervezas en un entorno familiar que reproduce el espacio reconocible propio de una tarjeta postal de la cultural de mercado tradicional de Madrid.

Cafetería - Foto de Yukino Miyazawa - Clic para ver original

Cafetería – Foto de Yukino Miyazawa – Clic para ver original

Lo reproduce, pero no lo es, porque como mercado de abastos, los vecinos reales y residentes del barrio de Chueca han desertado. Solamente acuden a su antiguo mercado de San Antón a comprar productos gourmet para eventos excepcionales, momentos de comensalidad especial, en ningún caso para la compra del día a día. Los vecinos del barrio de Chueca, independientemente de su estatus económico, social o de género hacen su compra en otros mercados, preferentemente en el mercado aledaño de Barceló.

Cuando se pregunta a los vecinos por las razones, la respuesta es sencilla: porque hay comerciantes de verdad, reales y reconocibles. No hablan de precios ni de calidades, hablan de comerciantes. Si pensamos en una definición tipo y actual de mercado de abastos encontramos las pistas:

“Un mercado es una institución social y comercial dedicada esencialmente al intercambio de productos de alimentación; compuesta por comerciantes autónomos en relación de competencia, cooperación y complementariedad.”

Por eso decíamos en el párrafo anterior que el espacio integral de San Antón reproduce una tarjeta postal, pero solamente la reproduce, porque faltan sus protagonistas principales: los comerciantes. Más de la mitad de los once comerciantes supervivientes del antiguo mercado de San Antón tienen arrendados sus puestos a empresas comerciales franquiciadas de los gremios correspondientes de alimentación y hostelería. Los clientes son atendidos por empleados del comercio correspondiente: profesionales, bien uniformados, cordiales, limpios y asépticos. Perfectos para la fotografía o el vídeo, para la promoción del Madrid de postal que ofrece esta administración, para la mirada complaciente ante la cerveza y la tapa de moda; insuficiente para los vecinos del barrio que quieren frente a ellos profesionales que venden mientras aconsejan y orientan, que conocen a fondo sus productos porque los han seguido a lo largo de toda la cadena de valor, de origen a destino, que compiten y cooperan ofreciendo variedades diferentes en tipo, calidad y precio en cada uno de los gremios, que son hijos –por nacimiento o adopción– del barrio y del mercado cuya historia, virtudes y defectos conocen y defienden porque son parte de ellos… Y además son profesionales, limpios y cordiales.

Uno de los puestos más tradicionales... ¿o no? - Foto por Yukino Miyazawa - Clic para ver original

Uno de los puestos más tradicionales… ¿o no? – Foto por Yukino Miyazawa – Clic para ver original

A fecha de hoy, dos años y medio después de la inauguración del mercado de San Antón, los once comerciantes que componen la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón son conscientes que han inventado un nuevo mercado, pero que por el camino han perdido al barrio. Un mercado de abastos no es una sociedad artificial y anónima que se reproduce homogéneamente como una franquicia o un supermercado de barrio. El mercado, y los once comerciantes adjudicatarios del mercado ya han tomado conciencia de ello; un mercado tiene que tener raíces en el espacio social para ser reconocido como tal por sus clientes, si no, no funciona. Y esas raíces son ellos mismos, los antiguos comerciantes del Mercado, los que constituyen la asociación de comerciantes del mercado de San Antón y que los vecinos buscan y no encuentran.

Acceso al mercado - Foto por Yukino Miyazawa - Clic para ver original

Acceso al mercado – Foto por Yukino Miyazawa – Clic para ver original

Para empezar a visibilizarse como tales, la Asociación de comerciantes, conservando los elementos estéticos y el acertado concepto que lo ha convertido en un mercado innovador y vanguardista de la ciudad, ha empezado a desarrollar diferentes estrategias para visibilizarse y empezar a recuperar a las gentes y vecinos del barrio de Chueca como clientes. Por ejemplo, invitando a los colegios del barrio a hacer recorridos gastronómicos por sus instalaciones, estableciendo relaciones con las asociaciones del barrio, etc. El diseño de la estrategia comercial del mercado de San Antón, acertada al unir oferta de alimentación de calidad y restauración, sin embargo, desacertó al pensar que el factor de distinción, de género, que había canalizado el éxito de la renovación del barrio de Chueca, se trasladaría mecánicamente al campo comercial a través de un concepto de distinción identificado con “calidad artificial sin arraigo.”

Movimiento junto a la entrada del mercado - foto por Emilio Canosa - clic para ver original

Movimiento junto a la entrada del mercado – Foto por Emilio Canosa – Clic para ver original

Lo que todos aprendemos diariamente es que un mercado de abastos de verdad, reconocible y reconocido por sus vecinos y clientes, se puede renovar, reinventar, pero no trasplantar. El edificio y sus pilares de hormigón pueden ser nuevos, funcionales y atractivos, pero sus raíces son orgánicas, necesitan tiempo para enraizar en el cuerpo social al que pertenecen. Quizá ésta sí sea la ruta a seguir para otros.

Artículo de Juan Ignacio Robles (www.antropologiaenaccion.org), profesor de antropología social en la Universidad Autónoma de Madrid, publicado inicialmente en la revista “Distribución y consumo” nº 82 de Mercasa

Enlaces de interés:

Página web oficial: http://mercadosananton.com/
Críticas y comentarios diversos de los usuarios: Mercado de San Antón – Minube
El nuevo edificio es de QVE Arquitectos – estudio Ataria

Comments: (0)

Mercado de la Buena Vida | eu:KIDS

Category: ⚐ ES+eu:kids

Hub-654

Para este fin de semana os proponemos un plan eu:KIDS, dar una vuelta por el Hub Madrid y su Mercado de la Buena Vida.

sigue leyendo

Comment: (1)

Mercados en red | Entrevista a Raimond Blasi sobre URBACT Markets Barcelona

Category: ⚐ ES+urbact

Mercado de Santa Caterina - Foto por Mercats de Barcelona en Flickr

Mercado de Santa Caterina – Foto por Mercats de Barcelona

¿Cómo funciona realmente un proyecto URBACT? ¿Cómo se vive esa colaboración transnacional desde las ciudades participantes? ¿Cómo se involucran los diferentes agentes ciudadanos?

Con la intención de acercarnos un poco a los proyectos URBACT y entender su forma de trabajar, sus expectativas y resultados, hemos entrevistado a Raimond Blasi para que nos hable del caso de Barcelona, que es socio líder del proyecto URBACT Markets, del que ya hablábamos en un post anterior. Esperamos que esta entrevista dé una visión mucho más precisa de lo que supone y aporta el involucramiento de una ciudad en este programa. continue reading

Comment: (1)

Los mercados, una cultura alimentaria

Category: ⚐ ES+ciudad+urbanismo

Sant Josep - La Boqueria, Barcelona - Foto por fossilmike en Flickr - clic para ver original

Al hilo de los últimos posts que hemos publicado sobre URBACT Markets, os dejo una interesante serie de artículos sobre los mercados de Barcelona.

Es interesante leer y reflexionar sobre lo que implica este modelo económico, social, gastronómico y el modo de vida vinculado al mismo. Después de haber vivido en el último año en Noruega y en Estados Unidos, se me hace más evidente el valor de este modelo así como las numerosas implicaciones personales, sociales y medioambientales que tiene en nuestra vida diaria y a escala urbana.

Os dejo con un extracto del artículo Mercados e identidad alimentaria, escrito por Manuel Guàrdia de la Universitat Politècnica de Catalunya:

Los mercados han sido elementos generadores de la ciudad europea y articuladores fundamentales de la vida urbana, puntos de conexión entre el mundo rural y el mundo urbano, espacios fundamentales de sociabilidad, intercambio y negociación. Han sido y siguen siendo, en definitiva, exponentes de las lógicas de la proximidad, que han estructurado históricamente los valores básicos de la cultura urbana. La sentencia –atribuida a Josep Pla–, “la gastronomía es el paisaje puesto en la cazuela”, pone de manifiesto cómo se construyó la cocina tradicional sobre las lógicas de la proximidad porque, en efecto, en los pueblos y las ciudades, la fusión entre cocina y paisaje se hacía a través de los mercados semanales, que eran el punto de confluencia de los productos del entorno rural inmediato.

Las transformaciones de las ciudades desde el siglo XIX significaron una profunda renovación de los mercados tradicionales. Eran una respuesta al crecimiento explosivo de las ciudades, a los nuevos requerimientos culturales y a la necesidad de contención de los precios de los consumos básicos para asegurar la paz social y el buen funcionamiento económico. A menudo las renovaciones surgieron como respuesta inmediata a los disturbios provocados por las crisis de subsistencia de unas clases populares urbanas en crecimiento. Las nuevas construcciones intentaban confinar en espacios cerrados, cubiertos y bien organizados, unas actividades que hasta entonces habían invadido desordenadamente las plazas y las calles.

Desde el punto de vista de la cultura del consumo, el mercado cubierto significó una “transición” entre la plaza al aire libre, auténtico corazón de la ciudad preindustrial, y los centros comerciales modernos. Desde un punto de vista arquitectónico, los espaciosos “paraguas de hierro” del siglo XIX, con sus paradas fijas y ordenadas, son el eslabón entre los toldos y las mesas desmontables a la intemperie y la exposición seriada del supermercado moderno.

En las siguientes páginas nos proponemos revisar la evolución de esta tradición comercial y alimentaria. Manuel Guàrdia y Marçal Tarragó sostienen que la cristalización de la cocina catalana y mediterránea ha ido de la mano de la consolidación de nuestro modelo de mercado. La periodista Trinitat Gilbert y la cocinera Ada Parellada, por su parte, describen sus valores: la preferencia por los productos de proximidad, frescos y saludables; la relación de confianza que se establece con el paradista; la constitución del mercado como eje central del barrio, punto de encuentro y socialización, sobre todo para la gente mayor; el fomento de unos hábitos alimentarios saludables. Finalmente, Joan de Déu Domènech, historiador, escritor y gastrónomo, aventura un examen prospectivo con unas gotas de escepticismo.(…)

Para seguir leyendo:

Artículo completo
Dossier completo

Comments: (3)

Mercados municipales: tejido local y sostenible II

Category: ⚐ ES+urbact+urbanismo

Según se pregunte a un tendero o a otro el vaso esta medio lleno o medio vacío. El Mercado de Antón Martín en la calle Atocha, en el centro histórico de Madrid, no parece muy vivo un miércoles por la tarde, al final de la jornada. Aunque hay puestos cerrados, la mayoría están “habitados” por una mezcla que hasta hace poco sería extraña: puestos de artículos de primera necesidad como fruta, pescado, o carnes de distinto tipo se alternan con otros que ofrecen sushi, bombones y delicatessen, o fanzines con magdalenas caseras de chocolate. “Muffins”, reza el cartel de dígitos giratorios heredado de la frutería de Doña Carmen que antecedió a la editorial-bar. A medio camino, los puestos “bio” que ofrecen un poco de todo.

El proceso se inició a raíz de Mercado Abierto, un proceso de diagnóstico participativo impulsado por el equipo de arquitectos VIC (Vivero de Iniciativas Ciudadanas), vecinos del mercado, en el que se definieron retos y estrategias para hacer más viable el mercado y revitalizarlo en términos de comerciantes y público.

Pese a la aparente reactivación y el aumento en el número de puestos, los vendedores con más tiempo en el Mercado se muestran pesimistas. Añoran el renacimiento que experimentó el barrio en general hace diez o quince años cuando la población inmigrante comenzó a asentarse en la zona. Lo mismo ha ocurrido con otros mercados municipales que se han convertido en una referencia en Madrid: el Mercado de los Mostenses, sepultado tras la pantalla de edificios de la Gran Vía o el enorme Mercado de Maravillas en el mestizo barrio de Cuatro Caminos. Docenas de puestos se han abierto para vender productos especializados o comunes a los nuevos vecinos.

Sardinas - Foto por Andrés Walliser

Sardinas – Foto por Andrés Walliser

Libros y... jamoncitos deshuesados - Foto por Andrés Walliser

Libros y… jamoncitos deshuesados – Foto por Andrés Walliser

En el Mercado de San Fernando el espíritu es más positivo. Se partió de una situación peor, con la mayoría de los puestos cerrados. La iniciativa no ha venido de una administración local con poca imaginación y menos recursos, sino desde los actores del barrio. Un caso bottom-up ejemplar de reactivación del tejido comercial. En ambos casos gerentes, redes sociales y gente con ganas de iniciar un negocio se pusieron de acuerdo en que sólo cabía reinventarse. Los alquileres se redujeron y el Ayuntamiento transigió en cambiar los reglamentos desfasados que abocan a los mercados a una agonía segura.

Lado a lado - Foto por Andrés Walliser

Lado a lado – Foto por Andrés Walliser

La desocupación de los espacios comerciales en muchos barrios lleva a una cierta desaparición de la actividad social en los espacios públicos, como hemos mencionado antes en otros posts. En el caso que nos ocupa, además de revitalizar este aspecto de la vida de barrio, la reactivación de los mercados brinda nuevas oportunidades de actividad económica a gente que opta por reinventar su actividad profesional desarrollando nuevos negocios, productos y lo que es mas importante nuevas formas de organización comunitaria. La clave reside además en la articulación de intereses entre los comerciantes tradicionales y los nuevos comerciantes y su nueva oferta al barrio. Aun así la sostenibilidad de los mercados revitalizados no sólo depende de la capacidad innovadora de los comerciantes, sino también, como en todo negocio, de que disfrute del apoyo de la clientela, en este caso de su compromiso con un proyecto que ofrece productos diferenciados y que compite con las cadenas de supermercados de barrio que son los grandes beneficiarios de la crisis ante el colapso del modelo de gran superficie. Para muchos de los nuevos comerciantes que se han instalado en esto dos mercados del barrio de Embajadores, su proyecto tiene un espíritu transformador y que persigue una mayor cohesión social en el barrio, mediante el refuerzo de los lazos comunitarios y la solidaridad. Esta aspiración se encuentra tanto en los procesos de economía social que se están implantando como en las mercancías y productos vendidos, que incorporan conceptos como el reciclaje, el carácter orgánico, la dimensión creativa o la filosofía procomún.

Cafetería en el mercado - Foto por Andrés Walliser

Cafetería en el mercado – Foto por Andrés Walliser

Productos ecológicos - Foto por Andrés Walliser

Productos ecológicos – Foto por Andrés Walliser

Sushi, marisco y vinos - Foto por Andrés Walliser

Sushi, marisco y vinos – Foto por Andrés Walliser

Como conclusión abierta a la reflexión me parece oportuno plantear la dimensión social y material del espacio virtual. Viejos espacios degradados se reactivan y reinventan (partes de) la ciudad al margen de los grandes actores privados –con ánimo de lucro– que protagonizan la gestión del suelo y el espacio público en nuestras ciudades. Las políticas de desarrollo económico local son inexistentes en las políticas urbanas madrileñas, y en general escasas en otras ciudades, frente al enorme peso que cobran en el Reino Unido o en Francia.

De cara a la ciudad como organismo complejo estas nuevas formas de revitalización pueden ser laboratorios para el desarrollo aproximaciones innovadoras a la economía y el desarrollo local desde abajo. Los proyectos mencionados en este artículo se pueden englobar en el concepto de sentient city (ciudad sensible) que Domenico Di Siena define así:

La Ciudad del Conocimiento es una Ciudad Sensible que potencia la comunicación entre ciudadanos, promueve los procesos de Inteligencia Colectiva y el respeto del procomún. Entiende los ciudadanos como protagonistas de los procesos que generan la identidad local.

Este artículo es la segunda parte de Mercados municipales: tejido local y sostenible I

Comment: (1)

Mercados municipales: tejido local y sostenible I

Category: ⚐ ES+urbact+urbanismo

Frutas en un mercado - foto por Miguel (respenda) en Flickr - clic para ver original

Los mercados municipales en muchas ciudades españolas son el resultado de una tradición histórica de siglos que ha evolucionado desde las plazas extramuros donde se celebraban ferias e intercambios de todo tipo hasta la consolidación de espacios comerciales gestionados por el municipio en sus distintos distritos. Esta medida impulsada desde mediados desde finales del SXVIII se desarrolla a lo largo del SXIX convirtiendo dichos espacios en equipamientos municipales. Cuestiones higiénicas, de regulación y urbanísticas fueron extendiendo por las principales ciudades españolas un buen número de estructuras que en su momento representaban los últimos avances tecnológicos en construcción.

El desarrollo económico y la prosperidad que significaron para dichas ciudades fue el comienzo de un importante modelo comercial y de abastecimiento alimentario que poco a poco se ha visto sustituido por modelos alternativos y por la propia transformación de la ciudad y de los estilos de vida de sus habitantes.

En las últimas décadas los mercados municipales han ido entrando en ciclos de decadencia que en ocasiones han provocado su desaparición. Actualmente un buen número de mercados está experimentando diferentes formulas de regeneración que van desde la formula mixta de instalar supermercados que complementen la oferta del mercado hasta la transformación en espacios comerciales orientados al turismo, denominados mercados-gourmet; tal es el caso del Mercado de San Miguel en Madrid o de El Carmen en Valencia, entre otros. Esta fórmula está asociada a procesos de gentrificación en barrios históricos y en ellos a menudo el mercado pierde su dimensión de barrio y se transforma en un atractor de turistas y visitantes ofreciendo especialidades antes que productos de consumo cotidiano.

Mercado de San Miguel - Madrid - Foto por LexnGer en Flickr - clic para ver original

En otros lugares se están desarrollando formulas alternativas que van desde la especialización en productos orgánicos (Mercado de El Carmen en Madrid) hasta los procesos comunitarios de revitalización como es el caso del Mercado de Antón Martín en Madrid.

Estas dinámicas no son únicas en Europa sino que se reproducen en otros países europeos. El proyecto URBACT Markets, aborda esta cuestión desde una perspectiva transversal y transnacional. El proyecto propone desarrollar instrumentos que permitan no solo la supervivencia de los mercados municipales en diversos países europeos, sino que se pretende hacerlo desde una perspectiva de sostenibilidad e innovación. En el proyecto, en el que participan diez países, se persigue la reactivación de los mercados municipales mediante una estrategia transversal que incluye el protagonismo de los mercados en la rehabilitación de barrios, su capacidad para generar empleo y desarrollo económico y su doble dimensión sostenible que busca articularse como actor clave en la reducción de emisiones de CO2, así como desarrollar alianzas con productores locales que ofrezcan calidad y desarrollo de la economía y el empleo local.

El concepto de mercado municipal se imbrica en el concepto de ciudad compacta que frente a la ciudad difusa garantiza mejores economías de escala urbanas en términos de sostenibilidad. A mayor densidad mayor variedad comercial, calidad y oferta, planteaba Jane Jakobs en su obra clásica “Death and Life of American Cities”. Cuanta más actividad, mayor atracción de gente que circula por la calle y por lo tanto mayor seguridad.

Así mismo, el valor social y comunitario que tienen los mercados como puntos de encuentro e interacción ha sido reconocido históricamente. Los mercados contribuyen a la vitalidad de un barrio en diversas formas. El comercio de proximidad que se ubica en los mercados y en sus alrededores dota de centralidad a los barrios, genera interacción social en el nivel vecinal y aporta actividad en el espacio público.

Mercat de Santa Caterina - foto por Naus79 en Flickr - clic para ver original

Entre algunos de los participantes del proyecto Markets existe una fuerte cultura de mercados municipales fortalecida por los respectivos Ayuntamientos, siendo el caso de Barcelona el mas emblemático. En algunos casos la tradición de mercado ha pervivido y se buscan nuevas formas que garanticen su sostenibilidad y pervivencia en el tiempo, tales son los casos de Torino, ToulouseLondres y Dublín. En el caso de la región de Attica en Grecia, ya existe una enorme tradición en sus 370 mercados descubiertos de alimentos, que busca ser optimizada con el proyecto. Las cuatro ciudades participantes restantes Wroklaw (Pl), Pécs (H), Plovdiv (Bu) y Suceava (Ro) comparten retos entre sí. Por razones históricas, sus centros urbanos han comenzando a ser regenerados sólo recientemente y se cobra conciencia de la importancia de que estos entornos recuperen su protagonismo, frente a la expansión previa de formas alternativas de comercio como supermercados, hiper o grandes superficies. La regulación, la revitalización y su consideración como elemento regenerador son los retos a que se enfrentan estas localidades que cuentan con la experiencia de gestión de los partners mas experimentados como Barcelona o Londres.

La supervivencia y salud de los mercados municipales es un elemento muy relevante a la hora de hablar de una ciudad sostenible y habitable. Diferentes fórmulas se están poniendo en marcha en diferentes países europeos. En la mayoría, las instituciones públicas juegan un papel muy importante como gestoras pero también como impulsoras de los nuevos modelos. La sociedad civil, desde el mercado o desde el desarrollo comunitario, también propone formulas orientadas a distintos modelos de consumo, consumidores y en definitiva de ciudad, como veremos en el próximo post.

Comments: (0)

Mercados urbanos, crecimiento y regeneración de barrios | URBACT Markets

Category: ⚐ ES+noticias+urbact+urbanismo

Mercado de Santa Caterina en Barcelona - foto por Montse Poch - clic para ver original en  flickr

Más que simplemente un lugar para comprar frutas y verduras frescas, los mercados de Europa pueden ser impulsores muy eficaces del desarrollo económico y la regeneración urbana. URBACT Markets, un nuevo proyecto de URBACT ahora en su Fase de Desarrollo, se centrará en el intercambio de buenas prácticas para la creación y gestión de mercados tanto de calle como cubiertos. A continuación echaremos un vistazo a los objetivos para los próximos meses y los planes para alcanzarlos.

Con Barcelona como su socio principal, el proyecto URBACT Markets cuenta inicialmente con otras cuatro ciudades interesadas en la actividad de los mercados: Torino en Italia, Londres en el Reino Unido; Plovdiv en Bulgaria y Suceava en Rumanía. Sin embargo, el número de ciudades participantes se incrementará en un futuro cercano, ya que el proyecto se encuentra en plena búsqueda de nuevos socios. Lo que todos ellos compartirán es una conciencia de que los mercados tienen un papel importante que desempeñar, no sólo económicamente, sino también en términos de desarrollo social, medioambiental, de la planificación, del turismo y de la comunidad. Es este panorama general, en cuanto a externalidades positivas, el que relaciona estrechamente los mercados urbanos con la labor del programa URBACT.

Un millón de personas detrás de los mostradores

Es evidente que un beneficio principal de los cerca de 25.000 los mercados de la Unión Europea es el comercio y el empleo. Según un estudio de la UE en 2008, alrededor de un millón de personas trabajan en los mercados callejeros y cubiertos en todos los Estados miembros, con unos 450.000 comerciantes que generan unos ingresos de 40.000 millones de euros al año. Las cinco ciudades socias que participan actualmente en el proyecto cuentan con un total de 150 mercados entre todas, dando empleo a cerca de 10.000 minoristas. Los mercados prósperos proporcionan trabajo y estimulan la iniciativa empresarial entre las miles de PYMEs que operan en ellos, ofreciendo verdaderas oportunidades para la creatividad y la innovación en el comercio local. La ubicación de los mercados es igualmente importante. Pueden regenerarse barrios desfavorecidos no sólo por la actividad económica que traen los mercados, sino también por la mejora que favorecen en infraestructuras como la gestión del tráfico, el aparcamiento y el transporte público. Los mercados también proporcionan una oportunidad para poner edificios históricos locales de nuevo en uso productivo para la comunidad. En pocas palabras, pueden ser una herramienta muy valiosa en la planificación urbana.

Un amplio rango de beneficios

Además de estos importantes aspectos, hay otros factores externos que hacen que los mercados europeos tengan un gran valor para la vida en la ciudad, en particular su contribución a una economía de bajas emisiones. Las cadenas de abastecimiento locales y más cortas de los mercados de abastos son una parte de la ecuación; la otra, el enfoque en el acceso peatonal de las personas a éstos. Además de facilitar la sostenibilidad ambiental, los mercados también pueden promover hábitos alimenticios saludables, establecer relaciones entre los dueoñs de los puestos y los clientes, y fomentar la integración dando a los grupos étnicos la oportunidad de encontrar un trabajo e introducir sus especialidades. Sin embargo, Núria Costa, Jefe de Comunicación del Ayuntamiento de Barcelona, señala: “Hay una serie de retos que afrontar también. Dada la austeridad actual, muchas ciudades cuentan con presupuestos limitados para desarrollar sus mercados -algunos de los cuales han entrado en decadencia- mientras que en algunos países las zonas comerciales del centro de la ciudad están siendo vendidas por las autoridades a otros agentes del desarrollo”.

Cuestiones clave: la regeneración, la sostenibilidad y el empleo

La tarea del proyecto URBACT Markets es hacer frente a estos retos y oportunidades planteando una pregunta básica: “¿Cómo podemos aprender unos de otros para sacar el máximo provecho de nuestros mercados?” Por el momento, la respuesta del proyecto se divide en tres grandes áreas de estudio, cada una de las cuales tiene asignado su propio grupo de trabajo liderado por una ciudad con una experiencia particular en el área dada. Sin embargo, la llegada de nuevos socios puede dar lugar a la creación de nuevos grupos de trabajo que reflejen las nuevas áreas de interés en común. En la actualidad, el tema de la regeneración de centros urbanos está dirigida por Barcelona, el de la economía de bajas emisiones y el suministro local por Westminster y el de la promoción del empleo y la iniciativa empresarial por Torino. Suceava y Plovdiv participarán en los tres grupos de trabajo con actividades organizadas a nivel local y transnacional.

Mercado de antigüedades de Portobello Road, Londres | foto por Genial23 | CC BY-ND | clic para ver original en Flickr

Aprender de los éxitos

Los tres líderes de los grupos de trabajo cuentan con una valiosa experiencia que compartir. Barcelona, por ejemplo, ha tenido un enorme éxito combinando la gestión los mercados con la regeneración urbana. Cuenta con la mayor red europea de mercados urbanos de alimentación, con 39 en total, más cuatro mercados no alimentarios. Al hacerlos parte de los Planes Integrales de Distrito han dado vida al centro histórico y ayudado a mejorar las zonas deprimidas de la ciudad. Londres aporta su experiencia en la gestión del famoso mercado de antigüedades de Portobello Road, los especialistas en alimentación de Borough Market y la transformación de un sitio en decadencia en el próspero mercado de Brixton Village. Torino, que cuenta con el mayor mercado al aire libre de Europa en Porta Palazzo y está cerca de la “sede” del movimiento Slow Food, tiene una experiencia considerable en la creación de exitosas tendencias y marcas internacionales de alimentos, así como en llevar las tradiciones culinarias al mercado.

Estableciendo un programa

La fase de desarrollo del proyecto comenzó en Barcelona el pasado junio y acabará en Noviembre con un encuentro final de los participantes en Torino. Entre las primeras decisiones a tomar está el nombramiento de nuevos socios para el proyecto. En palabras de Núria Costa: “Estamos buscando un total final de 8 a 10 ciudades, y hemos recibido muchas muestras de interés desde diversas partes de la UE. También ciudades de fuera de la UE como Estambul, Beirut y el Cairo están interesadas en las soluciones que podamos proporcionar”.
La fase actual se centrará principalmente en la elaboración de un Estudio de Referencia sobre cómo las tres áreas abordadas por los Grupos de Trabajo afectan a cada socio, así como en la designación de personal del proyecto y la creación de Grupos de Apoyo Local.

“Queremos mostrar a la gente lo que los mercados son capaces de proporcionar”, añade Núria Costa. “Hacer eso implica intercambiar buenas prácticas pero también hacer que las ciudades se den cuenta de que necesitan preservar sus mercados, asegurar la inversión y adaptarlos a las tendencias de consumo del siglo XXI”.

URBACT Markets es uno de los 19 proyectos aprobados por el Comité de Seguimiento de URBACT II el pasado abril, que han entrado en una Fase de Desarrollo de 6 meses y están expandiéndose para incluir a más ciudades. El objetivo tras ese período será pasar a la Fase de Implementación. Todos los proyectos reflejan los pilares fundamentales de la estrategia Europa 2020 para desarrollar ciudades innovadoras, sostenibles e inclusivas.

Más información:

Artículo original – Página web de URBACT
Proyecto URBACT Markets – Página web de URBACT