Comments: (0)

Ahora puedes contribuir al libro “Civic Practices” | Un proyecto de CivicWise

Category: ⚐ ES+ciudad+co-+convocatorias+eventos+investigaciones+publicaciones+urbanismo

Convocatoria libro Civic Practices - CivicWise

A principio del 2015, en Londres, nació CivicWise, una comunidad que se juntó con el objetivo de promover proyectos de inteligencia colectiva aplicada al territorio y procesos de urbanismo colaborativo.

CivicWise es una comunidad abierta en la que todos pueden participar e intercambiar experiencias y conocimiento, creando nuevas sinergias y oportunidades. En pocos meses esta comunidad ha alcanzado dimensión internacional con presencia en España, Francia, Reino Unido, Italia, Bélgica, Holanda, Brasil, Grecia y Argentina.

Uno de sus principales objetivos es crear un archivo y un mapeo de proyectos, acciones, espacios e investigaciones existentes que puedan considerarse como referencia en el ámbito de la capacidad de acción de la ciudadanía, el urbanismo colaborativo y la innovación cívica.

El primer paso para construir este archivo es la edición de un libro titulado “Civic Practices”, y hay varias formas en las que tú puedes contribuir a su creación.

Por un lado, para financiarlo está activa una campaña de crowdfunding en la plataforma Goteo. Si quieres ser de los primeros en tener una copia de este nuevo libro, lo primero que tienes que hacer es visitar esta web y contribuir en la campaña. Antes de final de año recibirás una copia nueva y flamante directamente en tu casa. Además si vives en España, el envío es completamente gratuito.

APOYA EL PROYECTO Y HAZTE CON TU LIBRO AQUÍ

Pero no acaban ahí las posibilidades de formar parte de esta publicación. Los promotores de la iniciativa también han abierto espacio a otras formas de colaboración, por ejemplo contribuyendo con contenidos (hasta el 21 de junio) en torno a tres temas: espacios físicos, proyectos alrededor del mundo que llevan a cabo iniciativas para fomentar estas prácticas, e investigaciones sobre el tema. Además, si quieres echar una mano con la propia edición, puedes contribuir con el diseño gráfico o con la revisión de los textos en varios idiomas.

Por otro lado…

Civic Marathon

Si te interesa este proyecto y quieres descubrir un poco más, la comunidad CivicWise ha organizado para este domingo 5 de junio un maratón en streaming de 12:00 a 16:00h, en el que se presentarán proyectos que optan a ser incluidos en el libro. El maratón será en directo y en videoconferencia. Cualquier personas podrá asistir directamente desde la página de Youtube o, si lo prefiere, entrar en directo y dialogar con los organizadores. Es un evento muy especial que conectará personas desde diferentes países del mundo. Una oportunidad única para conocer la comunidad CivicWise y el proyecto del libro Civic Practices.

Comment: (1)

Organic Growth | Pabellón de verano para Governors Island, en crowdfunding

Category: ⚐ ES+arquitectura+cultura abierta+reutilización+sostenibilidad+urbanismo

El diseño ganador del concurso “City of Dreams” de este año para un pabellón en Governors Island, creado por el estudio de Izaskun Chinchilla, será construido por y para la comunidad, y tú puedes formar parte de ella contribuyendo a su fianciación colectiva en Kickstarter.

La propuesta para este pabellón está pensada como espacio cubierto de encuentro donde unas 50 personas podrán reunirse, aprender sobre los programas de arte de la isla, participar en actividades y charlas y redescubrir el contexto histórico de Governors Island, Nueva York. El diseño toma el concepto y el modo de funcionamiento del crecimiento orgánico de ciertas estructuras naturales que tienen la capacidad de adaptarse al contexto y a las circunstancias del tiempo.

Recreación del futuro pabellón

Recreación del futuro pabellón

Siguiendo una lógica C2C (craddle to craddle, de la cuna a la cuna) los elementos utilizados en el pabellón son objetos reutilizados y reutilizables, y su propia exposición servirá además para promover, entre otros valores, el diseño sostenible y el uso de la bicicleta. En palabras del equipo:

Hemos considerado solo materiales con una producción amigable con el medio ambiente. Todas las piezas incluidas en este diseño pueden ser ya usadas antes de montar. Paraguas rotos, viejos taburetes, ruedas de bicicletas accidentadas, todos son útiles. Existen ya varias instituciones en NY reciclando bicicletas y mobiliario que pueden proveer de unidades usadas. […] Creemos que reutilizar elementos aislados es mucho más viable que reutilizar el pabellón al completo y también por eso nuestro diseño está formado por unidades más pequeñas autoportantes.

En el vídeo de arriba podéis ver ya un prototipo a escala real construido durante la segunda fase del concurso. Esta primera experiencia de construcción permitió no sólo el testeo y desarrollo de las técnicas constructivas, sino la elaboración de un detallado manual de instrucciones que permitirá su construcción por voluntarios y que convierte el propio diseño en algo abierto y reutilizable.

Prototipo del pabellón

Proceso de construcción bien documentado

Proceso de construcción bien documentado

Entre las recompensas del crowdfunding hay algunas más simbólicas y otras consistentes en diseños originales, relacionados con el pabellón, en forma de tarjetas, complementos y otros objetos.

Descubre más motivos para contribuir al proyecto

El resultado será una pequeña pero importante experiencia de diseño radicalmente sostenible, trabajo comunitario y aporte a la comunidad, que esperamos ver en breve en funcionamiento. Y también una experiencia más en el uso de la financiación colectiva a proyectos arquitectónicos o urbanos.

Comments: (0)

Ecómetro: convirtiendo el análisis ambiental en herramienta de diseño

Category: ⚐ ES+A+OS+noticias+sostenibilidad

Una de las presentaciones del proyecto - Foto: Javier Arce ecohack.org

Hace ya más de dos años, en una presentación de Think Commons a medio caballo entre lo presencial y lo telemático, un pequeño equipo (las revoluciones empiezan así) nos transmitía la enorme tarea que se habían propuesto acometer: poner medidas y puntos de control al escurridizo concepto de sostenibilidad para poder sujetarlo y manejarlo como una verdadera herramienta de diseño.

“Esto no es una presentación de la herramienta: es una apertura del proceso de participación”. Con estas palabras abría Iñaki Alonso de SATT un largo trabajo abierto, participativo e iterativo que está alcanzando un hito durante estas semanas con su presentación a financiación colectiva en la plataforma abierta de crowdfunding Goteo.

Pero, ¿qué es Ecómetro? ¿Por qué es relevante, por qué alguien querría contribuir a su desarrollo y formar parte de su comunidad?

Más allá del sello y la certificación: una herramienta

El nombre ya nos adelanta bastante de su contenido: Ecómetro es una herramienta de diseño sostenible para la edificación enfocada en la realización de un análisis ambiental riguroso y transparente de los proyectos, para lo cual se apoya en dos pilares metodológicos: la caracterización de lo local, y el análisis de ciclo de vida.

Para ello los integrantes del equipo promotor, junto una comunidad de expertos y usuarios, están desarrollando una aplicación basada en tecnología web que será capaz de informar sobre los aportes del proyecto en el plano ambiental, tanto desde el punto de vista de la generación de un hábitat saludable para las personas, como valorando la complejidad y transformaciones que se producen sobre el medio. Concretamente, la herramienta permite evaluar el proyecto, durante su desarrollo, en torno a cinco aspectos principales: entorno, diseño, agua, materiales y energía.

Comparativa del Ecómetro con otros sellos de certificación - Fuente: Ecómetro

Comparativa del Ecómetro con otros sellos de certificación – Fuente: Ecómetro

Aunque en el gráfico de arriba lo vemos comparado con distintos sellos y certificaciones, este “ecómetro” va más allá de todos ellos: no es aplicable sólo en una evaluación final sino además como una herramienta de trabajo, enfocada en la fase de diseño y toma de decisiones. Por ello, aunque está pensada para ser útil a muchos tipos de usuarios, son el promotor, el usuario y el proyectista quienes encontrarán en ella una ayuda fundamental para mejorar su proyecto.

La herramienta nos asiste, en una primera fase, con el mapa de aproximación, con el cual cartografiamos los elementos existentes que pueden influir en el impacto ambiental del edificio, obteniendo las claves desde la perspectiva local para trazar una buena estrategia ecológica en el desarrollo del proyecto. Todas las estrategias de diseño se trazan como respuesta a este mapa, con criterios de adaptación, restauración y protección, para conseguir en definitiva un sistema rico y estable.

Modelo de la ficha final que genera la herramienta - Fuente: Ecómetro

Modelo de la ficha final que genera la herramienta – Fuente: Ecómetro

En una segunda fase se emplea la metodología de análisis de ciclo de vida, que amplía este enfoque local y nos permite desengranar el origen y destino de los recursos que se van a utilizar, caracterizando los impactos que se van a dar a lo largo del ciclo de vida del edificio. Con este tipo de análisis podemos sistematizar y objetivar la obtención de información ambiental relativa a la edificación, asistiéndonos de manera neutral en la toma de decisiones durante los procesos de optimización, diseño y desarrollo, así como en la evaluación final de su impacto.

Abierta, open source, inclusiva

Existen multitud de herramientas de diseño y certificación para edificios con diferente alcance y metodologías. Lo que de verdad hace de Ecómetro un proyecto único es que adopta, desde su propio proceso de desarrollo, un enfoque diferenciador a través de lo abierto y lo libre, consciente del potencial que ofrece la transparencia en los modos de hacer.

Fue concebido con vocación inclusiva, tratando de servir a un amplio sector de población con diferentes necesidades,  admitiendo desde un nivel de acercamiento más cotidiano y comunicativo hasta otro más técnico, definido y detallado. Al ser online y gratuita, se convierte en una opción realista a la hora de valorar proyectos de pequeña envergadura o de carácter muy específico.

Ecómetro, herramienta online

Ecómetro, herramienta online y libre para el análisis ambiental

Más allá del impulso ideológico tras la filosofía del software libre, es precisamente el carácter abierto de Ecómetro el que le permite superar toda noción de “sello” cerrado, en la medida en que los indicadores que usa, las variables que mide y prácticamente cualquier parámetro, pueden ser definidos, pactados, adaptados y desarrollados por la comunidad. Nunca se va a quedar pequeño, o resultar inadecuado para cierto proyecto por la falta de alguna característica: el software que se va a liberar tras la campaña de crowdfunding puede ser visto como una base funcional sobre la que construir muchos otros “ecómetros” capaces de ayudar al diseño de diferentes tipologías, en distintos entornos legales, sociales o climáticos, y con distintos objetivos.

Taller sobre los indicadores a incluir en la herramienta - Fuente: Ecómetro

Taller sobre los indicadores a incluir en la herramienta – Fuente: Ecómetro

En un gran ejercicio de coherencia, todo el proceso se ha venido conformando a través de debates abiertos, con especial atención sobre la transparencia, y pensando en diferentes grados de implicación. Y a eso vamos:

Tú puedes formar parte de ello

Ahora mismo el proyecto se encuentra en la recta final de su campaña de crowdfunding, con un 122% del importe mínimo financiado y camino del importe óptimo, que de ser alcanzado les permitirá no sólo paquetizar y lanzar la versión estable de la aplicación para que cualquiera pueda instalarla en su servidor y personalizarla, sino además desarrollar funciones adicionales que mejorarán su usabilidad y adaptabilidad a distintos escenarios de uso.

En esta campaña cada persona o empresa puede contribuir según sus posibilidades y nivel de implicación. Para muchos el escalón de donación más interesante quizás sea el que nos da acceso a un curso sobre el uso de la herramienta y además nos convierte en miembros de la Asociación Ecómetro para apoyar el proyecto a largo plazo y seguir de cerca su desarrollo. Porque esa siempre es una opción: más allá de la campaña, el proceso seguirá abierto a la incorporación de personas interesadas en participar.

Estructura de trabajo - Fuente: Ecómetro

Estructura de trabajo – Fuente: Ecómetro

En la estructura de “capas de implicación” del proyecto hay muchas maneras de implicarse más allá de la contribución económica puntual. En la propia página en Goteo anuncian que están buscando traductores y testers, gente que quiera poner a prueba la herramienta con proyectos reales propios; y en el proceso pueden surgir muchas otras posibilidades de colaboración, ya sea en el desarrollo del software, en la definición de los parámetros e indicadores que definen su funcionamiento, o simplemente en la discusión y difusión del proyecto.

La campaña seguirá en marcha 11 días más, hasta finales de octubre. Os recomendamos echar un vistazo a las diferentes opciones de participación y aprovechar la oportunidad para conocer más de cerca uno de los proyectos de software libre para arquitectura más interesantes de los últimos años.

Campaña de Ecómetro en Goteo

Comments: (0)

GravityLight: Iluminación doméstica renovable… por gravedad

Category: ⚐ ES+arquitectura+diseño+sostenibilidad

GravityLight

GravityLight

Una lámpara barata y sostenible que funciona gracias a un peso, como un reloj de péndulo de los de antes, convirtiendo fuerza de la gravedad en luz. Esa es la propuesta de deciwatt.org, presentada el año pasado en IndieGoGo para su financiación colectiva.

Componentes de la GravityLight

Componentes de la GravityLight

La lámpara, equipada una luz LEDs de alto rendimiento, funciona gracias a un pequeño generador interno que convierte el lento movimiento de una cinta en electricidad de bajo voltaje.

Uno de los grandes conceptos tras este diseño es el aporte de energía de forma manual, sin requerir más instalaciones, y puntual, sin la necesidad de una acción continuada por parte del usuario. El esfuerzo para mantener el sistema funcionando es más que razonable: con el par de segundos que tardas en subir la pesa, tienes media hora de luz. La transformación de la energía es directa, sin baterías contaminantes que se puedan deteriorar y que haya que sustituir.

La lámpara en pruebas de uso real

La lámpara en pruebas de uso real

El diseño está pensado para hogares con pocos medios, de modo que tiene como premisas principales:

  • Ser asequible. El diseño está pensado para ser muy económico (menos de $5) y la campaña proponía donar la primera remesa de lámparas a familias de África y Asia para que las usaran en condiciones reales.
  • Proporcionar un nivel de iluminación muy básico, similar al de una llama de queroseno, a la que intenta sustituir. Esto permite disminuir los requerimientos técnicos y energéticos del producto.
  • No requerir más energía que la que pueda aportar mecánicamente cualquier persona, evitando el consumo de combustibles e incluso de energías renovables que requieran caras instalaciones con cables, baterías, transformadores, etc.

El diseño incluye unos bornes a los que se pueden conectar un par de lámparas auxiliares para distribuir mejor la luz.

Instalación de la GravityLight y las lámparas auxiliares

Instalación de la GravityLight y las lámparas auxiliares

Como curiosidad, durante el desarrollo han pulido pequeños detalles que convierten una buena idea en algo realmente funcional. Por ejemplo, los sacos de lastre cuelgan de la cinta por un lateral, de forma que apoyen el suelo ligeramente laeados y luego vayan cayendo lentamente de lado. De ese modo la luz no se apaga bruscamente al acabarse la “cuerda” sino que se va desvaneciendo a lo largo de un minuto, dando tiempo a acercarse y volverla a subir.

Lo interesante es que el éxito del proyecto se debe al enfoque de diseño “de mínimos” adoptado por sus creadores: toda la viabilidad económica y técnica de la lámpara es posible porque han sido modestamente prácticos en sus objetivos. La vocación del proyecto no era tener una fuente de luz potente y de alta tecnología funcionando por gravedad, sino tener una luz pequeña y muy asequible que pueda ser adoptada en millones de hogares de todo el mundo.

La GravityLight podría lograr durante las horas nocturnas lo que miles de botellas llenas de agua turbia están ya logrando durante el día en miles de viviendas infrailuminadas del mundo: proporcionar una fuente de luz modesta, barata, sostenible y autónoma.

GravityLight, camapaña en IndieGoGo
Fotos de las pruebas de campo de la GravityLight

Comments: (4)

Crowdfunding… ¿aplicado al desarrollo urbano?

Category: ⚐ ES+arquitectura+cultura abierta+espacio público+LCV+sostenibilidad+tecnologías+urbanismo

El boom del crowdfunding. Una idea nada nueva, con nuevos medios.

El crowdfunding o financiación colectiva (o en masa) es un concepto que viene de lejos y que se puede definir sin mucha complicación: consiste en la financiación de un proyecto a través de la suma de muchos aportes, generalmente de baja cuantía, frente al modelo del gran inversor. Por ello también se le conoce como micromecenazgo. Pero esa definición esconde muchas complejidades, como iremos viendo.

Las prácticas de préstamo o apoyo microfinanciero tienen un doble origen. Por un lado en la necesidad de las comunidades con recursos escasos de generar recursos de capital para desarrollar proyectos productivos o personales de sus miembros. Hay modalidades en distintos contextos culturales en las que los participantes generan un fondo general al que se tiene acceso por turno o sorteo, mientras que en otras variantes la financiación tiene lugar entre individuos (peer to peer). Por otro lado el crowdfunding se puede entender como un desarrollo de la tradición filantrópica, especialmente en países anglosajones con una fuerte tradición de la sociedad civil donde la donación constituye una forma de contribución a la mejora de la comunidad, una forma de lograr estatus para el donante y exenciones fiscales. En Estados Unidos la cultura de la donación es muy importante y a menudo supone el desarrollo de proyectos vitales para los sectores más desfavorecidos a los que las políticas del Estado no llegan o lo hacen de forma insuficiente. En este contexto es importante fijar el comienzo del crowdfunding con interés social o comunitario en una evolución natural en la que las nuevas tecnologías se convierten en una herramienta decisiva para atomizar el concepto de donación, a la vez que aproxima proyectos e iniciativas a la sociedad en general, que a menudo reacciona en relación a estímulos solidarios, identitarios o políticos.

Desde principios de los 2000 el microcrédito se fue acercando a las nuevas tecnologías, dando lugar a plataformas como Zopa, Prosper o Lending Club. Unos años después, le llegó el turno al crowdfunding propiamente dicho: cuando en 2009 apareció la primera plataforma online de este tipo, Kickstarter, se hizo rápidamente evidente que sus creadores habían dado, no sólo con un filón de negocio importante, sino con una forma de relacionar economía y cultura que iba a dar que hablar. A día de hoy no dejan de emerger nuevas plataformas en diferentes contextos y con distintas modalidades, a un ritmo cada vez más acelerado.

Con esto, era inevitable que tarde o temprano nos hiciéramos la primera pregunta que queremos abordar aquí:

¿Es posible aplicar la financiación colectiva a proyectos de transformación urbana, sean de arquitectura, de intervención en el espacio público o de diseño urbano? ¿Qué conseguiríamos con eso?

Parece lo mismo, pero no es igual.

Ante esta pregunta se ha generado un interesante debate, planteado tanto desde el punto de vista teórico como desde la práctica y el activismo.

Las primeras respuestas fueron directas y sin concesiones: probarlo. Poner una pieza de mobiliario urbano, un jardín comunitario y hasta una gran piscina experimental como +Pool, directamente en Kickstarter, metiéndolos en la categoría de diseño entre una pulsera y unos calcetines, y ver qué pasaba. Total, sólo es una diferencia de tamaño y cantidad, ¿no?

Plus pool en Kickstarter

¿Lo es, realmente? Alexandra Lange lo pone en duda en su artículo Against Kickstarter urbanism (Contra el urbanismo Kickstarter), en cuyo encabezado web se puede leer, entre líneas de código, que el título original era en realidad un menos contundente pero más ilustrativo “puedes kickstartear una cuchara comestible, pero no una ciudad”. El artículo, que también comentaba Bernardo Gutiérrez en su recientísimo post ¿Crowdfunding para ciudades?, está lleno de dudas más que razonables.

Una plataforma de financiación apta para un reloj no es una plataforma de financiación apta para una ciudad. Las expectaciones, los plazos y la comunidad relevante son salvajemente diferentes. […] La línea de tiempo de los proyectos urbanos, los permisos requeridos en la vida real y los enormes costes de construcción son muy poco adecuados para el enfoque de Kickstarter. […] Un parque va a requerir mucho más que 5€ y un “¡Buena idea!”.

Es cierto. Entre el dinámico vídeo de presentación o los atractivos renders iniciales y el proyecto acabado hay más distancia de la que muchos usuarios pueden percibir o entender en el momento de decidir si hacen o no su aportación. La complejidad real del proceso que un gran proyecto tiene detrás acaba dejando aquella página inicial de Kickstarter como un mero ejercicio de storytelling tan hueco como bien intencionado.

Propuestas como + Pool o LowLine tienen una cosa en común: muestran la evocadora imagen final de un proyecto muy ambicioso (imperativos del marketing), pero en realidad piden fondos para un primer paso realista y casi modesto: un prototipo a escala real de la solución constructiva a emplear. La visión y el plan de trabajo se confunden, provocando que un micromecenas poco atento caiga fácilmente en el error de obviar la distancia que hay entre ese primer prototipo (diez o veinte veces más costoso que la media de los diseños completos presentes en la misma plataforma) y el proyecto final construido y utilizable (a un nivel de presupuesto muchísimo mayor). Como dice Lange en su artículo, “el sueño consumible estaba a años y burocracias de distancia”.

Todo ese “lastre” no visible, en forma de trámites, procesos de diseño, requisitos, agentes implicados, dificultades técnicas, condiciones legales, apoyos o desconfianzas varias y demás elementos que un profesional de estas áreas conocerá bien pero que incluso él difícilmente podrá prever, es lo que Dan Hill de Sitra llama “materia oscura” y sitúa como uno de los temas a resolver por cualquier plataforma de crowdfunding que quiera aspirar a lanzar proyectos de gran escala.

Lange concluye su artículo con un decepcionado “todo lo que el formato [de Kickstarter] puede manejar son pequeñas piezas del puzzle, como gizmos [o gadgets]”. Pero como comentan en un artículo de Project for Public Spaces que responde en cierta manera al de Lange, esto puede ser también una oportunidad:

Las estrategias destinadas a dar vida al espacio público a corto plazo pueden ser una manera extraordinariamente efectiva de construir el soporte de la comunidad para proyectos más grandes.

Lo cual podemos reconocer como la base de muchos proyectos de urbanismo táctico que, a través de acciones ligeras de bajo perfil económico y pocos requerimientos burocráticos, han logrado despertar una comunidad a su alrededor. En el urbanismo táctico o en cualquier proceso de transformación urbana de estas características no se produce exclusivamente una intervención en el espacio o en la trama urbana. Los proyectos que se desarrollan de abajo a arriba (bottom-up) son procesos en los que a menudo se producen negociaciones, generación de conocimientos, nuevas narrativas sobre el espacio y la identidad del lugar y de sus habitantes. Todo ello constituye un valor añadido que a menudo supera en el tiempo la vida de la dimensión física de la intervención.

Las plataformas genéricas de crowdfunding han demostrado ser muy aptas para financiar y lanzar “dispositivos”, objetos o construcciones de pequeña escala, bajo coste y alta replicabilidad, que muchas veces tienen más potencial para transformador que otras infraestructuras de gran porte. Parece razonable incorporar esta particularidad, como un aprendizaje, en cualquier plataforma específica que esté por aparecer.

Aula Abierta Sevilla en Goteo


Pero… insistimos en ir a lo grande. ¿Qué plataformas necesitaremos?

Tras intentar usar una plataforma existente como Kickstarter (o Goteo, con proyectos como el Aula Abierta de Sevilla, o cualquier otra) y descubrir que no valen para todo por igual, los promotores inquietos con grandes proyectos entre manos vuelven su mirada hacia las propias plataformas: Si estas no nos valen, ¿cómo es la plataforma que vamos a necesitar?

Como respuesta a esa pregunta comienzan a aparecer webs más especializadas como Spacehive, una web de crowdfunding para proyectos de mejora de vecindarios, Civic Sponsor, que se define como una plataforma de financiación para proyectos públicos, o Ioby, para proyectos dirigidos a la mejora del entorno local. Sin embargo, éstas aún se parecen muchísimo  al modelo de Kickstarter y no incorporan los aspectos específicos de escala, tiempos, gestión, comunidad, etc. que acabamos de comentar.

Una plataforma que quiera resolver esa complejidad tiene que plantearse cada proyecto como un todo interrelacionado con problemas más generales que el de su financiación, como los referentes a la participación, al contexto, al apoyo y coordinación de los agentes implicados, al proceso de trabajo en sí, a los posibles conflictos con los cauces oficiales del planeamiento (la convivencia de ciudadanos e instituciones que comentaba Bernardo), etc.

Los proyectos, en una plataforma así, deberán estar compenetrados con una comunidad, o ayudar a crearla, en lugar de quedar exclusivamente sujetos a las vicisitudes del marketing como sucede muchas veces en el crowdfunding, donde “gana” el que tiene el vídeo más llamativo, o más amigos, o el que mejor ha sabido contar su historia.

Y por si fueran pocos requerimientos, las plataformas digitales plantean dudas relacionadas con la brecha digital: ¿Cómo resolver la relación entre entre la comunidad local, del lugar, y la global, de las redes sociales? ¿Cómo hacer llegar este proceso y estas herramientas a la gente que no está en la red? ¿Cómo hacer transparente en el espacio físico lo que sucede en el digital, y viceversa?

¿Hay algún proyecto que esté abordando este desafío a día de hoy? Podemos encontrar varios, incluyendo los mencionados más arriba que están en constante evolución, aprendiendo de sí mismos. Uno de los que más claramente están abordando este proceso de diseño de nuevas plataformas es Brickstarter.

Hablábamos antes de Dan Hill y el concepto de materia oscura. Pues bien, este es sólo uno de los muchos aspectos que desde Brickstarter, del cual él forma parte, se están replanteando. Frente al enfoque más bien inmediato de proyectos como Spacehive, éstos han optado por abstraerse de lo que actualmente se entiende por plataforma de crowdfunding y tratar de dar forma a algo nuevo que integre los diferentes aspectos mencionados. Su blog es una inspiradora colección -de lectura recomendable- de profundas entrevistas y detallados análisis claramente dirigidos a extraer conocimiento del estudio de casos.

Para hacernos una idea rápida (aunque parcial) de por dónde van sus planteamientos, basta con que nos fijemos en uno de los bocetos preliminares que, en un buen ejercicio de transparencia, han publicado en el blog:

Brickstarter sketch

Esto ya no se parece tanto a Kickstarter, ¿verdad? Aparecen un buen montón de conceptos nuevos: escala, tiempos, valor, agentes de varios tipos (promotores, partidarios, patrocinadores), una clara diferencia entre el estado de financiación, de apoyos y de aprobación o permisos, un seguimiento de problemas, debates, algo que parece un feed local, etc. Este boceto tiene una profundidad de planteamientos y una complejidad detrás que ya parecen más acordes con el tema. Y sólo es un esbozo muy preliminar de una futurible plataforma online, que con toda seguridad es (o idealmente debería ser) sólo una parte del plan de trabajo de Brickstarter.

Para acabar este artículo dando pie a nuevas reflexiones os dejamos, como propuesta no cerrada, una serie de planteamientos que pensamos que deberían tratar de incorporar las plataformas de crowdfunding centradas en proyectos públicos y desarrollo urbano:

  • Mostrar todo el proceso y sus implicaciones, incluida la “materia oscura”.
  • Permitir empezar desde la pequeña escala, valorando el potencial de los dispositivos “low-” y el enfoque del urbanismo táctico para dar pie a proyectos mayores.
  • Aportar y visualizar un valor de retorno en cada paso del proceso, tras cada ciclo convocatoria-desarrollo-logro.
  • Cambiar el enfoque de la plataforma, desde una simple financiación colectiva hacia un “qué necesitamos para que esto suceda”, en el que se incluya la entrada de acciones y recursos distintos del simple aporte de dinero, como ya sucede en Goteo o en Civic Crowd.
  • Combinar el anterior con un enfoque de “gestión integral del proyecto”, del que la financiación colectiva (o mixta entre lo colectivo y lo institucional) sea sólo una parte.
  • Plantear esa plataforma como una base ligera sobre la que añadir diferentes “herramientas” de gestión, de forma que sea adaptable a proyectos más o menos complejos sin abrumar al usuario.
  • Asumir que la plataforma no lo es todo, y que hay toda una serie de canales, medios o espacios que tendrán que ser tenidos en cuenta y coordinados entre sí.
  • Aceptar que estamos al comienzo de un camino, un camino que se hará al andar.

 

Este artículo es fruto de una colaboración entre Andrés Walliser (@andreswalliser), desde Nueva York, y Jorge Toledo (@eldelacajita), desde Madrid, a través de Ecosistema Urbano (@ecosistema), para el blog de La Ciudad Viva.

Ver artículo original

P.D. de Jorge: Esta entrega sobre el tema iba a terminar aquí, pero en el momento de su publicación sucedió algo que bien merecía extenderse un poco más. Andrés y yo teníamos muchas ganas de escribir acerca de esto porque de alguna manera se percibe como un tema que “está en el aire”, que está en el aire con tal densidad que llega al “punto de condensación”. Y es que como los cazanieblas, parece ser que las redes en que nos movemos contribuyen a condensar las ideas y las hacen fluir hacia la corriente (en inglés, tal cual: stream) de la conversación colectiva. Tres días antes de la publicación original de este artículo, y con este todavía en sus huesos, Bernardo Gutiérrez publicó su artículo ¿Crowdfunding para ciudades?. Dos días después, la red seguía goteando: cuando me disponía a rematar y publicar el artículo, me llegó de pronto una inesperada invitación desde Think Commons a un hangout, una sesión de videochat online. Un timing de primera. Al entrar me encontré a Carlos Cámara, Ferrán Reyes y Domenico di Siena en pleno debate sobre… sí, este mismo tema. De modo que no he pude menos que incorporar este texto a la conversación, y viceversa.

Aquí tenéis un vídeo, fruto de ese momento de serendipia, que es casi la versión audiovisual de este artículo. Os lo recomiendo porque aborda algunos de los puntos clave comentados en este artículo, y unos cuantos más que no tienen desperdicio y que entrarán con seguridad en alguno próximo.

Hangout sobre co-financiación de las ciudades

Para los más impacientes: alrededor del minuto 19′, la conversación, inicialmente errática, enlaza de forma natural con el tema del crowdfunding, y hacia el minuto 37′ es cuando me incorporo y comenzamos a conectar con lo comentado en este artículo.

Comment: (1)

Verkami: plataforma de crowdfunding para creadores independientes

Category: ⚐ ES+creatividad

Verkami es una plataforma de micromecenazgo para creadores independientes.
El crowdfunding es una forma directa de financiar proyectos con la suma de aportaciones individuales. Verkami se dirige a creadores independientes que buscan financiación para materializar sus ideas. Su público, convertido en mecenas, recibe recompensas exclusivas a cambio de sus aportaciones. 

Verkami es un proyecto que nace en Mataró de la iniciativa privada de un padre y dos hijos:  un biólogo, un historiador del arte y un físico, que unidos por  la pasión por la creatividad, el arte y la investigación deciden poner en marcha esta página y poder contribuir a hacer realidad proyectos.

Lee más sobre verkami o echa un vistazo a los proyectos.