Comments: (0)

EU SUMMER playlist, para animar el verano

Category : eu:live + ⚐ ES

fachadaecosistema-spoti

Ecosistema Urbano tiene una banda sonora que se rehace casi cada mes, pero como a veces se nos agota la inspiración musical, hemos decidido abrir una lista colaborativa e invitaros a todos, desde vuestras casas, estudios y coworkings, a compartir “hilo musical” con nosotros.

EU SUMMER 14 en Spotify

Tiene un poco de lo que nos gusta oir últimamente, y esperamos que la llenéis de ideas musicales nuevas, fresquitas y veraniegas.

Comments: (0)

GravityLight: Iluminación doméstica renovable… por gravedad

Category : arquitectura + diseño + sostenibilidad + ⚐ ES

GravityLight

GravityLight

Una lámpara barata y sostenible que funciona gracias a un peso, como un reloj de péndulo de los de antes, convirtiendo fuerza de la gravedad en luz. Esa es la propuesta de deciwatt.org, presentada el año pasado en IndieGoGo para su financiación colectiva.

Componentes de la GravityLight

Componentes de la GravityLight

La lámpara, equipada una luz LEDs de alto rendimiento, funciona gracias a un pequeño generador interno que convierte el lento movimiento de una cinta en electricidad de bajo voltaje.

Uno de los grandes conceptos tras este diseño es el aporte de energía de forma manual, sin requerir más instalaciones, y puntual, sin la necesidad de una acción continuada por parte del usuario. El esfuerzo para mantener el sistema funcionando es más que razonable: con el par de segundos que tardas en subir la pesa, tienes media hora de luz. La transformación de la energía es directa, sin baterías contaminantes que se puedan deteriorar y que haya que sustituir.

La lámpara en pruebas de uso real

La lámpara en pruebas de uso real

El diseño está pensado para hogares con pocos medios, de modo que tiene como premisas principales:

  • Ser asequible. El diseño está pensado para ser muy económico (menos de $5) y la campaña proponía donar la primera remesa de lámparas a familias de África y Asia para que las usaran en condiciones reales.
  • Proporcionar un nivel de iluminación muy básico, similar al de una llama de queroseno, a la que intenta sustituir. Esto permite disminuir los requerimientos técnicos y energéticos del producto.
  • No requerir más energía que la que pueda aportar mecánicamente cualquier persona, evitando el consumo de combustibles e incluso de energías renovables que requieran caras instalaciones con cables, baterías, transformadores, etc.

El diseño incluye unos bornes a los que se pueden conectar un par de lámparas auxiliares para distribuir mejor la luz.

Instalación de la GravityLight y las lámparas auxiliares

Instalación de la GravityLight y las lámparas auxiliares

Como curiosidad, durante el desarrollo han pulido pequeños detalles que convierten una buena idea en algo realmente funcional. Por ejemplo, los sacos de lastre cuelgan de la cinta por un lateral, de forma que apoyen el suelo ligeramente laeados y luego vayan cayendo lentamente de lado. De ese modo la luz no se apaga bruscamente al acabarse la “cuerda” sino que se va desvaneciendo a lo largo de un minuto, dando tiempo a acercarse y volverla a subir.

Lo interesante es que el éxito del proyecto se debe al enfoque de diseño “de mínimos” adoptado por sus creadores: toda la viabilidad económica y técnica de la lámpara es posible porque han sido modestamente prácticos en sus objetivos. La vocación del proyecto no era tener una fuente de luz potente y de alta tecnología funcionando por gravedad, sino tener una luz pequeña y muy asequible que pueda ser adoptada en millones de hogares de todo el mundo.

La GravityLight podría lograr durante las horas nocturnas lo que miles de botellas llenas de agua turbia están ya logrando durante el día en miles de viviendas infrailuminadas del mundo: proporcionar una fuente de luz modesta, barata, sostenible y autónoma.

GravityLight, camapaña en IndieGoGo
Fotos de las pruebas de campo de la GravityLight

Comments: (0)

#networkedurbanism: Bicycle Culture

Category : networkedurbanism + ⚐ EN

networkedurbanism_bike_654

Earlier this year we introduced to you #networkedurbanism. Now that the “studio report” book is almost ready, we are publishing a series of posts showing some of the projects that the students have developed during the 2010, 2012, and 2013 studios at the GSD.

Here at ecosistema urbano we often talk about urban biking (e.g. here, here) and we are also developing our own ideas to improve both cyclists life and urban quality, like in Get a Bike; but bicycle culture is a growing trend also in the United States (a nice infographic here) and #networkedurbanism students have explored different aspects of it. Biking and urbanism share much more than just cycle lanes; a student used the bike as a personal air quality monitor device; another one developed a device to map road conditions and draw cyclist-targeted maps; a third one focused on the problem of the increasing number of bike thefts.

Comments: (0)

Verano con niños en Madrid | eu:KIDS

Category : eu:kids + ⚐ ES

verano-cercedilla-654

Coincidiendo lo que ya parece que es la llegada del calor, y el muy temido por los padres “final del cole”, os sugerimos varios planes para hacer con niños en Madrid.

Comments: (0)

Intrusos gigantes en nuestras ciudades

Category : urbact + urbanismo + ⚐ ES

Entre conferencia y conferencia, de una ciudad europea a otra, Iván Tosics ha ido encontrándose una y otra vez con una especie cada vez más abundante de gigantes: enormes carteles publicitarios que esconden edificios enteros. Esta es la historia de Iván cazando a esos monstruos urbanos, cámara en mano, por ciudades como Varsovia, Cracovia, Bucarest o Budapest, y averiguando lo que hay detrás –a veces literalmente– de ellos.

En Octubre 2011 fui invitado a un congreso europeo en Varsovia. Los organizadores reservaron una habitación en el hotel Metropol situado en el centro. Al llegar por la noche saqué la primera foto, en la que se puede ver un póster gigante iluminado con cuatro chicas vestidas a la última. A pesar de que la foto es bastante oscura, podéis reconocer el hotel detrás del póster: este anuncio de moda tapaba ocho pisos de su fachada.

Illu1

Mi habitación estaba en el quinto piso, cerca de la esquina, debajo del codo de la chica de la derecha. Saqué la segunda foto a la mañana siguiente desde mi cuarto: fuera el sol estaba brillando, pero desde mi ventana penas se podía ver algo a través de la espesa tela del póster.

Comments: (0)

Una guía aumentada para recorrer la ciudad en bicicleta | BikeLine al detalle

Category : bikeline + movilidad + tecnologías + urban social design + ⚐ ES

Ir en bici, en un mundo de coches, es para locos o valientes. ¿O no? - Foto por Elvert Barnes

Ir en bici, en un mundo de coches, es para locos o valientes. ¿O no? – Foto por Elvert Barnes – clic para ver original

¿Cómo podemos impulsar el uso de la bicicleta en la ciudad? Esta cuestión se ha abordado de muchas maneras distintas, generalmente desde la mejora de las infraestructuras, la regulación, la seguridad y la educación. Sin embargo, echamos en falta proyectos que, a escala de ciudad, trabajen directamente por hacer el ciclismo urbano más visible y tan atractivo como puede llegar a ser, mostrando la bicicleta como un modo de moverse por la ciudad económico, versátil y flexible, ágil o tranquilo según queramos, con la posibilidad inmediata de parar a hablar con alguien conocido o hacer la compra el comercio local…

La agilidad de la bicicleta: parar a hacer un recado en cualquier punto de tu camino - Foto por acme08 en Flickr

La agilidad de la bicicleta: parar a hacer un recado en cualquier punto de tu camino – Foto por acme08 – clic para ver original

En ese sentido, el factor cool que la bicicleta está adquiriendo últimamente está ayudando, más que muchos planes de movilidad, a sacarla del nicho del activismo y normalizarla a nivel cultural, como parte de un estilo de vida.

Sin embargo, ¿se puede hacer algo más? ¿Podemos aunar todos esos esfuerzos bajo una propuesta integradora y llegar un poco más allá?

Mejorado la “experiencia de usuario”

Recuerdo mi primera y alocada incursión en bicicleta al centro de Madrid. Tras diez años pedaleando a diario por una ciudad como Alicante, más pequeña pero casi igual de salvaje en cuanto a tráfico, me sentía más que preparado para ello. Dado mi escaso conocimiento de la ciudad, y con el fin de evitar perderme demasiado, decidí seguir las calles conocidas, que venían a ser las que cualquier turista conoce, o las que destacan más sobre el plano.

Así fue como me encontré pedaleando, a todo lo que me daban las piernas, por el carril central de la Gran Vía, cuesta arriba, en hora punta, con taxis y autobuses rugiendo por la derecha y el resto de coches presionándome por todos lados. Ni que decir tiene que me batí en retirada por el tercer paso de cebra con el que me crucé, y en adelante me pensé mejor la ruta a seguir. No quería repetir aquel error, pero tenía por delante una pregunta por responder: ¿Cómo se mueve uno por esta ciudad?

Disculpe, ¿cómo... ? - Foto por Marc van Woudenberg

Disculpe, ¿cómo… ? – foto por Marc van Woudenberg – clic para ver original

Da igual que tengas años de experiencia sobre dos ruedas o que te acabes de lanzar, animado por alguna de las muchas bondades de la bici urbana: cada ciudad desconocida supone comenzar de nuevo. Todas se diferencian por el tipo de tráfico, su configuración, su orografía o su cultura.

Sin embargo, por distintas que sean, todas las ciudades tienen algo en común, y es que según cómo las recorras, pueden convertirse en una pesadilla o en un placentero paseo. De nuevo, la pregunta: ¿Cómo se mueve uno por esta ciudad?

El problema de las rutas ciclistas

La primera respuesta es evidente: siguiendo rutas ciclistas, generalmente compuestas por una combinación más o menos inconexa de carriles bici, ciclocalles y otras soluciones. Sin embargo, esas rutas pueden ser escasas y difíciles de hallar, e incluso el encuentro con una de ellas es una experiencia confusa. ¿Cómo sabes si te va a llevar a donde tú quieres? ¿Y si tiene puntos peligrosos o discontinuidades? ¿Es una ruta realmente pensada para vivir la ciudad desde la bici o un apaño que no me va a ayudar nada?

El terror del ciclista urbano: carril bici a ninguna parte - foto por José María Mateo

El terror del ciclista urbano: carril bici a ninguna parte – foto por José María Mateo – clic para ver original

El problema, algo menor, de los planos

La segunda respuesta es igual de obvia y complementa a la anterior: usando un plano y buscando tu propia ruta. En mi caso, la cosa comenzó a aclararse cuando descubrí el Plano de Calles Tranquilas de Madrid. Un día decidí seguir sus líneas y me encontré atravesando de punta a punta una ciudad que no parecía la misma: tranquila, con poco tráfico y con ambiente de barrio.

Sin embargo, consultar un plano sigue siendo engorroso, y mucho menos cómodo que simplemente seguir una ruta adecuadamente señalizada por la ciudad. Tienes que memorizarlo y pararte a consultarlo cuando te olvidas. En el mejor de los casos, lo puedes llevar en el móvil y seguir tu ruta con ayuda del GPS. Aun entonces, lo que pone en el plano y lo que ves en la calle son cosas distintas. Hay rutas digitales que no están señalizadas en la calle, o viceversa.

Además, suelen ser planos meramente circulatorios, que omiten toda actividad cultural, social o comercial de la ciudad. Sin embargo, la experiencia de ir en bicicleta es algo completamente distinto: su velocidad y maniobrabilidad hacen que sea idónea, no sólo para ir de A a B, sino para hacerlo pasando por C, F, J y X, descubriendo todo lo que la ciudad tiene que ofrecer y disfrutándolo en cualquier punto del camino.

Así pues, construyendo sobre estos antecedentes: ¿cómo podríamos mejorar la experiencia de ir en bici por la ciudad?

BikeLine, una solución posible

¿Y si combináramos lo mejor de las rutas señalizadas y de los planos, conectando claramente las guías físicas y las digitales? BikeLine fue concebida precisamente con esa idea en mente: combinar rutas físicas, fáciles de ver y seguir, con información digital sobre su procedencia, destino, estado o actividad cercana. Apoyarnos en la claridad y obviedad de unas señales pintadas en el suelo, y en el potencial informativo e interactivo del contenido de una pantalla.

bikeline - imagen de concepto

BikeLine: recreación conceptual

Intentamos imaginar una nueva forma de ayudar a los ciudadanos que usan la bici a sacar partido de sus ciudades. Las “líneas bici aumentadas” son pistas visuales continuas, simples y llamativas que guían al ciclista a lo largo de itinerarios seguros e interesantes. Su presencia y diseño anuncian, además, que existe otra capa de información en la que se desarrolla su auténtico potencial: una aplicación móvil que detecta la línea que estás siguiendo y muestra una “línea digital” equivalente que añade información relevante, actualizada y especialmente pensada para el que va en bicicleta.

BikeLine: esquema de concepto

BikeLine: esquema de concepto

De ese modo, la ciudad puede proporcionar respuestas rápidas a las dudas más comunes de un ciclista urbano:

— ¿Cómo puedo llegar de forma fácil y segura a… ?
— Y ahora, ¿por dónde sigo?
— Genial, he encontrado un carril bici, pero… ¿a dónde lleva?
— ¿Encontraré un buen sitio para aparcar la bici?
— Oh, no, un pinchazo… ¿Dónde puedo encontrar un taller de bicis?

El sistema está pensado para ayudar a descubrir el entorno urbano desde la bici, poniendo en el manillar todo un nuevo campo de posibilidades de interacción con actividades culturales, comercios locales y otros ciclistas, permitiendo, no sólo conocer, sino también disfrutar del camino a través de la ciudad.

Os contamos cómo imaginamos que podría funcionar, apoyándonos en el primer diseño que hicimos, premiado el pasado año en el concurso Get a Bike de Oslo, y cuya viabilidad esperamos poder ir comprobando y desarrollando.

Las líneas físicas

Existen bastantes aplicaciones móviles para seguir rutas por la ciudad. Lo que no hemos visto son señales que avisen de que esas rutas, o esas aplicaciones, existen. Señales que al ser claramente visibles para cualquiera, atraigan la atención, diciendo “aquí hay algo que puede ayudarte” o “cuidado, por esta ruta van ciclistas” o “¿por qué no te animas a descubrir tu ciudad desde la bici?”.

¿Por qué usar una línea? Una la línea es una forma rotundamente reconocible de señalizar una ruta. Da igual que esa ruta pase por un carril bici, por un espacio compartido con peatones o por un carril de la calzada, o que cambie de uno a otro. La línea puede girar, bajar o subir, cambiar de pavimento o de carril y seguir expresando una idea de continuidad a través de la ciudad.

La línea como guía en diferentes situaciones

La línea como guía en diferentes situaciones

Una línea puede cambiar de grosor, de color, y volverse discontinua o punteada para indicar seguridad, atención, preferencia, peligro, proximidad de un cruce, variación de la velocidad…

Color, tipo de trazo y grosor como indicadores superpuestos

Color, tipo de trazo y grosor como indicadores superpuestos

Una línea, además, es más económica de pintar y mantener que dos, o que una franja más ancha. Puede cualificar una vía sin ocuparla del todo, y sin suponer un cambio de pavimento.

Las líneas digitales

Las “líneas digitales” se visualizan a través de la aplicación móvil, en sincronía con las del suelo. Ponen servicios e información específica a disposición del que se mueve en bicicleta, suponiendo a la vez una ayuda y un aliciente para animarse a pedalear. Anuncian la presencia de talleres, de lugares donde aparcar, de comercios locales con ofertas especiales para ciclistas, de espacios de descanso, de equipamientos culturales…

El usuario puede revisar las líneas en parado, visualizándolas en un mapa de la ciudad o recorriéndolas para ver en detalle su contenido. Una vez en marcha, la aplicación detecta la línea que se está siguiendo y va proporcionando información de forma sintética, mostrando en la pantalla gráficos fácilmente reconocibles cuando hay información complementaria que mostrar y eventualmente ayudándose de sonidos para avisar sin distraer más de lo necesario la mirada del ciclista.

Líneas digitales sobre las físicas

Líneas digitales sobre las físicas – clic para ampliar

Su conexión con la actividad local, incluyendo la comercial, hace que el sistema tenga un gran potencial para integrar iniciativas ciudadanas u oficiales, públicas o privadas, individuales o colectivas, haciendo que esas simples líneas trazadas sobre la ciudad puedan convertirse en ejes de revitalización urbana a una escala más humana: la escala de la bicicleta. Abre interesantes posibilidades de uso, financiación y colaboración entre agentes no necesariamente relacionados con la movilidad pero sí con un modo de vida urbano en el que la bicicleta puede jugar un papel importante.

¿Realmente tenemos que seguir una línea?

Nos hemos hecho esa pregunta bastantes veces. La respuesta es sí… o no. Lo más hermoso de la bicicleta es que te permite salirte de la ruta, cambiar bruscamente de planes, improvisar, explorar. Y no podemos renunciar a eso.

Las rutas que imaginamos no serían exclusivas ni obligatorias. Tampoco serían inmutables. Un recorrido pintado puede renovarse, o perderse por el desgaste y aparecer en otra ubicación. Podrían ser incluso temporales, pensadas para desaparecer al cabo de un tiempo. El propio uso que los ciudadanos hicieran de cada ruta, recogido a través de la aplicación o de otros canales de participación, serviría para redefinir y adaptar esa infraestructura ciclista ligera.

Pero pensamos que sería importante que estuvieran ahí como un indicador de la presencia de la bici, de la existencia de una ruta amable y una capa de información añadida. Como una guía a partir de la cual aprender a moverse por la ciudad, cada uno a su manera. Como una serie de lugares conocidos desde los que explorar lo desconocido.

¿Cuándo y dónde?

Todo esto no pasa de ser una propuesta. Una propuesta que hicimos para Oslo (con bastante buena recepción) pero que pensamos que puede interesar a otras ciudades, teniendo bastante potencial para ser desarrollada en colaboración entre varias.

Hay aspectos que hacen de éste un proyecto complejo de llevar a cabo. No es tan “sencillo” como desarrollar una aplicación independiente e invitar a la gente a usarla. Hay que trabajar cumpliendo complejos reglamentos, ajustándose a acuerdos y haciendo todo ello económicamente sostenible. Hacerlo bien implicará poner en contacto y de acuerdo a muchos agentes de la ciudad… como, por otro lado, debería suceder con cualquier nueva infraestructura.

Sin embargo, también es bastante escalable. Se puede poner a prueba con una inversión relativamente baja, e ir mejorándolo progresivamente, de prototipo en prototipo. Sobre la marcha se pueden renegociar los trazados de las líneas y modificar las funciones de la aplicación. Y si nada de eso se lleva a cabo servirá, como mínimo, para sugerir otro acercamiento posible a la bicicleta como transporte, como experiencia urbana y como estilo de vida, y que se siga hablando de ella.

Así que… ¿por qué no intentarlo?

Evalúa BikeLineActualmente estamos presentando la idea a una convocatoria de propuestas de la que podríamos obtener apoyo para desarrollar más el concepto y su plan de viabilidad. Si os parece que la idea es interesante y creéis que valdría la pena explorarla un poco más podéis apoyarnos, tras un rápido registro, valorando tres aspectos: relevancia, adecuación y viabilidad.

Valora el proyecto Bikeline

En la plataforma hay subidas, junto a esta, muchísimas otras iniciativas que merece la pena revisar. Os animamos a registraros y valorar las que más os llamen la atención.

Para más detalles podéis descargar en PDF un panel que explica la propuesta: BikeLine por Ecosistema Urbano (139).

 

¿Y a vosotros, qué os parece? Estamos deseando conocer vuestras opiniones y seguir debatiendo y pensando sobre cómo podemos mejorar la experiencia de ir en bicicleta por la ciudad.

Comments: (0)

Cosas que una ciudad puede aprender en red y aplicar a nivel local | URBACT junio 2014

Category : urbact + urbanismo + ⚐ ES

Mayores en Údine

Esta vez os presentamos dos ejemplos de colaboración vividos por dos ciudades, Basingstoke y Údine, que están actualmente participando en redes piloto para experimentar la mejor manera de realizar la transferencia de conocimiento de lo aprendido en las redes URBACT, así como la implementación de planes de acción que el programa propone como herramienta de planificación.

Ver el recopilatorio de URBACT en español – Junio de 2014

Comments: (0)

Looking for love again | A creative community project in Alaska

Category : placemaking + urbanism + ⚐ EN

‘Looking for Love Again’ is a community development project implemented by the Taiwanese American artist Candy Chang who was invited on 2011 by the Alaska Design Forum to create a public art project on the tallest building in Fairbanks city. The Polaris Building, a landmark of downtown Fairbanks, was during the past an apartment complex, then a hotel, and now it has been abandoned for more than a decade.

Comments: (0)

Datea: we are all “dateros” l Social Toolbox

Category : social toolbox + ⚐ EN

Screenshot of the homepage, datea.pe

Screenshot of the homepage, datea.pe

Website: www.datea.pe
Types: Platform
Topics: Urban issues in general | Mobility and accessibility | Public spaces


Datea, previously known as Todos somos dateros, is a public digital platform, which fosters citizens’ participation in the definition of problems and proposals for the improvement of Lima’s living conditions.

It is an independent project, developed by and from the civil society, and one of the first and more singular ones of its kind. It was born in 2010 thanks to a citizens’ initiative, and it was developed by the social enterprise La Factura in collaboration with Ciudad Nuestra.

The Datea project responds to the context of transformation that the city of Lima is living. Like many other capital cities Lima is facing urban transportation problems due to an excessive use of cars and unsustainable activities of informal transportation businesses, with consequent congestion and pollution. The platform applies relatively recent information technologies which, combined with campaigns in public spaces, create an innovative channel for participation.

Comments: (5)

Metrominuto: un “plano del metro” peatonal para Pontevedra

Category : hallazgos + movilidad + sostenibilidad + urbanismo + ⚐ ES

Metrominuto Pontevedra

Metrominuto Pontevedra

Os dejamos una preciosidad que descubrimos hace algún tiempo a través de Ciudad Observatorio: un plano pensado para visualizar diferentes rutas a pie por la ciudad de Pontevedra. Como explican muy acertadamente en el post original:

Un plano que parece un plano de metro, pero no lo es… En Pontevedra han diseñado este este esquema cogiendo la estética tan reconocida de este transporte para realizar el Metrominuto, o lo que viene a ser un plano con las distancia peatonales y tiempo que se tarda en recorrerlas.

En este caso se ha escogido la plaza Peregrina como Km 0 y a partir de ahí surgen los recorridos a diferentes lugares de interés como pueden ser hospitales, supermercados, la universidad o las estaciones. También indican los parques, espacios peatonales y sendas.

Para el Metrominuto, dentro del proyecto Pontevedra Mobilidade, la velocidad que se ha cogido es la de 4Km/h, y ya ha sido premiado con el premio europeo de la movilidad o premio Intermodes por considerarse el primer mapa de transporte pedestre de Europa. A esto se le suma una serie de indicaciones por la ciudad con las direcciones, las distancias y los tiempos.

Aunque es cierto que no es la primera ciudad donde se indican con señalizaciones el tiempo y la distancia que tardas en realizar un recorrido de forma peatonal, el hecho de que se haya realizado un plano de ello y que además se haya cogido como referente otro medio de transporte, eleva a la categoría de transporte urbano el ir andando, algo que ni se suele hacer ni se suele tener en cuenta para el diseño del espacio en las ciudades.

No estamos muy seguros de si será fácil orientarse con él si no conoces la ciudad. Pero sí que da una medida clarísima de su “caminabilidad”, y para los residentes que sí conozcan los lugares y la forma aproximada de llegar a ellos, puede suponer un gran aliciente para decidirse a ir caminando, especialmente en una ciudad tan peatonalizada y que puedes cruzar en media hora.

De momento parece que ha sentado un precedente y la idea se está empezando a extender de forma extraoficial en otras ciudades. ¡Enhorabuena al Concello de Pontevedra por esta iniciativa!

Página oficial: Metrominuto
Via Ciudad Observatorio