Comment: (1)

placemaking | Collectif etc

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design+video

“Our projects are optimistic, open and focused on the spontaneous population of the city”
– Collectif etc

Following our last week’s post on Place au Changement, and still in the frame of our placemaking series, we were curious to meet with collectif etc. From the other side of the Pyrenees, we managed to contact them on their Détour de France, so they could share some impressions about their experience in Saint-Etienne, and ideas about placemaking.

placemaking | Collectif etc from ecosistemaurbano on Vimeo.

The Détour de France

Since October 2011, collectif etc has started a Détour de France, a trip around France to meet different makers of the city – inhabitants, associations, professionals, institutions – who seek for alternative ways and models of generating the urban fabric.

“The making of the city formerly follows complex and vertical processes, according to a hierarchy often excluding the population concerned. Public urban projects tend to remain in the professional field of architects, consultants and clients (often local or national administrations) and to generate isolated solutions from the community’s real needs.
In response to this gap, new participatory processes are emerging in various cities in France, aiming to involve the population in building their own living environment. We are off to meet the actors behind these initiatives, and work with them in the social making of the city.”

The itinerary was initially based on the collective’s established contacts, yet it remains flexible to any potential opportunity along the way. Until august 2012, Collectif etc will be pedaling, meeting, sharing, creating, building, tinkering and designing, adding the preferred co- prefix according to the different people they encounter on the way.

Two objectives in mind:
1. make a census and build a network of the different actors involved in a social making of the city
2. collaborate with them along the trip on interventions in public space

For french speaking readers, you can follow their progression on their blog, and we recommend you read the full description of the project here.

Active since September 2009, Collectif etc is a combination of sparking energy, innovative dynamics, social engagement, creative experimentation and human interactions. Their practice materialises in various forms – built structures, ephemeral interventions, urban furniture, workshops and debates –  where the common key is about generating a process, and building a community. Their projects take root in the existing climates of exchange and creation, grow from collective action and intelligence, and catalyse the existing dynamics of the community into the design of their living environment.

In short, a breath of fresh air in the scope of city related professionals. You can be sure to here from them again.

Comment: (1)

placemaking | Place au changement

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design

Place au Changement is a co-constructed square and a placemaking process conducted by collectif etc, to create the Giant’s square, a self-managed temporary public space in Saint-Etienne.

Saint Etienne, Châteaucreux. Since 2008, the district entered a long-term process of urban transformation, a process of destruction, reconstruction, renovation, a process where different mutation stages and time-spaces side and cohabit, often leaving voids pending for weeks, months, sometimes years. And why not include these urban gaps in the process? Why not take advantage of change to colonize rather than procastrinate? Such were the questions carried out by the EPASE (Etablissement Public d’Aménagement de Saint Etienne) when announcing the competition “Défrichez-la” – literally suggesting “Clear it” – to temporarily occupy plot 58, at the crossroads of Ferdinand and Cugnot streets.

Place au changement was collectif etc’s response, to design both a square and a participation process. The name itself plays on two layered meanings: the square Of change and the process to Give way to change. The first intention, to reflect the on-going mutations in the neighborhood and remind the square’s temporary condition, was to design the square as a transitional step of its future outcome: on the ground, the imaginary plan of a future apartments building meant to replace plot 58, and on the surrounding wall, its corresponding section. And second, to design a process involving the citizens both in building the proper square and its identity as a public space.

“Make yourself a square !”. The familiar DIY tag line came out as a call for participation while launching the communication warm-up strategy, first step to pave the way for the upcoming event. Following their success in March 2011, collectif etc, along with two graphists – Bérangère Magaud and Léatitia Cordier – initiated the process by making public presentations of the project in local council assemblies, organizing meetings with the concerned political actors, contacting local associations, social centers and foster cares, negotiating with different city services the maintenance of the building site and its subsequent public space, and opening a blog to keep daily track of the project’s evolution, in order to spread the news in the greatest number of circles.

On 14 July, the building site opened to public participation. To involve the local inhabitants in the construction process, the work was organised in three thematic workshops, aiming to target people according to their own field of interest, capacities and knowledge.

The wall painting workshop, to dress the painted cross-section and bordering fronts with real scale drawings of daily objects, mainly involved the children of the Soleil and Cret de Roch neighborhood houses. The nationally renown street-artists Ella & Pitr also made a punctual intervention to paint the huge Giant, which later inspired the square’s actual name, and allowed to arouse national interest and local pride, while valuing the children’s work alongside.

The gardening workshop, to design and plant the green spaces of the square, spontaneously involved neighbors in the long-term. People voluntarily brought plants and tools from their own homes, and shared their knowledge, from which the collective had usually a lot to learn. On the last day, the group built a shelter to keep the tools and a 1000L water tank which was agreed to be regularly filled by the local city service.

The carpentry workshop, to make the square’s framework and furniture, involved any handy volunteer in the construction of the preconceived designs. A member of the collective along with a neighbor who was spontaneously designated foreman by the team, were in charge of driving and supervising the workshop, and helping people with the tools at the participants’ disposal.

Place au Changement proposed to use not only the building site as a public space, but also the building period to schedule on-site events. A building site is an event as such : closed streets, constant noise, and permanent activity. Yet, whereas we tend to call it nuisance, Place au Changement’s constant occupation was other: free and collective meals, tournaments, concerts, activities, performances, meetings…

During three weeks, what was formerly a wasteland became a daily attraction. Every Fridays announced a collective dinner, prepared by the women of the Dames de Côte-Chaude ONG, which gathered up to 80 people around a couscous, tajine and paella. Saturday nights held open concerts, which drew a miscellaneous public around improvised barbecues and cheap drinks.

Sundays gave out out-door movie projections, that welcomed students of the Gobelins to release their own short films. Associations such as Feedback association, who coordinated a circus introduction workshop, and El Caminito who offered tango lessons, made punctual on-site interventions to incite more people to join the process.

Two round-table discussions around the citizen as an actor of public space were also held, as times of reflection and debate with local associations, authorities and professionals, aiming to claim for a more horizontal cooperation and direct communication between the citizens, actors and administrations in projects of urban and public nature.

On 1 August, the construction site ended in a closing event, marking a new step in the process, the opening of a public space in the neighborhood. To promote the citizens’ involvement, the most active participants had their name carved on a pole on-site, a poster was put up to explain the process, again naming all the stakeholders, and a booklet summarizing the project and three weeks of building and lucrative site was given out to the public. A public vote by show of hands, undertaken by the citizens, renamed the space Giant’s square, after Ella & Pitr‘s huge painting on the bordering wall.

The day ended by a closing concert and jam session, and a silent commitment not to lose what had been raised during the past weeks. For beyond an architectural design and a square, Place au Changement built a self-managed community, and stirred up an activity of spontaneous uses – to be continued.

Comments: (0)

placemaking | Zuloark

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design+video

Following our last week post on the Campo de Cebada, and still in the frame of our placemaking series, we decided to interview Zuloark, so they could tell us about their own field experience. In the end, we managed to find two Zulos in El Ranchito, absorbed in the construction of their new Open Offffice, and catch a few minutes of their time among drills, nails and hammers. Ironically, they shared their story on the few remains of City Island, first initiative at the root of the Campo.

placemaking | Zuloark from ecosistemaurbano on Vimeo.

“For us it has always been a kind of test, a laboratory where we would put ideas
that weren’t necessarily very clear. […] The idea is to generate opportunities.”

What is Zuloark? An office, a collective, a platform, a frame, a kind of commitment?
– “You could be Zuloark.”

Indeed. Zuloark is an open and unstable network, a group of individuals who identify themselves as such, as members of a collective identity. The collective’s organisation is based on a completely liquid hierarchy, a mutable structure changing at all times and for each project, challenging the inherited hierarchical models.

By defining itself equally in each of its members, Zuloark doesn’t focus its professional activity on a specific theme, but constantly aims to multiply and extend its fields of intervention by generating various research lines, often linked to architecture and urbanism. You can tell their story from the actual spaces they worked in, some virtual like Zoohaus and Inteligencias colectivas, others physical, like the Campo de Cebada, all focused on building open networks and generating opportunities of co-working.

In terms of working platform, Zuloark considers itself as a zone of proximal development (ZPD), meaning the difference between what one can do with and without help. In other words it promotes a new knowledge environment based on a peer-to-peer model of horizontal collaboration and learning with more capable peers.

Which is precisely what aroused our interest. Despite its unstable and undefinable nature, Zuloark precisely finds meaning and consistency in the latter: a networked, open and unlimited structure aiming to promote collective intelligence and collaborative creation. Beyond an office or collective, beyond fulfilling projects and involving neighbours, citizens to participate in generating their own public space, Zuloark calls for a step further: a completely open and horizontal structure, a new participatory model where professionals and participants are no longer distinguishable.

Comments: (0)

Píldoras para el miedo

Category: ⚐ ES+espacio público+LCV+urban social design

Durante las pasadas semanas, en Madrid se ha discutido sobre la regulación de la música callejera. La propuesta de ley, impulsada por la Delegación de Medioambiente y respaldada por un buen número de asociaciones vecinales, se dirigía a la disminución de las molestias generadas por una de las más tradicionales prácticas de libre expresión urbanas.

Podemos considerar el episodio como otra manifestación de una tendencia de las ciudades a la “planificación total” de las actividades y los usos: la socialización tiene lugar en bares, el deporte en polideportivos, el ocio dominguero en parques etcétera.

Los espacios de vida se especializan hasta ser monotemáticos, y a raíz de esto la calle se queda afuera.

Manuel Delgado constata:

“[…] Se entiende que dentro [de los edificios N.d.A.] rigen principios de convivencia basados en un pacto de franqueza y previsibilidad. En la instancia social estructurada que ese dentro suele albergar se registran relaciones estabilizadas, como las que vinculan entre sí, por ejemplo, al empleado con su jefe o, en el máximo nivel de privacidad interpersonal, al marido con su esposa. Dentro, tras las puertas y las paredes construidas, bajo techo, se encuentran las sedes de las diferente instituciones primarias, en cuyo seno uno reconoce y ve reconocido su puesto en un organigrama de puntos más bien fijos.[…]

En cambio, el afuera se asocia al espacio no construido y, por tanto, no habitable, vasta comarca en que tienen sede formas de organización social inestables. la calle y la plaza son los afueras por excelencia, donde, al aire libre, tiene lugar una actividad poco anclada, en la que la casualidad y la indeterminación juegan un papel importante. […]

El adentro tiene límites, por el contrario, el afuera es paisaje ilimitado en que no vive apenas nadie y por el que lo único que cabe hacer es deslizarse.”

En un avanzado proceso de expoliación de las funciones sociales del espacio público y de transformación del afuera en lo que Bauman define como espacio émico o fágico los bancos y los asientos son el primer obstáculo. Se oponen al tránsito, favorecen el encuentro, se usan para el reposo y el ocio.

Citando a Steven Flusty, Bauman afirma que la ciudad contemporánea usa medios arquitectónicos que son versiones técnicamente actualizadas de las murallas y las torres medievales, necesarios para defender unos ciudadanos de otros a los que se atribuye el estatus de enemigos.

Flusty evidencia tipologías que nos deberían resultar familiares: el espacio erizado, defendido por elementos que impiden sentarse y que no puede ocuparse cómodamente, o el espacio nervioso, que no se puede usar sin ser observados por organismos de control.

Estos medios vacían gradualmente el espacio público de su sentido más profundo, bajo un pacto social que, en muchas ocasiones, es compartido por los ciudadanos.

Sin embargo la sociedad necesita habitar el afuera.

Según Rebecca Solnit sólo los ciudadanos que tienen familiaridad con su ciudad como territorio práctico pueden ser capaces de ejercer un verdadero control social. Cuando se limita el derecho de reunirse quitando los bancos de una plaza, fomentando el uso del coche o con una ley antibotellón, en realidad se está eliminando el público mismo: el individuo deja de ser un ciudadano capaz de actuar en comunidad.

En este espacio vaciado de usos sociales queda la paranoia urbana basada en el miedo a las diferencias, y sobre todo al ejercicio de las diferencias, cuyos protagonistas son marginales, extranjeros e individuos peligrosos en general.

Por otro lado, queda la sumisión total del espacio público al hiperconsumo, que como afirma Carlos Taibo es antes un indicador de malestar que una fuente de felicidad.

Banco Guerrilla

En el 2008, en Valparaíso (Chile) en la vigilia de una importante manifestación, todo el mobiliario del centro de la ciudad fue desinstalado para que no fuese usado como arma o para formar barricadas.

En nuestras ciudades también los bancos pueden ser hoy las trincheras en las que se combate la guerrilla entre un espacio cuyos usos son totalmente planificados y la libre determinación por parte de los usuarios. El mobiliario urbano es la primera interfaz para el sistema operativo urbano, la herramienta material para el ejercicio de la ciudadanía en todos sus sentidos.

De estas premisas se desarrolla el proyecto “Banco Guerrilla” del colectivo Todo por la Praxis:

“Este proyecto reflexiona sobre la importancia del mobiliario como articulador de dinámicas sociales más allá de las puramente consumistas. Por lo que se plantea una metodología de working progress, donde haya espacio de experimentación y reflexión.

El punto de partida será el trabajo desarrollado en talleres que se desarrollen en diferentes solares de Madrid, este contexto nos permite establecer unas condiciones abiertas para la experimentación tanto en lo formal como lo constructivo.

Una de las condiciones auto-impuestas es tener como premisa una ejecución de bajo coste y de fácil montaje. Se plantea la realización de bancos como punto de partida que se construyen a través de la reutilización y reciclaje de otros objetos de mobiliario urbano, como señales de trafico , cubos de basura o la utilización de material de andamiaje y obra como bidones de agua etc. Mediante sencillas intervenciones se plantea la transformación de estos elementos en objetos de mobiliario urbano.”

Interviniendo sobre la “interfaz” y las “periféricas” de nuestras plug-in cities, es posible resignificar una metrópolis entera, aunque la ciudad de hoy no sea una cancha abierta donde cualquier jugador puede legitimarse con el trabajo.

Para toda una generación de jóvenes arquitectos, urbanistas, artistas y activistas de vario género, intervenir sobre la estructura de la ciudad global es imposible.

Estos actores, que quieren ser protagonistas del cambio, se mueven en una capa superestructural, jugando un papel de hackers y cambiando, a través de pequeñas intervenciones, el paisaje urbano de forma sutil y paciente.

El espacio público es lugar de trabajo de estos colectivos, la guerrilla y las intervenciones en píldora su metodología, otra ciudad su objetivo.

Texto escrito por Massimiliano Casu para Ecosistema Urbano, y previamente publicado en el blog de La Ciudad Viva – Fotos: Todo por la Praxis

Referencias

Z. Bauman – City Of Fears, City Of Hopes – http://cms.gold.ac.uk/media/city.pdf
R. Solnit – Wanderlust: A History of Walking, Penguin Books, 2001
M. Delgado – Sociedades movedizas, Editorial Anagrama, 2007
Todo por la Praxis – http://www.todoporlapraxis.es/
Blog de Maximiliano Casu – http://50tav3nt0.wordpress.com/

Comments: (4)

placemaking | El Campo de Cebada

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design

El Campo de Cebada is a project carried out by the neighbors to incite the temporary occupation of the vacant lot in Cebada square in the center of Madrid.

If you live in Madrid, you probably had the chance to peek through the flimsy walls that shelter El Campo de Cebada. In the heart of the city, alongside the market in Cebada square in La Latina, the “Barley Field” – literal translation of “Campo de Cebada” – under the guise of disuse, oozes an unexpected welcome. After more than two years of bare cement and a great deal of joint effort, the vacant lot now blossoms with people.

From Arab cemetery, to actual square in the 16th century where the barley was sorted, to indoor market inaugurated in 1875 then replaced by the present one in 1962, to sports center built alongside the market in 1968, the site inherited a turbulent past. And yet, it is recognized as a place of commercial and especially, social exchange. Or it was, until in August 2009, according to an urban requalification program of the center initiated by the council of Madrid, the sports center and its public pool are demolished. Unfortunately, the city council is unable to raise the money for the new equipment, and the construction is delayed, leaving the neighborhood with an impenetrable square for an undetermined time; end of the story.

But after one year of silence, the empty space suddenly comes back to life. In September 2010 took place, under the direction of the Basurama collective, the annual event La Noche en Blanco: 21 activities to fill Madrid’s main streets with temporary occupations of public space, and reinvent our relationship to the city. Inspired by the slogan “Play on”, the Exyzt collective took over the vacant lot to put up City Island, a “temporary but lively public space to enjoy the shade of the rain forest and its lagoon”. For ten days, the neighbors had once again a place where they could simply meet, play, chill out and enjoy. As the event was coming to an end, and the “island” being dismantled, various discussions rose as to one concern: was the bursting activity following the one shot of City Island really meant to disappear again, pending for the vague promise of a new equipment to be fulfilled?

This is how the Field began to grow… ideas. Neighbors, members of local associations, stallholders of the nearby market, people of all ages and background, along with the Zuloark collective, gathered around the same ambition, get back the public space that was due to them. El Campo de Cebada became an association, a web page and a silent commitment. The process started with weekly meetings in the Onis bar, in front the vacant lot’s entrance, to compose a first draft of intentions before facing the city council. On the 1st of December was held the first meeting with the local authorities, and the real negotiations began. Meanwhile, the project was gaining interest and support among the local associations such as AVECLA and FRAVM, and arousing local curiosity. Several meetings followed, until on February 18th of this year, a temporary cession of the vacant lot was signed with the city council, and El Campo de Cebada opened its doors.

At the dawn of spring, under Concha Velasco’s silent oath “La vida por delante”, El Campo de Cebada started collecting ideas from the neighborhood, giving any proposal, activity or project of cultural, social, artistic or sportive nature, and of social purpose, the opportunity to come forth. Basic equipments, such as an electrical input and a multi-sport game court for local tournaments were quickly provided. Small chalkboards were placed at the entrance, to catch ideas passing by and communicate upcoming events. People started sharing questions, ideas and proposals on the web page. Weekly public assemblies were organized, along with the members of El Campo de Cebada association, to consider, review and schedule the different projects. Several ideas began to sprout.

Little by little, the once monotonous cement dressed with lively colors, work of some merry volunteer painters. The once vacant lot filled up with awkward objects: among others, mobile seats of all shapes, made from reused wood during the “Hand made Urbanism” workshop, conducted by  Zuloark with students from the Universidad Javierana de Bogotá, a shed on stilts, put up by Todo por la praxis, and shademakers made from wire rope and reused canvas by Basurama as an attempt to built shadows in the unfortunate solarium the place had become. And the once still and silent void came back to life.

Local festivities, meetings, events, tournaments… ever since its opening, El Campo de Cebada has rarely been at peace. This summer was set up an open-air cinema, and various concerts were held. Every Sunday, the Field fills with the melodies of Cantamañanas. El Campo de Cebada also became a shelter for “inappropriate appropriations”. A place of opportunity for social enterprises such as #edumeet, a twice weekly open meeting to debate on education, or Desayunos ciudadanos, monthly public breakfasts that take place in a street or square of Madrid to claim public space as propriety of the citizens. A meeting point where the community can discuss on the problematic situations regarding the neighborhood and brainstorm potential solutions, especially regarding the market’s and the new sports-center’s outcome.

But more than a place, or the climax of a specific claim, El Campo de Cebada is a process committed to participation, transparency and sociability, an experiment of placemaking between the citizens, local associations and political institutions. From seeding hopes, desires, and expectations, it is now bearing the fruit of a collective mobilization. But it doesn’t stop here. Harvest will come in time to gather new seeds, new farmers, and sow more cement fields among the many remaining in the city.

 

More photos in Flickr – El Campo de Cebada

Comments: (0)

placemaking | Ooze

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design+video

Following our recent posts on Théâtre Evolutif in Bordeaux, a project carried out for Evento 2011 to temporarily occupy square André Meunier, this week’s placemaking post is dedicated to the architects Ooze, Eva Pfannes (Würzburg, Germany) and Sylvain Hartenberg (Paris, France).

placemaking | Ooze from ecosistemaurbano on Vimeo.

“Cities aren’t buildings, they’re people”.
– Luis Fernández Galiano

Ooze define architecture and design as natural organisms, ecosystems of interdependent elements belonging to a greater whole: a city, a neighbourhood, a home; an individual. “Architecture and design are vital forms of expression, capable of provoking a broad range of thoughts, experiences, sensations, emotions and memories.”

As architects, Eva and Sylvain have worked on different scales and projects – from exhibition designs and scenographies, temporary interventions and installations like Théâtre Evolutif in Bordeaux (France), Between the Waters in Essen (Germany) or the community garden and kitchen in Amsterdan (Netherlands), to individual housing, and urban scale planning like the Bottrop city development strategy in the Rhur region – including different fields and actors.


Between the waters – Community Garden, and autonomous water treatment system in Essen


Community garden and kitchen, and urban empowerment strategy in Amsterdan

“The process is not so much about designing as it is about emergence.”

As part of our placemaking series, we were particularly interested in these architects’ social commitment, supplanting common designs for a standard mass, to spontaneous and subjective interactions, and individual stories. Ooze describe their first approach of a place as “an archeological research” : what was here before, who is concerned with this space, and who is likely to become so? “The occupants and users of any given space bring their own stories to bear upon it. They draw upon these narratives – their backgrounds and perspectives – to continually recreate the environment in which they find themselves.” Then, architecture is about joining individual details in a larger entity, about building a collective memory around on-going process.

“The process is not so much about designing as it is about emergence.”

With regard to to such perspectives, Ooze was brought to recently participate in urban art festivals, like the Emscherkunst in 2010, and Evento in 2011. Indeed, working on ephemeral interventions allows a more experimental approach, disconnected from the usual official procedures that come with an architectonical project “With the art project you can allow yourself to advance without knowing the outcome”. It allows to experiment, aiming to understand the local and collective identity of a place and different individuals, by observing immediate and spontaneous reactions; then consequently react to real-time issues of the place. Then, the architects’ role goes beyond a punctual intervention, to settle a flexible process and encourage an “informal evolution”, in which people are involved.

Comments: (3)

placemaking | Ooze talks about “Théâtre Évolutif”

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design

placemaking | We recently published “Théâtre évolutif” in Bordeaux the first post of our new series about placemaking, which is finally ready and will be published each Monday along the next two months. The following post shows some more images of the project and a short interview to Ooze, the architects that together with Marjetica Potrc co-designed and co-constructed it.

How were you brought to participate to Evento 2011, and especially to co-design the Théâtre Evolutif?

We recently participated in a number of public art on-site projects with Marjetica Potrc; in 2009 in Amsterdam and last year in the Emscherkunst 2010 with Between The Waters, the Emscher Community Garden. Both had a participative and multidisciplinary nature. Following these projects, in spring we were asked by the curatorial team of Evento 2011, “L’art pour une re-evolution urbaine”, lead by Michelangelo Pistoletto to work on Place Andre Meunier and collaborate with the artist collective Bureau d’Etudes on this location.

Théâtre Évolutif did not start as a concept as such but from the square, “Place André Meunier” – a place with a lot of history and a loaded past which had in time become almost a void in the city, not a place to stay, more a space to pass through.

In the team we came up with the idea to include the building site in the artistic concept. We decided to salvage the trees from this one and other building-sites in Bordeaux as well as the excavated soil. And most importantly we decided to build forth on the notion of the building site as an ongoing work in process and evolution.

How would you describe Théâtre Evolutif?

Théâtre Évolutif performs a collective action that demonstrates the cultural and physical remaking of the neighbourhood – an action that spans diverse disciplines and backgrounds. Through their direct involvement with the project, Saint-Michel residents are articulating a need for greater social innovation in the building of a sustainable city. They are giving new value to their identity with the neighbourhood and their commitment to it, even as they enact their vision of, as they put it, ‘how we want to live together’. For the municipal government, Théâtre Évolutif is a pilot project that tests a bottom-up approach to the design of the city.

Théâtre Évolutif is, fundamentally, a shelter and an agora, a place where groups and individuals can come together with a common purpose to engage with and learn from one another. Equally important, however, they can engage with and learn from the ‘relational objects’ of the Théâtre Évolutif – the open-roof structure, the water-supply infrastructure, the vegetable gardens, and the animals. For visitors to Evento 2011 Place André Meunier becomes a playground where they can discover and participate in examples of coexistence between urban life and nature, a laboratory where they see a new kind of city imagined and constructed.

The project is organized around three cycles: the dynamic cycle of citizenship (participating in the remaking of the public space), the human water cycle (the drinking water station and the public toilet), and the bio-dynamic cycle (interacting with the natural world for example, through gardening and beekeeping). The project enacts coexistence between the architectural site (“Chantier architectural”) and the social site (“Chantier social”).

What were your objectives and expectations, as architects and Evento guests?

Our objectives were to engage with alternative processes to remake the city based on bottom-up strategies, to look into a narrative which involves the residents, local associations and public authorities in the remaking of the square. For us it is very interesting to work on temporary art events as architects with the idea to extend the temporary work to a permanent one. We are very interested in the energy and the momentum that this type of event is bringing to a city to achieve results which normally would take much longer.

Architecture is by nature more permanent and therefore there is not much spontaneity and it is more political loaded with regulations which make the design and decision making process heavy. Art on the other hand, because of its temporariness can go a lot further to break more grounds in the physical, but also in the social. So with the art project you can allow yourself to advance without knowing the outcome, which in architecture you cannot afford because the stakes are higher and it is more frozen.

Comments: (4)

Nuevas experiencias para una ciudadanía aumentada

Category: ⚐ ES+urban social design+urbanismo

A principios del pasado mes de mayo de 2011 terminábamos un artículo (por @belindatato + @jlvmateo) para el siguiente número de la revista Arquitectura Viva (nº 136 Escenarios Urbanos). Nuestra idea era reflexionar sobre los nuevos espacios de oportunidad para la ciudad al calor de las nuevas tecnologías, demostrando la obsolescencia de las herramientas aplicadas sistemáticamente desde disciplinas autistas como el urbanismo contemporáneo. Una semana después de entregar el texto nos sorprendió el alcance y dimensiones del fenómeno 15M en la Puerta del Sol de Madrid, demostrándonos hasta que punto nuestras reflexiones eran algo que se respiraba en el ambiente.

Os dejamos en este post el texto original, previo a la inclusión de algunas modificaciones (nuevo título, etc.) que fueron necesarias para encajar el artículo en el contexto del número de Arquitectura Viva. Nos quedamos también con la primera frase del texto introductorio de la revista, escrito por Luis Fernández Galiano:

La ciudad no son los edificios, es la gente.

Nuevas experiencias para una ciudadanía aumentada

 

Participación y ciudadanía

Wikipedia define el concepto de participación ciudadana como la integración de la ciudadanía en el proceso de adopción de decisiones del gobierno de una ciudad, autonomía o país. Para que una ciudad o un país proporcione los mejores servicios y oportunidades a la población, debe contar con un gobierno abierto y receptivo, dispuesto a escuchar lo que los ciudadanos necesiten transmitir para contribuir a mejorar la política y la gestión de los asuntos públicos.

En los países con sistemas de gobierno basados en la democracia representativa, los ciudadanos ostentan la titularidad del poder político y designan a sus representantes para que asuman la gestión política y administrativa. A partir de ese momento, ellos gobiernan y los electores permanecemos inactivos hasta la siguiente oportunidad de acción. Las elecciones son la única ocasión para expresarnos y participar en la toma de decisiones sobre la esfera de lo público. A pesar de las contadas ocasiones en que somos protagonistas ejerciendo el derecho al voto, las estadísticas en España sobre los índices de abstención nos dan una idea de que existe un porcentaje elevado de la población que no acude a votar (año 2000: 31,3%, año 2004: 24,4%, año 2008: 24,7%).

La Puerta del Sol durante el 15M - foto por Pablo G. Villaraco

Este sistema de democracia indirecta o representativa, debería pertenecer al pasado. El concepto de democracia participativa propone la creación de formas democráticas directas para atenuar el carácter puramente representativo. La realidad tecnológica contemporánea ofrece la posibilidad de pensar en nuevos modelos, más avanzados, que permiten la creación y el mantenimiento de canales de comunicación vivos y activos donde puede tener lugar un debate creativo, útil y plural. Canales de comunicación que permitan un intercambio fluido y ágil de información de manera continuada en el tiempo, desmontando el esquema estándar de ‘participación’ cada 4 años. Estos nuevos formatos permitirían nuevas formas de colaboración y de gestión de los bienes públicos así como la posibilidad de establecer un sistema de información que conectase de manera directa a técnicos y usuarios asegurando un mayor compromiso con la gestión urbana.

El debate existe en la Red, probablemente el espacio actual más democrático, la plataforma donde todos pueden expresarse en libertad de manera horizontal y donde las ideas fluyen multidireccionalmente. En Internet los ciudadanos disponen de las herramientas para la autoorganización, la creación de redes y de grupos de presión social pudiendo ser tan influyentes como los medios tradicionales que son controlados de una manera jerárquica por sólo unos pocos. Los últimos acontecimientos demuestran que se está implantando un nuevo orden mundial en el que las redes sociales juegan un papel definitivo. La caída de regímenes en los países del Norte de África, donde la libertad individual estaba mermada, confirma que la red ha sido la ventana de apertura y las redes sociales han sido determinantes.

Este nuevo paradigma afecta de manera transversal a muchos de los modelos que seguimos aplicando en los distintos campos y que ante esta nueva realidad han demostrado ser obsoletos e ineficientes. Como ejemplo, el concepto active learning, que establece un nuevo marco de aprendizaje en el que se redefine la relación entre profesor y alumno basándose en el hecho de que todos somos portadores de información y de conocimiento y el estudiante no puede ser un mero ‘espectador’.

Espacio público emergente

Actualmente el “lugar” donde con más éxito se están experimentando modelos de creación colectiva y auto-organización es sin duda Internet. La Red ha potenciado las identidades sociales y los intereses colectivos de la gente, convirtiéndolos en una fuerza con importante influencia en el ámbito urbano.

Por el contrario, el espacio urbano está cada vez más controlado y dirigido por el exceso de normas y restricciones, haciendo que su uso sea progresivamente menos espontáneo y creativo. Internet permite y potencia la interacción entre las personas, mientras que el diseño de muchos espacios físicos la anula.

Internet parece ofrecer un espacio para las relaciones sociales alternativo a los lugares tradicionales. Este hecho puede interpretarse como un problema al pensar que favorece el progresivo ‘vaciado’ del espacio público, o por el contrario, considerarse como una extraordinaria oportunidad para fortalecer las relaciones sociales locales, creando las condiciones necesarias para activar el espacio público tradicional y mejorar su vitalidad.

gran vía procomún

Según Juan Freire, la crisis de los espacios públicos (físicos) urbanos se debe también a la falta de un diseño abierto que vuelva a ofrecer a los ciudadanos un verdadero interés y ha conseguido introducir en el debate conceptos como “espacios híbridos”, para hacer referencia a las oportunidades ofrecidas por la hibridación de lo físico con lo digital en los espacios públicos y ofrecernos experiencias urbanas “aumentadas” por la sobreimpresión de información virtual a la información física ya existente. De nuevo en wikipedia nos encontramos con el término realidad aumentada que define una visión directa o indirecta de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta a tiempo real.

Plataformas para la experimentación

Elinor Ostrom, Premio Nobel de economía 2009, ha dedicado años al estudio de modelos económicos autoorganizativos para demostrar que los bienes comunes –commons– pueden ser administrados de forma efectiva por un grupo de personas independiente, al margen de los jerarquizados organismos oficiales. Su trabajo constata cómo los seres humanos interactúan con el fin de mantener a largo plazo los niveles de producción de los recursos comunes existentes. Frente a la visión tradicional de los economistas que consideran que mantener tales recursos sólo es posible mediante la intervención estatal o el interés privado individual, Ostrom asegura que los usuarios de los bienes comunes desarrollan sofisticados mecanismos de decisión y reglas para gestionar los conflictos de interés que derivan en resultados positivos, habitualmente mejores que lo planteado por los modelos económicos tradicionales.

granviaprocomun

En la esfera urbana, existen iniciativas contemporáneas que incorporan al ciudadano como agente activo, huyendo del paradigma convencional del ciudadano como cliente-espectador-receptor del producto acabado para pasar a ser ciudadano-actor-productor en un proceso abierto, creando un espacio aumentado susceptible de ser modificado en función de las necesidades del usuario. Entendiendo la ciudad y sus espacios públicos como ámbitos sensibles en permanente transformación, capaces de adaptarse en el tiempo para responder a las distintas demandas, definiendo espacios como soporte o plataformas para la interacción y la experimentación. Numerosas experiencias de trabajo en red networking y cotrabajo coworking, pueden servir como referencia para la concepción de nuevos modelos de creación colectiva del espacio público y la ciudad. Incorporar al ciudadano en el proceso creativo tiene beneficios directos: puede mejorar el resultado, facilitar su desarrollo, aumentar la aceptación de la intervención y generar comunidad.

El cambio de paradigma, según lo hemos visualizado, tiene consecuencia directa en algunas experiencias urbanas contemporáneas. Es evidente que ha llegado el momento de participar. La pregunta es ¿cómo?, ¿con qué herramientas?, ¿cuales son los canales?, ¿qué papel puede desempeñar el arquitecto?.

A continuación presentamos una selección de experiencias que plantean usos, procesos o resultados alternativos al modelo tradicional de creación del espacio público (la dinámica cliente público-encargo-técnico responsable del diseño-ciudadanos receptores pasivos) y que han sido promovidas por los mismos agentes (ciudadanos, técnicos o administración pública) pero alterando las dinámicas jerárquicas habituales, mostrándonos que se abre una nueva dimensión infinitamente más creativa y estimulante.

Macropolíticas de microescala

El proyecto de Factoría Joven nace en 2006 con el objetivo de crear centros singulares para acoger todo tipo de manifestaciones juveniles en las cuatro ciudades más importantes de Extremadura (Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia). En cada localidad, el primer paso es crear una agrupación de jóvenes, conocido como Movimiento Factory, que posteriormente guía el diseño de las instalaciones. Los arquitectos responsables del proyecto Factoría Joven de Mérida, consideran el resultado final el fruto de un proceso abierto y un diálogo fluido que ha permitido incorporar las inquietudes e ideas de los futuros usuarios como herramienta de trabajo en el proceso creativo. Zona de skate, hip-hop, break dance, rocódromo, graffiti, tunning, teatro al aire libre, libertad de horarios, protección de la lluvia, iluminación nocturna…un edificio que da respuesta a toda una serie de demandas de los usuarios.

En Zaragoza, un plan de empleo municipal sirve para lanzar el proyecto estonoesunsolar con el objetivo de transformar, a lo largo de 3 años, solares sin uso del centro de la ciudad en una red de espacios de uso público transitorio (parques, huertos y pistas deportivas), incorporando la participación ciudadana durante todo el proyecto, tanto presencial como en las redes sociales. Se contabilizan 59 actuaciones y la contratación de 112 parados de larga duración que han supuesto la reutilización de 42.000 m2 de vacíos urbanos como nuevos espacios públicos.

Factoria Joven

La ciudad alemana de Magdeburgo en 2005 emprende la estrategia “city in trial”, con la idea de relanzar la recuperación del centro urbano de una región post-industrial con un alto índice de paro, abandono de población, edificios vacíos y solares abandonados. El punto de partida de este experimento es el refuerzo de los vínculos sociales y la creación de otros nuevos, antes de acometer cualquier transformación física de la realidad urbana. El proyecto Open Air Library es una de las iniciativas, que comienza con el lanzamiento de un proceso participativo para el diseño de una “escultura social”, y que evoluciona hacia un equipamiento abierto para la lectura.

A lo largo de sucesivos eventos y festivales temáticos se recogen más de 30.000 libros donados por los ciudadanos y se construyen, con cajas de cerveza a escala 1:1, prototipos de los diseños más populares. El lugar comienza a conocerse popularmente como “bookmark”, hasta que en 2009 se inaugura el proyecto Open Air Library que materializa las aspiraciones ciudadanas. La plaza pública o cualquier otro espacio en la ciudad funcionan como una sala abierta de lectura.

Autoorganización

La antigua Fábrica de Tabacos de Madrid (Tabacalera) del barrio madrileño de Lavapiés será la sede del futuro Centro Nacional de Artes Visuales. El escenario de crisis económica paraliza temporalmente su desarrollo y el Ministerio de Cultura cede el uso de parte del edificio para un centro social autogestionado durante este periodo de ‘espera’. Tabacalera se ha convertido, desde su apertura pública (junio 2010) y en menos de un año, en un referente cultural, no sólo de los barrios colindantes, sino de toda la ciudad.

TabacaleraTabacalera

La filosofía creativa de Tabacalera establece espacios de trabajo y difusión que no se adscriben a individuos (estudios, exposiciones, etc) sino a prácticas y lenguajes (talleres, laboratorios). La estructura de distribución espacial, temporal y laboral de Tabacalera apuesta por que las prácticas artísticas más avanzadas compartan laboratorio de trabajo y espacios de discusión con las prácticas sociales y políticas del barrio y del resto de Madrid. Tabacalera apuesta por un modelo de producción colaborativo, de código abierto, y entiende la cultura como un proceso activo, vital e integrado en su entorno. Una de las ‘normas’ del espacio es que todas las actividades se realicen y ofrezcan de modo gratuito y toda la producción desarrollada se haga bajo “licencias libres”.

tabacalera

tabacalera

En 1996 un grupo de artistas se reúne entorno a la figura de Friedemann Derschmidte e inician la acción o ‘juego’ de desayunar en el espacio público, en ese momento nace permanent breakfast. Esta acción ha tenido réplicas en distintas ciudades del mundo: Praga, Berlín, Oslo, Melbourne… En Madrid, surge desayunosenlaluna, una iniciativa de miniocupación y reconquista del espacio público de la Plaza de Santa María Soledad Torres Acosta, popularmente conocida como Plaza Luna. Ciudadanos que reaccionan frente a la fuerte mercantilización del espacio y la carencia de las mínimas condiciones físicas que propicien un uso comunitario.

Desayunos en la LunaDesayuno con viandantes

En Valencia desayunoconviandantes permite redescubrir distintos rincones de la ciudad a través de esta acción. El evento tiene lugar un sábado al mes y ofrece la oportunidad de vivir una experiencia única siempre en un entorno diferente. Una manera de estimular a la ciudadanía a través de este sencillo mensaje que lanzan en su web: traete tu taza, tu silla y tu desayuno…celebra la calle con nosotros, una manera atractiva y positiva de activar nuestra ciudad. También en Valencia surge alrededor de, la organización de eventos culturales en el espacio público con el objetivo de amplificar, estimular y deslocalizar la oferta cultural relacionada con la arquitectura y la ciudad, ubicándola en un contexto distinto del habitual, pudiendo llegar a un público más amplio.

Desayuno con viandantes

El proyecto estaesunaplaza surge a raíz de un taller, donde estudiantes y jóvenes profesionales, transformaron un solar, cerrado durante más de 30 años (C/ Doctor Fourquet nº 24), en un espacio público para el barrio madrileño de Lavapiés. El propósito era crear un espacio de encuentro en un barrio extremadamente denso y con déficit de equipamientos. Tras una dilatada gestión con el Ayto. de Madrid obtienen la cesión de uso. El proyecto está activo y promueve un modelo de autogestión donde todo el espacio está a disposición de todos, las actividades son gratuitas y cada participante aporta parte de su tiempo para mantenerlo vivo.

Temporalidad

En septiembre de 2010, dentro del festival artístico y cultural concebido para una noche (La noche en blanco), surge Isla Ciudad, una instalación lúdica de carácter efímero en un solar del centro de Madrid. Este vacío urbano es generado por la reciente demolición de un antiguo polideportivo, paralizando el contexto de crisis económica el nuevo proyecto. La sinergia generada entorno al proyecto Isla Ciudad, desencadena un proceso reivindicativo que deriva en el proyecto elcampodelacebada : una iniciativa ciudadana para convertir este vacío en un espacio público temporal que permita la organización de actividades culturales, sociales, deportivas… El pasado mes de febrero de 2011, el Ayuntamiento de Madrid firma un acuerdo de cesión temporal que marca el comienzo de este esperanzador proyecto.

Hortas na cidade dos barrios es una iniciativa surgida en 2009 para tender redes entre lo rural y lo urbano a través de la implantación y recuperación temporal de huertas en parcelas abandonadas de la periferia de A Coruña. El equipo diseñador de la propuesta, Desescribir, crea los mecanismos para un proceso autónomo, que puede ser gestionado por sus participantes a lo largo del tiempo y no depende de la tutela de ningún agente concreto (diseñadores, administración…). Este proyecto se inicia contactando con los propietarios de parcelas en desuso para acordar su cesión, y presentándose públicamente la iniciativa, a propietarios, personas interesadas y posibles usuarios de las huertas. Posteriormente se crea la asamblea encargada de elaborar la normativa de uso de las huertas y los estatutos de la futura asociación de usuarios. Actualmente la iniciativa está gestionada por los miembros de esta asociación creada ex profeso.

Software social

El enlace (link) es uno de los elementos básicos de la Web. Desde su nacimiento, asociamos Internet a la “navegación”, al movimiento de una página a otra. Enlazar nos permite descubrir cosas nuevas y crear nuevas relaciones. El enlace propone una nueva estructura intelectual basada en un sistema de redes y relaciones entre una multitud de puntos más que en la concentración en unos pocos nodos. La síntesis de estos conceptos se puede encontrar en el proyecto Critical City que, a imagen de Internet, favorece dinámicas de interacción social lúdicas para vivir la ciudad como un lugar de oportunidad. Se trata de una Red social local donde los usuarios pueden proponer acciones urbanas, conocer a sus vecinos y mejorar el entorno en el que viven, potenciando las redes de contactos entre personas de un mismo barrio. El caso de la red Peuplade permite a los vecinos de una misma calle o barrio organizar fiestas locales con el objetivo de conocerse y relacionarse. Peuplade ofrece un soporte añadido para seguir desarrollando esas relaciones y permite el intercambio de favores y objetos.

criticalcity

Whatif es una herramienta web que actualiza el concepto de participación ciudadana a través del uso de la Web e integra a nuevos actores hasta ahora ausentes de las dinámicas clásicas de participación. Esta herramienta explora nuevos formatos que posibilitan la comunicación e interacción entre los distintos agentes que intervienen en la creación de ciudad. La web, con un sencillo interface, permite al ciudadano expresarse añadiendo comentarios y generando nuevas ideas para su calle, barrio o ciudad, con la posibilidad de subir fotografías y vídeos, estando toda la información georreferenciada y conectada con las redes sociales más importantes. La visualización de los resultados permite tener un mapa actualizado a tiempo real de deseos y necesidades de los ciudadanos.

whatif - captura de pantalla

En estos momentos se está desarrollando la aplicación whatif para móvil que permitirá a cualquier persona acceder a la plataforma e introducir contenido desde cualquier ubicación. Whatif está disponible bajo licencia creative commons permitiendo que cualquier ciudad o entidad del mundo pueda descargar, instalar y personalizar la herramienta para su propio uso.

No diseño

El espacio público de la ciudad no tiene un único uso, ni su diseño debería responder a un único tipo de usuario. Las ciudades globales tienden a homogeneizar el espacio público, obviando la variedad de comportamientos, el cambio constante y la flexibilidad necesaria para adaptarse a las nuevas formas de habitar y disfrutar la ciudad. El espacio físico está en constante cambio y movimiento y se alimenta de usos que en ocasiones se suceden, se intercalan o se solapan. La construcción de ciudades más saludables tiene que ver, necesariamente, con los “grados de libertad” que permita el diseño de su espacio público. La Charca de la Rana surge del empuje de un grupo de personas autoorganizadas para generar distintas actividades colectivas en un descampado próximo a su barrio (Parque de las Avenidas, Madrid). Este lugar, sin determinar por un diseño específico, ha permitido la implantación de un rango muy variado de situaciones urbanas (cine, mercado de trueque, huerto urbano, actuaciones…) que hubiesen sido conflictivas en cualquier otro lugar del espacio público ya consolidado.

Post-it city - ciutats ocasionals

El proyecto Post-it city / Ciudades ocasionales, nos descubre numerosas ocupaciones temporales del espacio público, más allá de dinámicas que identifican espacio público-ocio-consumo. ‘Frente a los ideales de la ciudad como lugar de consenso y de consumo, las ocupaciones temporales del espacio rescatan el valor de uso, desvelan distintas necesidades y carencias que afectan a determinados colectivos, e incluso potencian la creatividad y el imaginario subjetivo’. Una de estas ocupaciones temporales, Sundaying City, nos habla sobre las prácticas de ocio alternativo en la ciudad de Barcelona como resistencia a las dinámicas globales del entretenimiento que nos ofrece el “modelo Barcelona”. Competiciones de palomas, rallies y picnic, sitúan la figura del dominguero en la vanguardia de la apropiación e interacción democrática de la ciudad.

Participación open source

OneThousandSquare es la propuesta del concurso convocado por el ayuntamiento de Hamar (Noruega) para una intervención artística en el principal espacio público de la ciudad, la plaza Stortorget. El proyecto propone una solución alternativa al programa planteado en las bases, definiendo el proceso participativo que tendrá como resultado el diseño de la nueva plaza. El presupuesto destinado inicialmente a la intervención artística, se reparte a lo largo de un proceso de varios meses en un intenso programa de eventos, talleres y la construcción de prototipos a escala 1:1 de las ideas surgidas en las sesiones creativas.

OneThousandSquare

 

OneThousandSquare

OneThousandSquare impulsa la reflexión colectiva sobre el espacio público fortaleciendo las relaciones sociales y partiendo del supuesto de que construir un espacio público, más allá de su definición física, es construir una comunidad en torno a él.

OneThousandSquare es un proyecto abierto a la interacción local (ciudadanos de Hamar) y que promueve la participación global (ciudadanos a través de internet).

Actualización: OnThousandSquare fue finalmente puesto en marcha, con algunas variaciones, bajo el nombre de dreamhamar.org

Comments: (2)

placemaking | “Théâtre évolutif” in Bordeaux

Category: ⚐ EN+placemaking+urban social design

placemaking | What if an urban vacant space could turn into a social public space? What if the neglected brownfields that abound our cities were to become a means to social interaction, an urban catalyst of local ventures, a landmark? What if urban design turned out to be a social process? This is the first post of a new series dedicated to placemaking, to projects born in these urban gaps, grown from social participation and involved in sustainable urban development.

Théâtre évolutif - Sketch by the collective Bureau d'études

Théâtre évolutif, carried out by the Bureau d’études collective (France), the artist Marjetica Potrc (Slovenia) and the architects Ooze (Netherlands) invited to collaborate for the Evento 2011, is a co-designed and co-constructed landscape and architecture installation aiming to inspire the future design of André Meunier square.

In the heart of Bordeaux (France), alongside the main avenue Cours de la Marne and close to the train station, sits André Meunier Square, one of the city’s biggest public space and yet, vacant. Situated in St Michel, middle class district hosting mainly immigrants, this urban gap, despite many previous attempts of improvement, remains pending to be occupied. Today, along with an urban requalification program of the district, the square is expecting a radical transformation.

From the 6th to the 16th of October took place in Bordeaux, Evento 2011, an international artistic event. Under the slogan “Art for a re-evolution”, the experience gathered artists from all around the world willing to carry out innovative reflections on urban public space, through creative and social temporary projects. On this occasion, the collective Bureau d’études, think tank and main coordinator of the project in André Meunier square, the architects Ooze and the artist Marjetica Potrc were invited to set up a participation process to design an urban microproject. Local citizens, associations, collectives and volunteers were invited to collaborate for a collective brainstorming around the installation, aiming to inspire the public space’s outcome.

Photography by Pierre Planchenault for Evento 2011

Photography by Pierre Planchenault for Evento 2011

The design process began last summer, officially on July 19th, when participants signed a charter aiming to define common objectives and to engage the members in a common process of design and participation of what would become the Théâtre évolutif. The name of the project highlights two intentions: théâtre, meaning theatre, as for a place where a diversity of individuals may interact, and évolutif, meaning having the capacity to evolve with time and adapt itself to its surrounding, both physically and according to its use. Conceived as a template of urban ecosystem, the project combines a landscape and architectural design and underlines the will to inspire a flexible public space, open to occasional interventions and spontaneous use.

Construction began on September 2nd, gathering all members implicated in the project and two architects, Alan Gentil (from Bureau Baroque) and Marc Berbedes (from Bureau d’études Bois Structures). The project was gradually put together between the stubbornly standing do-it-yourself shed, the Cabane à gratter, built in 2008 from waste materials with Les P’tits Gratteurs association (actively working in the district since 2001) and the menacing municipal construction site of the upcoming parking lot, actually occupying ⅔ of the square. According to its environmental commitment, the structure was made with the trunks of the condemned trees of the adjacent construction, and other building sites in Bordeaux. Free of any determined function, it puts forth more than a space, a welcoming face and a potential of various uses and occupations, aiming to inspire long term involvement.

Photography by Pierre Planchenault for Evento 2011

During Evento, the Théâtre évolutif invited people to take part in workshops such as planting herbs or making “seed bombs”, weapons of mass plantation (with Friche and Cheap association), to enjoy a shady 5 meters high stroll in the treetops (with Adrenaline association), to learn about aromatic herbs and birdhouses along with Bernard le jardinier (from La Maison du Jardinier), to make herbal tea from the plants collected on-site, or even enjoy free collective meals… But what next ? Gabi Farage (Evento commissioner) underlines that the real outcome of the project wasn’t the “one shot” of Evento but relies in its capacity to evolve, hence its name. A closing event on October 15th gathered all the citizens implicated in the process to talk about the future: how can we, real users of the square, get involved in its outcoming design? Evento was just the first baby step of a social process of great ambitions.

 

Learn more Podcast Radio Grenouille “Éventail d’EVENTO #10 – Écosystème urbain”

Comment: (1)

Proyecto “Memòries Emergents al Barri de Sant Fèlix”

Category: ⚐ ES+proyectos+urban social design

A continuación os dejamos un interesante texto remitido por Elisenda Surroca, Joanot Cortés, Sonia Camallonga y Sergi Yanes, del colectivo Transeünts (web en proceso), hablando de un fantástico proyecto desarrollado en paralelo con los talleres de USDE:

Imagen de la exposición

“Memorias Emergentes de Sant Félix”, surgió a raíz de varias conversaciones informales que mantuvimos con amigos que conocían de Girona desde hacía tiempo. Nos decían que nosotros -como nuevos vecinos- no podíamos ni imaginar lo que había sido la ciudad años atrás. En especial el barrio Sant Félix, considerado un lugar de perdición, plagado de bares, prostíbulos y pesadillas immorales.

No obstante, tal y como nos ha permitido conocer el proceso iniciado, ésta no era más que la proyección que el resto de la ciudad había formado sobre él. Para sus vecinos y vecinas, era un barrio lleno de vida, “el mejor barrio de Girona”, un lugar donde las puertas quedaban abiertas y existía una estrecha colaboración entre todos y todas. Hace unos años y a raíz del PERI (1983-2007), el barrio se ha convertido en una zona habilitada esencialmente para restaurantes elegantes y viviendas de alto standing, donde circulan hordas de turistas y donde a penas se encuentra una tienda de víveres.

Con la ayuda de los talleres de USDE, “Facilitar la ciudad colaborativa” y “Entorno digital y aprendizaje urbano”, comenzamos a trabajar sobre el proceso de cambio del barrio con mayor profundidad, con el objetivo de intervenir y hacer extensiva esta reflexión: ¿Qué cambios se habían dado? ¿De dónde procedían? ¿Cómo habían vivido los vecinos y vecinas estos procesos? ¿Qué percepción tenían? ¿Cómo la maquinaria económico-turística había intercedido en las transformaciones? ¿Cuántos vecinos de los antiguos seguían viviendo allí…?

La construcción de un escenario que pretende llegar a ser un atractivo turístico requiere mucho más que la mera transformación física del territorio y su paisaje urbano. Se deben superponer nuevos y sugerentes discursos en relación al patrimonio y la modernidad, capaces de sintetizar valores intangibles e identitarios que se consideran oportunos y rentables en un determinado lugar. Estos vienen legitimados por la “oficialidad” y menoscaban la validez de aquellos relatos que rescatan otro tipo de historias, las de la vida cotidiana, volátiles, dialectales, orales, escurridizas, fugaces, anónimas -y por qué no- irrepetibles.

Frente a la memoria oficial pues, este proyecto pretende contraponer la memoria no oficial, aquella que se presenta imprecisa, discontinua, aquella que vincula a las personas a los lugares y que construye relaciones e identidades abiertas entre los que la comparten.

¿Por qué configurar memorias colectivas?

Desde la Associació de Veïns i Comerciants del Barri de Sant Félix surgió la idea de organizar una muestra colaborativa sobre el barrio en la antigua carbonera, con la intención de generar un espacio donde las memorias de unos y otros pudieran encontrarse e interaccionar. Dado que muchos de los vecinos se habían marchado de Sant Félix, se consideró la posibilidad de realizar el encuentro durante las fiestas anuales del barrio, momento en el cual muchos de éstos venían de visita. ¡Fiesta!

Mantuvimos innumerables conversaciones con vecinos y vecinas antes del encuentro que permitieron establecer un primer vínculo de confianza con ellos y ellas. Enseguida vimos como las fotografías que retrataban el barrio años atrás y los retratos personales que guardaban en sus álbumes les resultaban perfectas herramientas para recordar y explicar sus experiencias, así como para compartirlas y hacer recordar a otros. Hicimos una serie de registros en vídeo de los protagonistas narrando sus experiencias, quienes también nos facilitaron varios documentos -textos, programas de fiestas, publicaciones del barrio- que fueron alimentando el contenido final de la muestra.

Un par de semanas antes de la exposición, se repartieron por los comercios del barrio diversas pizarras que invitaban a los vecinos a escribir aquello que les sugerían la imágenes que se habían situado en cada una de ellas.

Paralelamente, se habilitó la web: www.memoriesemergentsasantfelix.wordpress.com, con la intención de volcar todas estas experiencias a través de materiales resurgidos, y abrir así una nueva vía de colaboración, a otro nivel, en un plano digital.

Captura de la web

Con todo el material -documentos, pizarras, fotografias, vídeos-, se inauguró la muestra en La Carbonera (perteneciente ahora al Museu de Historia de Girona). Tratamos de presentar un montaje lo más evocador posible, de modo que invitara no sólo a la visita de curiosos, sino a la presencia y permanencia de los vecinos, los cuales tardaron poco en convertirla en su espontánea Casa del Barrio. La céntrica situación en la ciudad y el barrio la convirtió en una parada imprescindible en la ruta de los quehaceres cotidianos.

Imagen de la exposición

Muchos turistas entraban, pero pocos se quedaban. Echaban un vistazo y se iban, desubicados -a veces molestos- ante la ausencia de estímulos y simbologías propias de las rutas turísticas de la ciudad. Mientras, los vecinos y vecinas correteaban y conversaban, se enseñaban fotos, discutían hechos, parentescos y pasados desconocidos… Ellos fueron los guías que espontáneamente explicaron a los que había por allí lo que había sido Sant Felix a través de su propia historia.

Imagen de la exposición

Frente a La Carbonera, de vez en cuando, se escuchaba al tren turístico explicar por el altavoz otra historia distinta, la de una ciudad amable, histórica, en armonía con el mundo.

Una de las herramientas que propició uno de los resultados más satisfactorios -a parte del material fotográfico cedido por vecinos y vecinas- fué el “mapa de los sentidos”: un mapa del barrio donde se georreferenciaron recuerdos y sensaciones a través de los sentidos -gusto, olfato, tacto, oído, vista-. Así, emergieron casas de comidas, bares de tertulia, olores a petróleo y ganado, o sonidos inimaginables en la ciudad aséptica de hoy. En este mapa, los puentes que unen las dos partes de la ciudad se convirtieron en escenarios de besos, las escaleras de la catedral en interminables toboganes donde los niños se pelaban las rodillas, y las plazas y calles en territorio de juegos y disputas.

Las pizarras que se colocaron en los comercios (y luego en la muestra), estaban expuestas y abiertas a nuevos relatos y emociones. Las fotografías que se habían ido colgando en un inicio, fueron envueltas por nuevas aportaciones que los vecinos y vecinas hacían al desempolvar los cajones de casa. Otros trajeron poemas, libros, dibujos… hasta fotografías que reflejaban el paisaje humano de otros barrios.

Dibujo con los recuerdos del barrio

El ultimo día y para finalizar este primer encuentro, se invitó a todo el mundo a una “sentada a la fresca” en la puerta de La Carbonera, en un intento por rememorar aquellos espacios de relación perdidos que tenían como finalidad pasar revista a los sucesos diarios de la comunidad. En este caso sirvió, entre otras cosas, para valorar entre todos qué podrían hacer ahora con todos esos encuentros y recuerdos. La emoción de esta sentada permitió concluir con la convicción de que lo que había pasado estos días se tenía que compartir, entre otras cosas, para hacer un justo homenaje a los vecinos y vecinas, y desmontar así una historia que más que nunca era la de los vencedores, poniendo en relieve la estrecha relación entre la memoria y las experiencias vitales con la identidad y el patrimonio vivo del barrio.

Ahora, pasado el verano, se ha reanudado el proceso, que prevé juntar nuevos documentos y diseñar una estrategia para retornarlos al espacio público, intercediendo en la calle. Una de las propuestas que se contemplan es utilizar material audiovisual y fotográfico generado desde el punto de vista de los vecinos (una suerte de relatos emic), para que sirva como contenido de una serie de dispositivos (p.ej. códigos QR, fotografías, sonidos…) que irán situándose en las paredes del barrio, consiguiendo así lo que uno de los vecinos pensó y amenazó en voz alta: “¡Si las paredes hablaran…!

Será una forma de materializar un patrimonio inmaterial dispuesto en un universo que parece rechazar todo aquello que duda o cuestiona la actual Girona decente.

¡Seguiremos contando!

Sobre Transeünts

Transeünts es una asociación que nace con la decisión de poner en marcha procesos que, mediante la intervención de los ciudadanos, fomenten la creación y recuperación de nodos colaborativos que desenvoquen en reflexiones y acciones en torno a la memoria, la identidad y el espacio público.

Las prácticas del colectivo se desarrollan en torno la organización, fomento y proyección de actividades creativas orientadas a la dinamización social y la intervención sociocultural. Éstas, sitúan su plan de trabajo e investigación en el territorio, incidiendo en las diversas concepciones del espacio público, desde la interdisciplinariedad, la dialéctica, la producción cultural, la innovación social a través de entornos digitales o analógicos, y la activación de pedagogías colectivas de expansión.

Transeünts lo forman profesionales procedentes de la pedagogía social, la arquitectura, las audiovisuales, la antropología y las artes escénicas.