Comments: (0)

[ecosistemaurbano] seleccionado por el Ayuntamiento de Roma

Category : proyectos

[ecosistema urbano] ha sido seleccionado por el Ayuntamiento de Roma para presentar una propuesta al concurso restringido Rimesse in gioco/Depositi di idee junto con el equipo italiano Studio d’archittetura Via Brunetti.

El proyecto plantea la reutilización de un área urbana de Roma (Porta Maggiore) actualmente usada como aparcamiento de tranvías.

Comments: (0)

Arquigrama tv visita ecosistemaurbano

Category : ⚐ ES

Arquigrama tv está editando una colección de documentales sobre arquitectura española contemporánea que saldrá a la venta el próximo otoño. El eco-bulevar de Vallecas ha sido seleccionado y en los próximos días (si no llueve) grabarán imágenes en nuestra oficina y en vallecas.

carlos@arquigramatv.com

Comments: (0)

Networked Urbanism: The real learning begins when things go live | part II

Category : creativity + ecosistema urbano + network design + networkedurbanism + publications + urban social design + ⚐ EN

This is the second part (see the first part here) of our conversation with Paul Bottino, cofounder and executive director of TECH, Technology and Entrepreneurship Center at Harvard. Here you can read the first part.

BT&JLV The learning experience includes the possibility to learn from consequences, mistakes, and successes. This methodology emphasizes the value of the process itself, in contrast to a teaching approach primarily focused on the end results. How would you value the process versus the end results? Can we introduce failure/uncertainty as part of the development of the learning process?

PB You are being charitable because we people have proven ourselves pointless predictors! And our ever-growing connectedness and complexity are going to give computer power and big data analytics a long battle before we get much better. So as far as I can see, the value is in the process, and the end results are more or less kaleidoscopic: when the twirling stops for an instant, we see a pattern, rationalize how we got there, codify explanations, and issue predictions based on the code. The twirl resumes and reminds us of our folly but we can’t give up the game and our illusion of control. My response is to emphasize good practice—valuing process over results—in the hope that more often than not good results will emerge from good practice. Part of any good practice is periodic reflection intended to prolong the period where one is open to discovering the right practice for the right situation. That reflection includes looking at how the failure and uncertainty inherent in the process affects our practice; asking how we respond to and perceive failures; and how we perform and make decisions and communicate in uncertain circumstances.

BT&JLV Think Big / Start Small are two of the ten guidelines for the course, and are also key concepts for innovation in general. Do you have any advice about how to fill the gap between the “think” phase and the “start” phase? What are the most common challenges in the transition between the design phase and the actual implementation of the project in the real world?

PB Your eighth guideline for the studio is a great start, “Act Now!” (and ask questions later and along the way). Whenever possible, it’s a good idea to transform thoughts and words into actions and to test them with people. It is the formulation of something that people can see, touch, and experience that stimulates the most useful feedback. It is much easier to close this gap with virtual designs than it is with physical, but you can shrink it with models and simulations. In the virtual cases, the transition isn’t a bright line but a continual back and forth—two steps forward, one step back—of testing with people and redesigning until you realize your test subjects have become users and you feel you’ve made a phase change to implementation. With physical designs and more complicated virtual designs, there are clearer phase distinctions and cut-over moments. The real learning begins when things go live. The greatest challenge I see designers face in these moments is handling the pressure and responding to the unforeseen requirements that are now coming from stakeholders external to the design team, whereas before they were self-imposed. These events stress the entire design organism, from the belief that what you are doing is valuable to the little details that make it work. The best teams use systems thinking and parallel processing to tend to the entire organism in order to be as ready as they can be for these moments.

BT&JLV Historically, design schools have been somewhat segregated from other disciplines, and have been considered to be niche institutions. In the last decade, design has emerged as an overarching discipline, and design methods (design thinking) are strongly influencing other fields. These methods are frequently adopted by a wide range of disciplines, from scientific to humanistic ones.
How would you explain this opening? Has the role of the designer shifted from designing a building or product to “enhancing society”?

PB Design thinking fits a classic technology innovation paradigm, which is it takes on the order of 30–years to emerge from inception to widespread adoption. Ideas spread faster now but the 30 year rule still works for big changes. Design thinking is “process know-how” that fits the broad definition of technology. I would trace its origins back to 1961 and the publication of Synectics by William J. J. Gordon2. So many factors contribute to where it is today but perhaps the two main ones are increasing complexity frustrating a purely analytical approach and the shift from an industrial economy to a knowledge economy where the emphasis moved from labor, equipment, and capital to people, engendering a natural embrace of the human-centered precept of design thinking. The designer’s role changed right along with that. With a focus on people, the essential question is not what to make or how to make it, it is why to make it; so inexorably, designers (which includes makers by many other formal names) engage the issue of why, embody it in their designs, and find themselves working at the highest level of value creation.

BT&JLV You work as an educator with students and professionals coming from various institutions, with different backgrounds, education, and expectations.
In your experience, do designers and/or students of design have special capabilities for creative problem solving?

PB All children have the basic capabilities and unfortunately it seems mainstream schooling retrains them to concentrate on solving right-answer problems with predetermined tools. Design students seem to have either never lost or have managed to reawaken the childhood ability to see things differently, dive into open-ended challenges and try to figure things out without knowing the “right” way. That and a healthy quotient of cultivated empathy and the energy to exercise it regularly is what I see setting design students apart.

BT&JLV Networked Urbanism provides students with a toolbox of 10 guidelines to use during the research process:

1.EXPLORE
2. RESEARCH
3. NETWORK
4. SHARE
5. BE OPEN
6. THINK BIG
7. START SMALL
8. ACT NOW!
9. COMMUNICATE
10. MOVE BEYOND

Which other ingredients would you add to it?

PB This is a tremendous set to which I’d add:

11. DECLARE your ignorance: embrace what you don’t know and can’t explain and cultivate it as an energy source to ward off the tendency to believe you have an answer before you do—and the tendency not to risk losing what you think you have.
12. DEFY known authorities: their dissonance is as good an indication of value as your adopter’s resonance.
13. FOCUS on the meaning of your design: value springs from metaphorical shifts.
14. NARRATE the story of your design complete with round characters, rich settings, true heroes, and real villains.

You can access the complete publication here

Comments: (0)

Barcelona, liderando la revitalización de los mercados urbanos | Entrevista a Núria Costa

Category : sostenibilidad + urbact + urbanismo + ⚐ ES

Mercado Modernista en La Concepción - Foto: Jordi Casañas

Mercado Modernista en La Concepció – Foto: Jordi Casañas

Gran parte de la vida de las ciudades se puede ver condensada en sus mercados. Mercados de alimentación, de abastos, o mercados especializados en flores, en ropa, en artesanía… todos ellos hablan de cómo los habitantes de una ciudad hacen su vida, en una viva mezcla de cultura, historia, economía y aspectos sociales. Están íntimamente ligados a la ciudad, y ésta cambia a su alrededor: nuevos modelos comerciales que les hacen la competencia, cambios en el perfil de sus clientes potenciales o en sus hábitos de vida y consumo.. todo ello, junto con falta de estrategias adecuadas de gestión y planificación, hace que algunos decaigan económica y físicamente, que sus instalaciones queden desactualizadas o simplemente que sus compradores habituales dejen de ir. Sin embargo, cada vez más ciudades están descubriendo que este tipo de equipamientos son perfectamente actualizables para ofrecer un modelo de consumo actual, saludable y sostenible.

Una de estas ciudades es Barcelona. A través de su Instut Municipal de Mercats, lleva años volcada en un proceso de revitalización y puesta en valor de sus mercados urbanos, que no sólo han evolucionado sus modelo o recuperado su actividad tradicional, sino que en muchos casos se han convertido en nuevos espacios para manifestaciones culturales relacionadas —o no tanto—con la gastronomía y la tradición. Sus propuestas y políticas en esa línea han llevado a la ciudad a convertirse en una referencia internacional, especialmente a raíz de su último proyecto: su participación como líderes en la red transnacional URBACT Markets y la elaboración de su Plan de Acción Local o Plan Estratégico.

En una entrevista anterior ya hablamos con Raimond Blasi, presidente del mencionado Instituto, que nos contaba detalladamente los objetivos del proyecto y la forma en que se estaba trabajando. En esta ocasión entrevistamos a Núria Costa (@lluguis), con quien coincidimos en el URBACT City Festival de Riga, para que nos contara brevemente sus impresiones tras la finalización del proyecto.

Núria Costa, en el centro, durante una de las actividades del Festival

Núria Costa, en el centro, durante una de las actividades del Festival

¿Cuál es tu rol en la ciudad, en relación con los mercados?

Soy la Jefa de Comunicación y Relaciones Internacionales del Instituto de Mercados de Barcelona, una agencia municipal que se ocupa de la gestión y mejora de los 40 mercados públicos de la ciudad. Desde mi departamento, damos apoyo a las asociaciones de comerciantes de los mercados en temas de promoción y marketing, pero también generamos campañas específicas de valorización de los mercados y la alimentación saludable, usando canales digitales, social media, prensa, actividades, etc. En la gestión de relaciones públicas me ocupo de nuestras relaciones y proyectos internacionales.

¿Y cuál es tu papel específicamente en el proyecto URBACT?

He sido la coordinadora y responsable de URBACT Markets, lo que supone desde la elaboración de la idea con los responsables de otras ciudades hasta el papel de animadora de la red para generar cohesión y una relación permanente y útil entre los miembros del proyecto.

¿Qué resultados destacarías?

Para Barcelona, la participación en este programa ha permitido dar un paso más en su proyecto de mercados y construir de manera participada un plan estratégico hasta el 2025. Esto nos da visión de futuro en todos los ámbitos: económico, social, ambiental y urbano. Para los socios, cada caso es específico, pero en todos ellos se han planteado mejoras sustanciales en el uso de los mercados como motores de desarrollo de las ciudades. Finalmente, creo que hemos contribuido a incrementar el reconocimiento del valor de unos centros tradicionales y tan humildes como los mercados. En Europa hay 25.000 mercados que dan trabajo a 1 millón de personas y generan una facturación de 40 billones de euros. El impacto de los mercados en nuestras ciudades no es nada despreciable.

Noche de Tapas en el Mercat de la Guineueta - Foto: Pau Fabregat

Noche de Tapas en el Mercat de la Guineueta – Foto: Pau Fabregat

De cara al futuro, ¿crees que esos logros tienen posibilidades ser mantenidos y seguir aportando valor a la ciudad?

Por supuesto. Gracias a URBACT Markets hemos desarrollado lo que URBACT llama un Plan de Acción Local, materializado finalmente como Plan Estratégico de los Mercados a nivel local. Ahora nos toca implementarlo y al mismo tiempo corregirlo y enriquecerlo. ¡Todas las ciudades están ya manos a la obra! Pero esto no es el trabajo de un año sino de un plan a largo plazo.

¿Cómo ha funcionado la cooperación transnacional con otras ciudades? ¿Qué es lo que mejor ha salido y qué dificultades habéis encontrado?

Ha sido especialmente interesante ver los diferentes modelos de mercado, gestionados con sistemas prácticamente opuestos y mentalidades y culturas muy distintas: desde la privatización hasta la gestión pública “pura”. Al mismo tiempo las visitas permitían cuestionar algunas prácticas locales. En estas reuniones el intercambio era muy fluido y enriquecedor. Lo más difícil es mantener el contacto y la motivación por el proyecto en la distancia, en los períodos entre reuniones.

¿Qué actividades de las realizadas en Barcelona durante la participación en URBACT han tenido más éxito?

En el Plan Estratègico de los Mercados de Barcelona 2015-2025 participaron 250 personas de diferentes ámbitos: comerciantes de mercado, de ejes comerciales, de gremios, mayoristas, productores, arquitectos, representantes públicos de los sectores de salud, agricultura, comercio, urbanismo… Este ha sido nuestro gran éxito porque ahora tenemos en nuestras manos un plan con consenso. Pero vale la pena también destacar que iniciamos a nivel internacional la celebración anual de la campaña “Love Your Local Market”, la segunda quincena de mayo, y que ya llevamos 2 años participando cada vez con más actividades en los mercados de Barcelona y de todo el mundo.

Fiesta en el Mercat del Ninot - Foto: Pau Fabregat

Fiesta en el Mercat del Ninot – Foto: Pau Fabregat

¿Qué pasará con el Grupo de Apoyo Local ahora que el proyecto ha terminado? ¿Cómo es la relación actual entre sus integrantes y qué expectativas hay?

Vamos a seguir trabajando con los grupos sectoriales y a dar cuenta pública de los logros anuales. ¡Algunos de los grupos no han parado de trabajar!

¿Estáis satisfechos con el Plan de Acción Local resultante? ¿Crees que tiene posibilidades de llevarse a cabo?

Absolutamente, tenemos hoja de ruta y además es muy sensata y con visión de futuro. El Plan Estratégico 2015-2025 define 3 ámbitos, 12 objetivos, 39 medidas y 153 acciones. Los 3 ámbitos son el “ALMA” —todos los temas sociales y urbanísticos—, el “MOTOR” —las cuestiones económicas, de gestión y trabajo—, y la “SOSTENIBILIDAD” —producción local, alimentación saludable, eficiencia energética—.

Ahora que ya sabéis cómo funciona el programa, ¿tenéis intención de presentar algún otro proyecto a la nueva convocatoria de URBACT III?

Probablemente nos presentaremos a la convocatoria de implementación, que está prevista para enero de 2016, con un proyecto de monitorización de los efectos de los mercados en las ciudades desde los diferentes ámbitos de análisis del proyecto URBACT Markets. Será una buena manera de ver los efectos de los Planes Locales y al mismo tiempo de crear unos instrumentos de evaluación que puedan servir para cualquier ciudad en relación a los efectos de los mercados en la vida urbana.

¿Os ayudó en ese sentido asistir al URBACT City Festival en Riga?

Muchísimo. Hicimos un montón de contactos, recogimos ideas… Este tipo de eventos son muy útiles para compartir ideas, conocimiento y proyectos de futuro. ¡Esperamos usarlos en las próximas convocatorias!

Compartiendo experiencias con otras ciudades en el City Festival.

Compartiendo experiencias con otras ciudades en el City Festival.

Más información…

En la página de la red podéis ver noticias y documentación relacionada, como un resumen del Plan de Acción Local (resumen en PDF) de Barcelona. También os recomendamos ver las galerías de fotos de actividades en los mercados de Barcelona y el ya mencionado Plan Estratègico de los Mercados de Barcelona 2015-2025, que es el principal resultado que la participación en URBACT ha dejado a la ciudad.

El informe final “Mercados urbanos: Corazón, alma y motor de las ciudades” (PDF) se distribuyó en el “9th Internacional Public Markets Conference” el pasado marzo en Barcelona, al que asistieron más de 400 personas de 45 paises y 120 ciudades, y ya ha dado la vuelta al mundo, recibiendo comentarios de lugares tan remotos como Australia. El documento está lleno de ejemplos, metodologías y propuestas recopilados de la experiencia directas de las ciudades o regiones de la red: Turín (Italia), Ática (Grecia), Suceava (Rumanía), Pécs (Hungría), Breslavia (Polonia), Westminster (Reino Unido), Dulín (Irlanda) y Toulouse (Francia).

Os dejamos con un vídeo de una de las visitas de responsables políticos y técnicos municipales de URBACT Markets y Marakanda a los mercados de Barcelona.

Comments: (0)

Networked Urbanism: The real learning begins when things go live | part I

Category : creativity + ecosistema urbano + network design + networkedurbanism + publications + urban social design + ⚐ EN

GSDbook_654

#networkedurbanism is a series of studios taught in the Urban Planning and Design Department at the Harvard University Graduate School of Design between 2010 and 2014.

The #networkedurbanism studio aims to bring network-design thinking to the forefront of design disciplines and strives to solve real-world problems on the ground, providing an alternative to the traditional approach of designing urban environments from a bird’s-eye view, and a single designer’s perspective. Networked Urbanism not only examines the physical dimension of the city, but also its social processes and fluxes, developing initiatives that generate spontaneous transformations and set up conditions for change.

The #networkedurbanism studio provides the framework for students to pursue their own interests, find their own means of expression, and create their own paths. They are encouraged to work with others, to create connections and to search for new problems and opportunities that underlie our society, visibly or subtly. Overall, they are expected to explore the city and design new tools to creatively improve urban life.

The following conversation with Paul Bottino is an excerpt from our publication Networked Urbanism, Design Thinking Initiatives for a Better Urban Life

Paul Bottino is cofounder and executive director of TECH, Technology and Entrepreneurship Center at Harvard.
TECH’s mission is to advance the understanding and practice of innovation and entrepreneurship through experiential education: by initiating, advancing and informing student projects. TECH helps faculty create and deliver innovation and entrepreneurship project courses, provides students with project support and sponsors and advises student groups working to build the Harvard innovation community.TECH is based on the belief that boundaries—between disciplines, people, organizations, and ideas—need to be crossed continually to create the insights that lead to innovations because socially useful and commercially viable advancements require the right mix of scientific and engineering knowledge, entrepreneurial know-how, and worldly perspective.

Belinda Tato and Jose Luis Vallejo (BT&JLV): TECH promotes experiential education, a pedagogical approach that informs many methodologies in which educators purposefully engage with learners in direct experience and focused reflection in order to increase their knowledge, develop their skills, clarify their values, and develop their capacity to contribute to their communities.
Networked Urbanism studio incorporates this methodology, requiring participants to leave their comfort zone in order to introduce them to realities in today’s society – outside the walls of Academia—in which designer’s skills are needed. Do you think that this non-academic, feedback-driven process should be used more often in design courses? Does it help to foster an entrepreneurial spirit among students?

Paul B. Bottino (PB): Absolutely. Though it is only non-academic in the sense of that word that means concerned solely with matters of theoretical importance. I consider it academic because it is central to learning, which is my chosen sense of the word. The kind of experiential education that my students and I practice does have practical ends as well as theoretical. But in a creative economy, where knowledge is the primary means of production, education is inextricably linked to practical ends. All of the educators and learners I know—be they at the lifelong, higher, secondary, elementary, or natural level—want to create useful knowledge for their desired ends, and those ends include everything imaginable on the spectrum of human experience. In my case, and I believe this is true of the Networked Urbanism studio, the end goal is to help build students’ innovative capacity.
In order to do that, educators and students must jointly go on an implicit knowledge exploration.

It is obvious but worth saying that knowledge about the future and the new designs that will inhabit it is not explicit, meaning you can’t enter search terms in Google and get answers, even if Google had access to every bit of knowledge available. Instead, it is a research process in which you craft a probe in the form of a design concept and take it to people to educe knowledge about it. If it is a new concept, which it must be to qualify as a potential innovation, then it is going to generate new thoughts. The designer takes those new thoughts not as answers, but rather as feedback. The endeavor of the designer is to transform concepts into value. Value is a utility function; it derives from the use of designs by some number of people. So the essential way designers create value is by engaging in a process of formulation-feedback-reformulation that transforms neurons firing into words, visuals, prototypes, and designs. In my experience, learning via this process is the only way to develop the kind of embodied knowledge that lasts and evolves. Willingly engaging in this full experience and being vulnerable to it is the essence of the entrepreneurial spirit. And, as Oliver Wendell Holmes, Jr., is quoted, “A mind that is stretched by a new experience can never go back to its old dimensions.”

BT&JLV Networked Urbanism encourages students to choose a topic at the intersection of their interests and society’s needs. They have to take the initiative and make decisions. Projects become unique and linked to their personal stories and many of them live beyond the term. This isn’t the traditional academic approach but it is a common entrepreneurial construct, and designers are increasingly expected to define both the problem and the solution. Do you think that “problem finding” skills have become a fundamental base for innovation?

PB Yes, most certainly. I would say those skills always have been essential to innovation, but it is probably more apt to call them something else because in many cases you don’t need to find the problem, it is in clear view. Consider certain diseases where the problems are well known—when a treatment or cure is discovered, invented, and developed, it is very likely immediately deemed an innovation. This is a process of innovation that occurs almost entirely by devising a new solution to an existing problem. I think it is fair to differentiate creative problem-solving, where the problem is given or known, from innovating, where it is not, yet still call creative solutions that are widely used, innovations. To this way of thinking, the full experience of innovating starts with some kind of finding—finding problems people don’t know they have or finding opportunities others don’t see. These kinds of findings emerge from change. Change causes uncertainty about the meaning of existing things and whether they are still useful and valuable. The designer interprets change, sees things differently, and creates new meaning and value. Because there is so much change, the possibilities are endless so it is essential to filter them through one’s values, interests, and capabilities to make a starting choice. This is wonderful for the educational experience because it supplies personal purpose, relevance, and intrinsic motivation to the exploration.

BT&JLV One of the crucial benefits during the Networked Urbanism studio has been the cross-pollination of students with many different backgrounds from all the programs within the GSD. Moreover, the collaboration with people outside of the studio enhanced the innovation of the projects exponentially, since students are required to build up connections with others, creating a network of advisors and professionals within the field, as well as existing and potential community members. Is interdisciplinary collaboration now a necessary ingredient for successful entrepreneurship and innovation?

PB It is probably too much to say that it is absolutely necessary in all cases because there will always be instances of people seeing things differently and innovating without too much assistance, but it feels like those are edge cases that are more and more extreme. More the norm is where the challenge is complex, and seeing and approaching things differently comes from a combination of perspectives and abilities. It is often hard for one person to see things differently. Some people are more agile than others at changing frames internally; most need collaboration and other inputs to do it. I think this is due to a combination of the way our neural pathways are formed and maintained and a lack of meta-thinking practice. That combined with increasingly specified knowledge domains and the training and concentration necessary to master those domains means collaborating with people from other areas, worldviews, and walks of life increases your chances of seeing things differently, getting the diversity of feedback you need and finding the knowledge resources you need to create value.

The second part of the conversation with Paul Bottino has been published in this post.

Comment: (1)

IdeaScale, una plataforma para fomentar la innovación abierta del sector público

Category : social toolbox + software social + tecnologías + ⚐ ES

ideascale_header2_620

Apenas 1 día después de haber asumido como jefe de la Casa Blanca, hace más de 6 años, el 21 de Enero de 2009, el Presidente Barack Obama publica el memorandum Transparency and Open Government, un documento histórico y bastante ambicioso, en el cual se compromete a crear niveles de apertura, colaboración y participación nunca antes visto en la administración del estado. De esta manera Obama comenzaba a cumplir aquello que prometió durante su campaña a la presidencia; impulsar un gobierno abierto basado en altos niveles de transparencia, responsabilidad e inclusión. Si bien Obama no fue el primero en promover acciones en pos de administraciones más transparentes, abiertas, inclusivas y sensibles a las necesidades ciudadanas, su decidido compromiso con la causa inspiró el surgimiento de esfuerzos similares en otras partes del mundo. Temas como la apertura masiva de datos públicos y la decidida participación ciudadana en la toma de decisiones, en reformas legislativas y en la innovación del sector público se ha comenzado a escuchar y ver cada vez con más frecuencia alrededor del mundo.

Esta coyuntura social y política coinciden con la irrupción de nuevas tecnologías de la información y comunicación que al mismo tiempo han comenzado a redefinir la naturaleza y el alcance de la participación cívica y de la democracia misma. Estas tecnologías han permitido la aparición de nuevos escenarios de participación ciudadana donde la experiencia, el conocimiento, la opinión y la creatividad del ciudadano común han jugado un rol protagónico en la resolución de complejas problemáticas sociales, como la detección de focos de infección del mosquito del dengue (Dengue Chat), la toma de decisiones sobre asuntos de interés general, como en la reforma de leyes (Reforma Constitucional Participativa en Islandia), y en la innovación del sector público (Mi Ciudad Ideal).

Un ejemplo bastante relevante de estas tecnologías orientadas a la participación ciudadana es IdeaScale, una plataforma web de gestión de ideas que ha sido ampliamente empleada por distintas instituciones públicas, políticos y autoridades en sus intentos de generar espacios alternativos de intercambio de opinión, ideación y deliberación entre ciudadanos. Utilizada por la Casa Blanca para justamente recolectar ideas sobre medidas, estrategias y políticas que permitan al gobierno llevar una administración más transparente, participativa e inclusiva (OpenGov). También adoptada como plataforma de ideación colectiva por la National Aeronautics and Space Administration (NASA) para reclutar ideas y opiniones de la sociedad civil respecto a los planes de exploración de Marte (Mars Forum). Más recientemente, en Junio de 2013, IdeaScale fue elegida por el Ministerio del Ambiente de Finlandia y el Parlamento de aquel país como soporte para una iniciativa que buscaba la participación ciudadana en el proceso de redacción de leyes que regulen el tráfico de vehículos de nieve (Crowdsourcing Off-Traffic Law).

mars_forum_website

IdeaScale es no solo utilizada en el dominio cívico también grandes compañías como EA Sport, CISCO, y Marriot la emplean como instrumento para incorporar ideas y sugerencias de sus clientes en la innovación de productos y servicios. En IdeaScale, los usuarios no solo pueden sugerir ideas, también votar a favor o en contra de alguna propuesta y emitir opinión respecto a las propuestas por medio de comentarios. Esta última funcionalidad permite que sean los mismos participantes quienes ayuden al refinar y mejorar las propuestas, así como también sentar una postura respecto a las mismas. A la descripción de toda propuesta puede ser acompañada una imagen o documento que facilite la comprensión de la misma.

Una de las principales ventajas de IdeaScale es la simplicidad de su interfaz de usuario y la utilización de interacciones presentes en la mayoría de las plataformas online hoy en día y ampliamente conocidas por usuarios de la web. Por ejemplo, publicar una idea no es muy distinto a publicar un post en alguna red social de propósito general, como Facebook o Google Plus, como lo muestra la Figura 1. Votar por una idea no requiere más que un simple click en botones similares al conocido Like/Unlike de Facebook. De igual modo, emitir una opinión sobre alguna propuesta significa simplemente añadir un comentario al pie de la descripción de la propuesta, tal cual ilustra la Figura 2.

IdeaScale

Además de una simple interfaz de usuario, IdeaScale, ofrece interesantes funcionalidades para organizar y manejar el contenido, es decir las ideas y comentarios. En primer lugar, las propuestas pueden ser agrupadas por tópicos o campañas. También, los mismos autores tienen la posibilidad de etiquetar sus propuestas con palabras claves (etiquetas) que faciliten su posterior localización. Dentro la plataforma las propuestas se organizan en tres formas, la primera, cronológica. Aquí las ideas se ordenan de acuerdo a su fecha de publicación, las más recientes aparecen al comienzo de la lista mientras que las primeras se encuentran al final. Las ideas también son organizadas por su popularidad, es decir aquellas ideas mejor valoradas por los participantes aparecen primero —el valor de una idea se calcula contrastando sus respectivos votos positivos y negativos. El interés de los participantes en las ideas es también tenido en cuenta a la hora de organizar el contenido, aquí el interés es medido considerando la cantidad de comentarios que una idea o propuesta recibió. La figura 3 ilustra los diferentes listados utilizados para presentar las ideas a los usuarios.

IdeaScale

Sin embargo, quizás la fortaleza más importante de IdeaScale son las funcionalidades ligadas al análisis del contenido. En este sentido, diferentes técnicas de filtrado y evaluación facilitan enormemente el trabajo de identificación y selección de ideas prometedoras. Al mismo tiempo la disponibilidad de un dashboard interactivo permite a los administradores controlar y monitorear diferentes aspectos de la iniciativa de ideación, como las campañas de ideas y el perfil de los participantes. En la  figura 4 se ilustran las funcionalidades de reporte que permiten conocer más detalles sobre las campañas de ideas.

IdeaScale

Un detalle no menor, respecto a IdeaScale, es el conjunto de APIs que ofrece. Estas permiten a desarrolladores construir aplicaciones sobre su plataformas a manera de extender las funcionalidades de la misma. Un ejemplo de esto, es Agora 2.0, aplicación web implementada utilizando estas APIs, que permite la sincronización de la plataforma online de IdeaScale con un frontend offline conectado a una pantalla pública. La excelente documentación ofrecida por IdeaScale facilita bastante la introducción al uso de estas APIs, inclusive existen clientes open-source, como IdeaScaly, que permiten ahorrar una cantidad importante de trabajo de implementación.

Como cualquier otra herramienta, IdeaScale tiene sus desventajas. Es limitada a la hora de hacer un seguimiento a situaciones de deliberación donde los participantes exponen argumentos a favor y en contra de una determinada propuesta; aquí se requiere de un instrumento bastante más estructurado que permita manejar este tipo de procesos. Tampoco es fácil controlar la evolución de las propuestas, que en la mayoría de los casos son refinadas y mejoradas por medio de comentarios de participantes luego de haber sido publicadas. Aunque dispone de funcionalidades que permiten integrar la plataforma a las redes sociales de propósito general, estas, desde mi punto de vista, son insuficientes perdiendo una importante oportunidad de enriquecer las procesos de ideación con opiniones, ideas y conocimientos vertidos en estos espacios virtuales de socialización.

ideascale_badges

Sin dudas IdeaScale ha dado muestras suficientes de su utilidad como facilitador de procesos de creación e ideación colectiva. Desde la Casa Blanca, pasando por el Parlamento Finlandés, y llegando a pequeños gobiernos locales, todos se han beneficiado de la practicidad, potencia y simpleza de sus funcionalidades. Por tanto, si estás pensando en algún tipo de iniciativa de discusión, creación o ideación colectiva basada en la opinión y el conocimiento de la ciudadana, IdeaScale es definitivamente una opción a tener en cuenta ya que además de todo lo mencionado anteriormente ofrece una versión gratuita y puede ser utilizada en diversos idiomas.

¡Éxitos!

Jorge Saldivar, @jorgesaldivar, investigador experto en plataformas y sistemas de participación ciudadana.

Comments: (0)

Little Free Library | lo que sucede cuando los ciudadanos comparten sus libros impresos

Category : #follow + #followcreative + creatividad + cultura abierta + espacio público + video + ⚐ ES

foto: Don McCullough en Flickr

Estamos asistiendo a una difusión creciente, a nivel global, de iniciativas de origen ciudadano que a través de pequeñas acciones contribuyen a la mejora de la calidad de la vida y a la consolidación del espíritu de comunidad, interviniendo de manera puntual en diversas dinámicas de barrio. Una de estas iniciativas, que ha nacido de la voluntad de los ciudadanos de organizarse para crear un servicio a la escala de barrio, y que por su facilidad de instalación y reproducción se ha difundido a nivel global, es Little Free Library.

El concepto de Little Free Library es muy simple: en un espacio público se instala un caja —tuneada según los gustos de quien la realiza— donde cualquiera puede dejar libros para el intercambio libre entre los vecinos.

foto: Alan Levine, Elvert Barnes, Paul WanVerf, Ali Eminov en Flickr

La pareja conceptual Libro+Libre ha tenido bastante éxito y esto es debido a una serie de motivos, entre otros:

+ En una época donde todos los bienes culturales (o casi) se pueden descargar de Internet a precios muy bajos comparados a los de la era pre-digital, se está difundiendo la opinión de que también para los bienes en papel es necesario encontrar una manera que permita su circulación abierta, libre y barata.

+ El intercambio de libros con este sistema es totalmente ajeno a los requisitos normalmente necesarios para pedir un préstamo en una biblioteca: no es necesario inscribirse, no es necesarios dar datos y no es necesario ser puntuales en las devoluciones. El usuario de esas pequeñas librerías libres está totalmente desvinculado de cualquiera obligación y su compromiso se basa únicamente en su voluntad de ser parte de la iniciativa en manera responsable y respetuosa.

+ La fascinación del papel impreso sigue siendo fuerte y (h)ojear algo nuevo que se encuentra libremente en la calle resulta ser todavía una actividad atrayente. De hecho, leer algo que ha puesto para uso público se viene haciendo desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, en los bares, donde —al menos en Italia— es costumbre poner el periódico del día a disposición de todos los clientes.

El valor añadido de promover esta iniciativa en nuestra época es claramente la posibilidad de compartir esta experiencia, contribuir con su difusión y facilitar su uso, en particular gracias a la geolocalización de todas las pequeñas librerías libres presentes en la base de datos global.

mapa de las pequeñas librerías libres en Estados Unidos – littlefreelibrary.org

Aquí os dejamos un vídeo que cuenta la iniciativa desde la voz de los usuarios:

Comments: (0)

Impresiones del City Festival y aviso para la convocatoria de URBACT III

Category : urbact + urbanismo + ⚐ ES

Apertura del Festival

Apertura del Festival

A pocas semanas de la celebración del URBACT City Festival de Riga, en esta edición especial del boletín os compartimos las impresiones de parte del equipo organizador, a modo de crónica, y los materiales generados que os servirán para recordar, a los que fuisteis, y para conocer lo que se hizo y el ambiente que hubo, a los que no pudisteis ir.

Además incluimos una nota importante sobre la convocatoria de nuevas redes que ya hicimos circular anteriormente a través de la Autoridad de Gestión pero que recordamos aquí.

Como siempre, recordad que si tenéis noticias de vuestras redes o queréis compartir vuestras actividades con la red española de URBACT, sólo tenéis que mandarnos un mail y las incluiremos aquí.

Ver el boletín online de URBACT en español

Comments: (0)

City Festival: aprendizaje urbano innovador en un no-congreso

Category : eventos + sostenibilidad + urbact + urbanismo + ⚐ ES

Uno de los rincones de "meet the cities" - URBACT City Festival

Conversación en uno de los rincones de “meet the cities” – URBACT City Festival

El City Festival de URBACT, que tuvo lugar los pasados días 6 a 8 de mayo de 2015 en Riga, pretendía inspirar la búsqueda de mejores futuros urbanos a través de innovadoras dinámicas de intercambio y aprendizaje. Uno de los objetivos clave del programa URBACT es apoyar a las ciudades en su capacidad para desarrollar e implementar estrategias y acciones urbanas integradas. Eventos como el City Festival constituyen parte de la estrategia general del programa, junto a las redes de ciudades, la “capitalización” o aprovechamiento del conocimiento sobre temas urbanos, y otras iniciativas como Universidades de Verano, seminarios en 29 Estados miembros o programas de formación para cargos electos por toda Europa.

URBACT tiene una sólida trayectoria en el diseño y la puesta en marcha de experiencias de aprendizaje innovadoras. Un estudio realizado por Ekos en 2014 afirma que “URBACT representa un enfoque único, con la aplicación de una gama completa y complementaria de los conceptos de aprendizaje más actuales, como el aprendizaje colectivo y las comunidades de práctica, así como una alineación cercana con el enfoque del aprendizaje basado en acciones (action learning)”. Con este nuevo evento, un Festival de Ciudades, esperábamos reunir a ciudades de toda la UE y proporcionar un nuevo tipo de plataforma para que los profesionales urbanos pudieran aprender, inspirar y ser inspirados en torno al tema común: futuros urbanos más sostenibles y deseables.

La obligatoria foto de "a ver si cabemos" - URBACT City Festival

La obligatoria foto de “a ver si no sale nadie con los ojos cerrados” – URBACT City Festival

Las plazas quedaron totalmente ocupadas un mes antes del evento, y por los comentarios y el feedback formal que hemos recibido, estamos seguros de que las 470 personas que asistieron disfrutaron de la experiencia. Es más, el 91% de los que completaron nuestros cuestionarios declararon que sus conocimientos generales se habían incrementado tras asistir al Festival.

Pero ¿qué sabemos sobre cómo aprenden las ciudades? ¿Cómo se adaptó el enfoque de URBACT al Festival? ¿Cuáles fueron los principales factores del éxito? A continuación compartimos algunas reflexiones sobre aquello que hace que un Festival de Ciudades como éste funcione.

Un programa equilibrado con una temática rica y variada

La elección de los temas abordados en las sesiones fue cuidadosamente realizada para presentar diferentes desafíos urbanos y el acervo de URBACT en torno a éstos. Se cubrieron los aspectos ambientales, económicos y sociales con ejemplos traídos de todos los rincones de la Unión Europea, destacando informes sobre el “pensar y hacer” más actual de las ciudades y abarcando desde la innovación social hasta la ciudad compacta, el placemaking, la regeneración sostenible, la movilidad y mucho más. Es importante destacar que cada participante pudo tomar sus propias decisiones, seleccionando los temas que más le interesaban y creando de ese modo una ruta personalizada por el Festival.

El conocimiento generado en URBACT

Todo el panel del festival, compuesto por expertos, conferenciantes, guías de los walkshops, presentadores de las charlas “Get Inspired” y facilitadores de las sesiones de encuentro “Meet the cities”, fue reclutado de entre la amplia base de conocimiento generada por el programa URBACT II y sus socios. Lo que podríamos llamar “talento de cosecha propia”: gente que tiene un entendimiento claro de la importancia de los enfoques integrados y participativos, familiarizada con los métodos de URBACT y dispuesta a compartir las lecciones, los experimentos, los éxitos y los fracasos de forma imaginativa, reflexiva e inspiradora.

Contando la experienca de Tesalónica - URBACT City Festival

Contando la experienca de Tesalónica, en su rincón de “Meet the cities” – URBACT City Festival

En todas las sesiones hubo sugerencias prácticas y concretas sobre herramientas y soluciones de las que pueden hacer uso las ciudades. Muchas veces incluso la transferencia de ideas muy pequeñas sobre nuevos enfoques puede desencadenar mejoras sutiles pero reconocibles “en casa”. Sabemos que estas pequeñas ideas, generadas desde el conocimiento de las iniciativas de otras ciudades, pueden ejercer una influencia significativa en las prácticas existentes.

“¡Gracias por este evento tan inspirador! ¡Hemos vuelto a casa con mucha energía para seguir adelante!” – Representante de una ciudad de la red de URBACT

Altos niveles de interactividad

El nivel de interacción alcanzado especialmente con el trabajo en grupos pequeños en diferentes momentos y sesiones, fue un desafío logístico para un evento de este tamaño. El equipo del Festival formuló cuidadosamente los grupos para cada sesión, de forma que hubieran 5 o 6 personas por grupo como tamaño ideal para facilitar una buena conversación. Esto además facilitó la mezcla entre la gente durante las sesiones de URBACT Café, Unpacking Knowledge e Idea Factory, permitiendo a los participantes pasar por diferentes grupos y conocer a otras personas procedentes de sesiones temáticas diferentes. De este modo el intercambio temático se maximizó y los participantes pudieron escuchar y conversar sobre diferentes temas, obteniendo con ello una visión desde otras perspectivas.

Grupos de trabajo cambiantes, entornos diferentes - URBACT City Festival

Grupos de trabajo cambiantes, entornos diferentes, dinámicas refrescantes – URBACT City Festival

Combinando métodos para los diferentes estilos de aprendizaje

Según nuestra experiencia con las redes de URBACT, somos conscientes de la necesidad de usar herramientas para dar soporte al aprendizaje visual, auditivo y cinestésico, generando experiencias más tangibles que son especialmente efectivas para profesionales de países de habla no inglesa. Por ello, todas las sesiones contaron con contenidos visuales potentes tanto en las presentaciones como durante las dinámicas. Muchas de ellas tuvieron un componente de movimiento físico. Cambiar de grupo y de ubicación para cada sesión fue también una manera de maximizar el potencial creativo y asegurarnos de que nadie se quedaba atascado o aburrido. Experimentar estos métodos de primera mano ayudó a los participantes a entender su valor.

“Por primera vez he entendido lo que realmente significa interactivo. ¡Gracias!” – Representante de una ciudad de la red de URBACT

Reflexión colectiva e individual

Integradas en el programa, a medio camino y hacia el final, se facilitaron conversaciones estructuradas para procesar el conocimiento y la experiencia del Festival. Esos momentos, idóneos para reflexionar críticamente, recapitular, verbalizar, pensar en voz alta, consolidar y comenzar a planificar qué acciones podrían usarse de vuelta en la ciudad de origen, ayudaron a evitar la sobrecarga de contenidos o la adquisición meramente teórica del conocimiento.

Una innovación intencionada fue la Idea Factory, durante la cual se hizo uso de cajas de cartón distribuidas por diferentes espacios del evento y con una serie de tareas explicadas en sobres pegados en un lateral. Las respuestas y las soluciones a los temas planteados se pintaron en los lados de las cajas, permitiendo hacer un montaje final en el auditorio, a modo de galería colectiva.

Compartiendo los resultados de los trabajos en grupo - URBACT City Festival

Compartiendo los resultados de los trabajos en grupo – URBACT City Festival

Capturando ideas

Desde el inicio se encomendó a cada participante la misión de recoger, conectar y co-crear ideas en torno a las tendencias urbanas más destacadas del momento, como un hilo de continuidad entre todas las actividades. El pack de bienvenida del festival incluía, entre otras cosas, un diario y unos post-its para documentar ideas y prácticas sobre la marcha. La oportunidad para compartir esas notas se presentó durante las sesiones de trabajo en pequeños grupos y las sesiones de networking informal, llevándose después cada uno, de vuelta a casa, las ideas, herramientas o reflexiones más relevantes.

Anotando y compartiendo impresiones - URBACT City Festival

Anotando y compartiendo impresiones – URBACT City Festival

La ciudad de Riga como ancla y telón de fondo

Al contrario que en muchos otros eventos internacionales, en el City Festival se desarrolló una estrategia consciente para interactuar con la ciudad de Riga, con sus habitantes y agentes urbanos. El Alcalde de Riga, Nils Usakovs, dio su bienvenida formal a los asistentes, y varias redes de URBACT dirigieron una serie de walkshops, a modo de safaris urbanos, que conectaban los resultados de su trabajo con los desafíos y enfoques propios de Riga, permitiendo ver, tocar y sentir la ciudad en funcionamiento y dando vida a los conceptos.

Atmósfera de festival

Para este evento fue fundamental crear una atmósfera de festival, haciendo honor a la noción de que el conocimiento urbano debería ser celebrado, de que los diseñadores de políticas y los profesionales pueden juntarse en un ambiente positivo para inspirarse mutuamente. La atmósfera buscada se consiguió tanto con un diseño colorido como vistiendo los espacios del Centro de Convenciones, cubriendo de confetti a los asistentes a la ceremonia de apertura o moviendo los muebles de cartón y creando espacios pop-up. Música, globos, ejercicios para romper el hielo (incluido un flashmob), vídeos cortos del día anterior reproducidos cada mañana, enormes cajas de cartón para trabajar… todo ello contribuyó a aumentar la sensación de dinamismo. Los retos paralelos en las redes sociales, como #SeenInRiga o #URBACTfest, ayudaron a la vez a amplificar los mensajes del Festival. En Storify podéis leer un resumen de las interacciones online del evento.

Y por supuesto... ¡la fiesta! - URBACT City Festival

Y por supuesto… ¡la fiesta! – URBACT City Festival

Hubo muchas oportunidades para el encuentro informal durante los cafés matutinos, los cócteles y por supuesto la fiesta final. El Festival no es que diera permiso, es que envió a sus participantes una invitación explícita a disfrutar, implicarse y ser creativos.

“Lo que me llevo a casa, sin dudarlo, es la atmósfera, la atmósfera transformadora. ¡Gracias al equipo de URBACT por contribuir a rediseñar el formato de congreso y dar confianza a las entidades públicas para desafiar las convenciones y asumir riesgos!” – Strategic Design Scenarios: Killing the powerpoint and the keynote!

Inversión y recompensa

Llevar a buen término este Festival implicó meses de planificación. El esfuerzo requerido para organizar un evento multiformato y multitemática es, por supuesto, mayor que el de un evento más tradicional. El equipo trabajó cuidadosamente elaborando el programa, buscando el equilibrio y el ritmo adecuados, reimaginando los espacios del Centro de Convenciones con divisiones móviles, jugando con el aspecto y las sensaciones, creando listas de reproducción e incluso haciendo pruebas de carga sobre el mobiliario reciclable de cartón… saltando sobre él.

Al final, ver los resultados fue enormemente satisfactorio: la calidez y el entusiasmo con que los participante saludaron a viejos amigos y conocieron a otros nuevos, la energía con la que se abordaron todas las actividades, las generosas notas en los Diarios del Festival, ver a la gente inclinarse hacia adelante para escuchar en los rincones de Meet the Cities, y la asombrosa creatividad que se pudo ver y oír en infinidad de conversaciones y en las cajas de la Idea Factory. Al final, el factor de éxito más importante de todo el Festival fue la actitud positiva y la implicación total de todos los participantes.

Un legado para otros futuros urbanos

La recompensa más grande fue ver esa energía y ese impulso transformados en cambios en las ciudades; en nuevos futuros urbanos. El legado del Festival son nuevas soluciones, cambios de mentalidad, aumento de la creatividad y multiplicación de las ideas, creación de conciencia y comprensión de los temas más importantes en las ciudades, y la mejora de las capacidades de aplicación de nuevas ideas en el desarrollo urbano participativo y sostenible. Esperamos que el Festival haya influido positivamente en la forma en que las ciudades funcionan, trayendo niveles más altos de eficiencia, inspiración e innovación.

Como comentó Stephen Duffy, de la Comisión Europea:

“Queremos ver lo inesperado, queremos empoderar a las ciudades, queremos ver nuevas ideas. Cuando ves este nivel de creatividad en las ciudades, es reconfortante.”

Todos los vídeos del festival.
Todas las fotos del festival.

Ver artículo original (EN).

Por Sally Kneeshaw.

Comments: (0)

Reinventarse o Morir. Transformación de Centros Comerciales bajo el nuevo paradigma económico/urbano

Category : arquitectura + ecosistema urbano + espacio público + ⚐ ES

 

Southdale Mall circa. 1956. Via Shorpy

Hace unos meses tuvimos la ocasión de comenzar a trabajar en un proyecto absolutamente conectado con la situación actual de cambio económico/urbano, la revitalización urbana de un centro comercial. Un espacio genérico, en un lugar genérico de cualquier periferia urbana. Para nosotros, diseñadores sociales urbanos preocupados por detectar las necesidades de la sociedad contemporánea, este proyecto ha sido una inyección de realidad muy estimulante que nos ha obligado a reconsiderar nuestra posición sobre los centros comerciales y su papel en la ciudad actual.

El concepto de centro comercial, como lo entendemos y experimentamos actualmente, podría tener los días contados. No hace falta ser “un Krugman” para darse cuenta de esto. El mundo de los centros comerciales, que ha gozado de gran gloria en los últimos años, no ha sido precisamente un terreno de experimentación e innovación. Se trata de un modelo, que importado de Estados Unidos, y muy vinculado a la movilidad en coche, se ha implementado en distintas geografías y culturas con limitadísimas variaciones. Las mismas marcas, la misma gastronomía en una atmósfera absolutamente genérica, controlada, climatizada y desconectada del exterior, tanto física como culturalmente. Una atmósfera idónea sólo para consumir, sin ni siquiera proveer espacios de descanso o las condiciones para que los espacios “comunes” funcionen como un verdadero espacio público, entendido como espacio para la relación entre las personas, la socialización. Un espacio interior, de propiedad privada, y con unas normas de utilización muy restrictivas, que emula un espacio “público” exterior.

Lo peor para la innovación urbana es que cualquier tipología gastada y repetida hasta la saciedad sea rentable económicamente. En esa situación podemos llegar a pensar, erróneamente, que lo estamos haciendo bien, porque el dinero manando sin fin es el mejor antídoto para reflexionar sobre otros muchos aspectos, tanto o más importantes que el balance económico. Ahora toca preguntarse: ¿Era tan malo pararse a pensar durante un instante?

Como primer ejercicio, hicimos una búsqueda en Google (shopping mall interior) y este es el resultado:

 

Es curioso ver cómo edificios en contextos tan distantes y distintos, ofrecen espacios, soluciones y elementos tan homogéneos. La primera anotación que se podría hacer es que la estética y la filosofía que hay detrás de estos malls, así como su finalidad exclusivamente de ‘máquina para vender’, son muy similares en cualquier parte del mundo. Edificios como estos representan plenamente el fenómeno de la globalización del lenguaje arquitectónico y de la reproducción de un modelo social y económico a escala mundial. Muchos artistas han interpretado y registrado esta realidad; entre ellos el fotógrafo Michael Galinsky, que en 1989  a la edad de 20 años, decidió realizar un viaje recorriendo numerosos centros comerciales a lo largo de todos los Estados Unidos. Ese trabajo ha sido recopilado en el libro Malls across America, publicado gracias a una iniciativa de crowdfunding en kickstarter.

Foto de Michael Galinsky

¿Cómo surgieron?

El concepto de un espacio ‘calle’ con comercio a ambos lados, donde poder caminar protegido de la intemperie y donde el ciudadano/cliente elige en qué tienda hacer sus compras, es una invención que encuentra sus raíces históricas en la sociedad post-Revolución Industrial. La aparición de la burguesía y con ella la semilla de la actual sociedad de consumo, empezaron a modelar en esta dirección la forma de los centros urbanos contemporáneos. El más conocido germen histórico de estos nuevos espacios urbanos, donde la vida social y el comercio se hallaban completamente superpuestos, son los pasajes cubiertos en el Paris del s. XIX. Estas lujosas calles comerciales, cubiertas por sofisticadas estructuras de vidrio y acero para permitir el paso de la luz natural, pueden considerarse el antecedente del contemporáneo shopping mall, generando pequeñas “ciudades, mundos en miniatura” dentro del tejido urbano de la ciudad, tal y como fueron definidas por Walter Benjamin.

Pero el centro comercial tal y como lo conocemos actualmente, se considera un ‘invento’ del arquitecto austriaco-americano Victor Gruen, quien en 1952 definió su visión en un artículo de la revista Progressive Architecture, despertando la imaginación de promotores y ayuntamientos. Victor Gruen concibió el primer prototipo de centro comercial cerrado en Edina, Minnesota, en 1956. Su idea inicial era incluir en el conjunto todos los elementos que componen la ciudad, es decir viviendas, escuelas, espacios públicos y vegetación. El utópico proyecto original de Gruen para el Southdale Mall finalmente omitió en su realización el resto de elementos y toda la innovación se concentró en el formato “espacio cerrado para compras”.

Posteriormente la “Victor Gruen Associates” siguió realizando un gran número de shopping malls, llegando a definir una tipología específica de edificios con este fin comercial. La enorme difusión de este modelo genérico que simplifica hasta el extremo la superposición de urbanidad, vida social y actividad comercial, modificó los patrones de consumo, la forma de desplazarse y los hábitos de ocio de millones de familias norteamericanas. El modelo que se ha extendido hasta nuestros días se encuentra, por consiguiente, totalmente centrado sobre el tema del consumo, dejando fuera la reflexión sobre espacio público y ciudad.

 

La cultura automovilística de EEUU fomentó la tendencia de centros comerciales suburbanos. Via Malls of America.

 

El increíble éxito económico de los centros comerciales en América venía reforzado por estilo consumista del “american way of life” y, finalmente, de una manera progresiva, muchas ciudades acabaron por abandonar su centro urbano al convertir el shopping mall en el contenedor de la vida social o el lugar de encuentro para adolescentes. En 1990, el centro comercial vivió un pico de popularidad y en EEUU abrían sus puertas 140 centros al año.

Este formato se fue extendiendo por otras ciudades y países, siendo también importado a Europa e instalado en el viejo continente como una reformulación de la galería comercial inventada en ciudades como París, teniendo ya poco que ver con ese arquetipo. Se crea en paralelo con una nueva cultura urbana y de consumo que implica el uso del coche, la expansión de la huella urbana y la vida en la periferia. Las ciudades europeas, con una intensa vida urbana en sus centros, también reproducen este modelo.

¿Cómo están hoy?

Desde el comienzo del nuevo siglo, la creación de centros comerciales ha vivido una ralentización. Existen numerosas razones para ello:

1: Los más grandes, increíbles y novedosos ‘shopping malls’ se han venido realizado en las nuevas “Américas” del mundo; es decir en China, Emiratos Árabes, Malasia….

2: Los centros existentes en Europa y Estados Unidos, sufren una crisis que, lejos de ser exclusivamente económica, va más allá de la actual recesión. Es una crisis estructural del modelo, una crisis que probablemente es debida al fin del efecto novedad, así como a la existencia de un contexto distinto y nuevos modelos de negocio que son posibles a través de la compra online. Hoy el escenario económico es distinto, la competencia entre los centros más antiguos y obsoletos y los recién construidos es atroz e internet multiplica su actividad comercial cada año, restando negocio al comercio físico.

3: La obsolescencia es una parte fisiológica de la vida de todo objeto y por tanto la capacidad de innovar y de buscar nuevas oportunidades es imprescindible para la supervivencia. Los centros comerciales, por su enorme éxito económico, no han tenido la necesidad de replantearse ni cuestionar su modelo, de innovar o de incorporar programas, ideas o cambios para adquirir una identidad propia. Este exitoso negocio ha engrasado una maquinaria económica que ha clonado el mismo modelo sin dejar espacio para el cuestionamiento: ¿por qué repensar un modelo que es altamente rentable y funciona en contextos y culturas distintas?


Reinventarse o Morir. Posibles soluciones para la revitalización urbana

Hoy es necesario pensar en el ciudadano-cliente, no como un mero consumidor al que intentar vender cuanto más mejor, sino como alguien que puede disfrutar al tener una experiencia diferente mientras visita el centro. Potenciar la idea de espacio público en un edificio de propiedad privada es un reto conceptual, que va contra la propia definición y objetivos de un centro comercial. Pero esta nueva realidad económica requiere un replanteamiento de los preceptos que han funcionado hasta ahora, lo que abre nuevas posibilidades y estrategias, que gracias a la crisis económica y urbana, tienen cabida.

Estos edificios no pueden seguir basando su supervivencia sobre un atractivo en decadencia. Las posibilidades son renovarse o morir. El modelo de centro comercial, tal y como lo hemos conocido hasta ahora, necesita abrirse al espacio que lo acomoda, dejarlo entrar, ser menos hostil con el entorno y sus visitantes y proporcionar una experiencia más conectada a la realidad de los usuarios y a la ciudad donde se encuentra. Por otro lado, la actual crisis posibilita la incorporación de usos y programas, que expulsados de otros espacios, pueden ser utilizados para introducir nuevos contenidos a espacios disponibles.

Centro Comercial de Santa Mónica: de mall a calle comercial abierta.

Santa_Monica_Place_Macerich

El centro comercial Santa Monica Place, que gracias a la sostenibilidad de su transformación ha recibido la certificación LEED. Foto: Macerich

Los centros compiten hoy por agasajar al cliente, proporcionándole una experiencia diferente, una atmósfera que más allá de una oferta comercial amplia, le ofrezca otros alicientes.

En esta búsqueda de experiencias, es interesante la estrategia del Santa Monica Place, un centro comercial diseñado por Frank Ghery hace más de 30 años, que después de invertir 265 millones de dólares y cerrar temporalmente, ha optado por reconfigurarse, demoliendo la cubierta y convirtiéndose en un centro/espacio comercial abierto con vistas al océano, las montañas de Santa Monica y el Santa Monica Pier. Un ejemplo magnífico de reconfiguración de un espacio comercial, que opta por una solución radical para crear una experiencia más urbana, frente a la atmósfera encapsulada y climatizada que predomina en la tipología clonada del shopping mall.

La experiencia “shopping mall” de Ecosistema Urbano

Gracias a un encargo profesional, hemos tenido la oportunidad de estudiar a fondo un centro comercial del área periférica de Barcelona. Este centro creado en los años 90, frente a los de carácter suburbano sólo accesibles en coche, es de carácter urbano; siendo accesible a pie o en transporte público, lo que le otorga un enorme valor añadido. La ubicación del mall es particularmente favorable, por lo que la propuesta tiene un fuerte carácter urbano, donde el reto principal ha sido la identificación de una estrategia de revitalización o cuestionamiento de su propia identidad, en relación con el tejido urbano que lo rodea: ¿Qué actividades o usos se pueden incorporar? ¿Cómo conectar con los ciudadanos del área? ¿Cómo dar respuesta a la realidad social del barrio? ¿Qué nuevo papel puede desempeñar este edificio? ¿Cómo mantener la actividad comercial y económica, permitiendo que la ciudad se apropie de este espacio en actual decadencia?

 

La propuesta aborda la reconfiguración del centro a través de la introducción de nuevos programas en un intento por convertirlo en un espacio mucho más público, siendo capaz de atraer a usuarios que de otra manera no acudirían. Frente a la opción de proponer un único programa que ‘resolviese’ las patologías actuales del centro, la propuesta estudia las alternativas posibles para dinamizar el edificio generando una nueva identidad para cada una de ellas, pudiendo distinguirse de otros centros comerciales, que como ya hemos mencionado, carecen de identidad distintiva.

Una manera de reinventar nuevas funciones sociales en un gran espacio cubierto, es mediante la identificación  de diferentes temáticas y actividades, que teniendo conexión con el lugar, generan una nueva identidad, vinculada a nuevas necesidades o deseos. Establecer nuevas relaciones entre el espacio y el deporte, el juego, la cultura, la tecnología, la gastronomía, el networking …o cualquier otra actividad urbana, puede conectar con los ciudadanos que, cansados de experimentar un edificio monofuncional, se sienten atraídos por experiencias urbanas cada vez más complejas.

Una de las operaciones necesarias para lograr la mayor integración posible del centro comercial en su entorno urbano, es la de diluir los límites entre interior y exterior, favoreciendo que el uno entre en el otro, haciendo que el espacio cerrado sea más permeable, más conectado física y conceptualmente con su entorno inmediato. El límite físico de conexión entre ambos es la fachada y sobre ésta se focaliza una buena parte de la intervención. La fachada se convierte en ‘interfaz‘ de conexión con los ciudadanos, sirviendo como soporte para muchos tipos de nuevas actividades (escalar,  descender por un tobogán, ver cine, visualizar una plataforma digital con la que interactuar a través del móvil, incremetar la presencia de especies vegetales,…).

El modelo propuesto para el centro comercial en Barcelona podría ser un ejemplo de cómo estos edificios pueden convertirse en equipamientos públicos, de manera que, gracias a un enfoque que considera aspectos medioambientales, participativos y tecnológicos, se puedan actualizar lugares que han quedado obsoletos, anacrónicos o infrautilizados.

Estrategias

A // Centro Comercial + Actividad Física

Introducción de actividad física-deportiva en el espacio comercial.

– El deporte, la actividad física y el ocio como nuevo motor de reactivación del centro comercial.
– Actividades complementarias a los usos existentes, que pueden atraer a nuevos usuarios y tener un mayor radio de acción.

 

B // Centro Comercial + Campo de Juegos

Edificio para experimentar y descubrir.

– Programas asociados a los niños/adolescentes/adultos.
– Edificio como lugar a experimentar y descubrir.
– Promover el centro y el espacio público como lugar lúdico mediante elementos singulares.

 

C // Centro Comercial + Creatividad y Cultura

Actividades culturales y creativas asociadas al centro comercial

– Nuevos programas asociados a la creatividad como complemento a las actividades comunes de un centro comercial.
– Conexión con iniciativas existentes en la ciudad: grupos de música, aficionados, grupos de teatro, danza, circo, etc.
– Espacio vacío frente al edificio transformado como nueva ‘plaza’ urbana.

 

D  // Centro Comercial + Capa Digital

La dimensión digital incorporada como parte del edificio.

– Lo digital como una capa más, añadida a lo existente:
_ generar nuevas posibilidades de uso
_fomentar conexiones centro-usuarios y entre usuarios
_posibilitar nuevos modos de comunicación e información

 

E // Centro Comercial + Gastronomía

La comida como catalizador social

– La comida como elemento de interacción social.
– Gastronomía como catalizador de encuentro intercultural.
– Actividades conectadas con la gastronomía: clases, encuentros, restaurantes, tiendas especializadas,…

 

F // Centro Comercial + Networking

Espacios que inducen a crear nuevas conexiones y generar iniciativas.

– Espacio de oportunidad para nuevas iniciativas, emprendedores, espacios compartidos.
– Nuevos modelos de gestión para acomodar usos y necesidades del entorno urbano, conectando con lo existente para potenciarlo.

 

Esperamos que estas propuestas sirvan de inspiración a los numerosos centros comerciales “sin identidad” que se encuentran en nuestras ciudades, y que deben explorar ideas y visiones más completas y estimulantes para adaptarse a la nueva realidad económica y responder de manera activa y creativa a las nuevas realidades sociales.